Apple lanzó sorpresivamente un nuevo iPhone, pero enfocado en la gama media

Aunque el "iPhone SE" ha estado en desarrollo hace meses, su lanzamiento ocurre en medio de una depresión económica producida por la pandemia de coronavirus que ha afectado el mercado de los dispositivos móviles.




Sorpresivamente y sin las luces de jornadas anteriores, Apple lanzó hoy un nuevo iPhone, enfocado esta vez en el segmento gama media-alta, algo lógico considerando la situación actual en el mundo por la pandemia de coronavirus.

El nuevo smartphone, llamado iPhone SE, es una versión renovada del mismo dispositivo lanzado en 2017, y que aprovecha en su interior algunos elementos del iPhone 8 y el iPhone 11.

El modelo más sencillo del actualizado iPhone SE costará 399 dólares, o menos de la mitad del precio de sus aparatos más costosos, y estará disponible el 24 de abril en más de 40 mercados.

Técnicamente, la pantalla tiene 4,7 pulgadas en diagonal, siendo más grande que la del iPhone SE de primera generación. Aún así, cuenta con gráficos de alta definición, se redujeron los costos del aparato al no incluir funciones como el reconocimiento facial, y se reemplazó por un sensor de huella digital y un botón de inicio.

Posee versiones de 64, 128 y 256 GB, el chip A13 Bionic (mismo del iPhone 11), cámara de 12 Mpx con gran angular y apertura de ƒ/1,8, zoom digital hasta x5, modo retrato con efecto bokeh avanzado y control de profundidad, grabación de vídeo en 4K a 24, 30 o 60 f/s, cámara frontal de 7 Mpx, duración de batería similar a la del iPhone 8, carga inalámbrica y otros.

Aunque este iPhone ha estado en desarrollo desde hace meses, su lanzamiento ocurre en medio de una depresión económica producida por la pandemia de coronavirus que ha afectado el mercado de los smartphones.

Por ello, el nuevo aparato servirá a quienes busquen un teléfono más pequeño y en países donde los consumidores no han podido acceder a los iPhones por su precio. De acuerdo a analistas, se espera que Apple venda de 20 a 25 millones de iPhone SE para fin de año.

Su potencial enfocado en la gama media, podría cautivar a usuarios más interesados en el rendimiento de la cámara, la pantalla y la batería, y menos atraídos por funciones más llamativas que sí valoran otros usuarios.

La compañía presentó el nuevo iPhone como una puerta de entrada a su "robusto ecosistema" de productos y servicios digitales, desde televisión a música.

"El primer iPhone SE fue un éxito con muchos consumidores que adoraron su única combinación de tamaño pequeño, alto rendimiento y precio asequible", afirmó Phil Schiller, vicepresidente de marketing mundial de Apple.

"La segunda generación de iPhone SE se construye alrededor de esa gran idea y la mejora de todas las formas posibles", dijo.

“El iPhone SE está pensado para los últimos avances de software. Incluso los que aún no hemos inventado”, reza el sitio oficial.

Pero no se trata del único producto lanzado recientemente por la empresa californiana. Hace casi un mes lanzó, con el mismo secretismo, nuevos iPad Pro junto a renovados MacBook Air y Mac mini.

Los iPad Pro 2020 mantienen el perfil profesional y el diseño de la generación anterior, pero añade importantes mejoras a nivel de hardware que mejoran su uso y rendimiento. Estéticamente, mantiene la línea con marcos delgados y Face ID, pero con un cambio importante en la cámara principal, con un módulo cuadrado similar a los iPhone 11.

En este caso, no vemos un procesador A13 Bionic, sino una versión mejorada del A12 al que se le añadió el prefijo Z, lo supuestamente lo deja cada vez más cerca de los iPhone en cuanto al rendimiento. Sin embargo, la comparación ni siquiera es con otras tabletas, sino con los PC con Windows, el verdadero competidor de estos iPad Pro. Esto queda de manifiesto con un soporte para teclado con trackpad, que cuenta además con regulación de inclinación y teclas con retroiluminación, todo especialmente diseñado para el iPad Pro.

Por otro lado, también Apple renovó se puso al día con los MacBook Air y Mac Mini, las versiones “económicas” de los computadores Mac de la empresa californiana. Esta vez, aumentaron su capacidad de almacenamiento pasando de 128 GB en su configuración de entrada hasta los 256 GB, se mejoró la CPU con la introducción de procesadores Core i7 con cuatro núcleos y se incrementó el rendimiento gráfico hasta en un 80%. Además, se incorporó la interfaz Touch ID y el teclado añadió el mecanismo de “tijera” de los MacBook Pro de 16 pulgadas, dejando de lado al polémico teclado estilo “mariposa”, que le dio algunos dolores de cabeza a los usuarios.

En cuanto al Mac mini, Apple sólo aumentó la capacidad de almacenamiento base de sus diferentes configuraciones. Con ello, el modelo de entrada con procesador Core i3 ahora cuenta con 256 GB, y la versión Core i5 512 GB.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.