Adiós, Colón: los vikingos cruzaron el Atlántico hace 1.000 años

FILE PHOTO: A tourist (R) photographs the Viking replica ship the Islendingur as it arrives in the fishing village of L'Anse aux Meadows in Newfoundland July 28, 2000. REUTERS/File Photo

Según un estudio realizado por científicos de la Universidad de Groningen y publicado por la revista 'Nature', Colón no fue el primer europeo en llegar.




Mucho antes de que Colón cruzara el Atlántico, ocho edificios con entramado de madera cubiertos de césped se levantaban en una terraza sobre una turbera y un arroyo en el extremo norte de la isla canadiense de Terranova, evidencia de que los vikingos habían llegado al Nuevo Mundo primero.

Pero ´la fecha exacta de cuándo los vikingos viajaron para establecer el asentamiento de L’Anse aux Meadows no estaba claro, hasta ahora.

Los científicos dijeron el miércoles que un nuevo tipo de técnica de datación que utiliza una tormenta solar de hace mucho tiempo como punto de referencia reveló que el asentamiento fue ocupado en 1021 d.C., hace exactamente un milenio y 471 años antes del primer viaje de Colón. La técnica se utilizó en tres piezas de madera cortadas para el asentamiento, todas apuntando al mismo año.

Un trozo de madera del sitio de L’Anse aux Meadows Viking visto en el microscopio. Gracias a esta técnica se pudo determinar que este asentamiento fue ocupado en el año 1021, mucho antes que la llegada de Colón al continente. Foto: Reuters

El viaje vikingo representa múltiples hitos para la humanidad. El asentamiento ofrece la evidencia más antigua conocida de un cruce transatlántico. También marca el lugar donde el mundo finalmente fue rodeado por humanos, que miles de años antes habían entrado en América del Norte a través de un puente terrestre que una vez unió Siberia con Alaska.

“Muchos elogios deberían ir a estos europeos del norte por ser la primera sociedad humana en atravesar el Atlántico”, dijo el geocientífico Michael Dee de la Universidad de Groningen en los Países Bajos, quien dirigió el estudio publicado en la revista Nature.

Los vikingos, o pueblo nórdico, eran marinos con patrias escandinavas: Noruega, Suecia y Dinamarca. Se aventuraron por Europa, a veces colonizando y otras veces comerciando o incursionando. Poseían extraordinarias habilidades para la construcción de barcos y la navegación y establecieron asentamientos en Islandia y Groenlandia.

Una réplica de un barco vikingo arribando a la villa de L'Anse aux Meadows, en Terranova, Canadá. Foto: Reuters

“Creo que es justo describir el viaje como un viaje de descubrimiento y una búsqueda de nuevas fuentes de materias primas”, dijo Dee. “Muchos arqueólogos creen que la principal motivación para buscar estos nuevos territorios fue descubrir nuevas fuentes de madera, en particular. En general, se cree que partieron de Groenlandia, donde la madera adecuada para la construcción es extremadamente rara”.

Sus embarcaciones de madera, llamadas lanchas largas, eran propulsadas por velas y remos. Un ejemplo sobreviviente, llamado el barco Oseberg, mide aproximadamente 70 21,6 metros de largo.

La era vikinga se define tradicionalmente como 793-1066 d.C., presentando un amplio rango para el momento del cruce transatlántico. La datación por radiocarbono ordinaria, que determina la edad de los materiales orgánicos midiendo su contenido de un isótopo radiactivo particular de carbono, resultó ser demasiado imprecisa para fechar L’Anse aux Meadows, que se descubrió en 1960, aunque existía la creencia general de que era del siglo XI.

El nuevo método de datación se basa en el hecho de que las tormentas solares producen una señal de radiocarbono distintiva en los anillos de crecimiento anual de un árbol. Se sabía que hubo una tormenta solar significativa, una explosión de rayos cósmicos de alta energía del sol, en 992 d.C.

En las tres piezas de madera examinadas, de tres árboles diferentes, se formaron 29 anillos de crecimiento después del que mostraba evidencia de la tormenta solar, lo que significa que la madera se cortó en 1021, dijo la arqueóloga de la Universidad de Groningen Margot Kuitems, primera autora del estudio.

Margot Kuitems, arqueóloga de la Universidad de Groningen y primera autora del estudio.

No fueron los indígenas locales quienes cortaron la madera porque hay evidencia de hojas de metal, que no poseían, dijo Dee.

La duración de la ocupación sigue sin estar clara, aunque puede haber sido una década o menos, y quizás 100 personas nórdicas estuvieron presentes en un momento dado, dijo Dee. Sus estructuras se parecían a los edificios nórdicos en Groenlandia e Islandia.

Las historias orales llamadas las sagas islandesas representan una presencia vikinga en las Américas. Escritos siglos después, describen a un líder llamado Leif Erikson y un asentamiento llamado Vinland, así como interacciones violentas y pacíficas con la población local, incluida la captura de esclavos.

Asentamiento de L'Anse aux Meadows.

La fecha 1021 corresponde aproximadamente a los relatos de la saga, dijo Dee, y agregó: “Por lo tanto, surge la pregunta, ¿cuánto del resto de las aventuras de la saga son verdaderas?”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.