¿Cómo contrarrestar las dificultades que genera la lactancia materna en un menor con Síndrome de Down?

Autor: Sergio Jara *


Los beneficios de la lactancia materna han sido recogidos ampliamente y estos serían incluso mayores en los niños con Síndrome de Down. Reduciría el riesgo de infecciones respiratorias, enfermedad celíaca, obesidad y retraso del desarrollo cognitivo.

En estos menores, hay ciertas características como: hipotonía (disminución tono muscular de un órgano), trastornos de succión – deglución, cardiopatías congénitas, macroglosia (lengua más grande de lo normal) o  malformaciones gastrointestinales, que dificultan la tarea de conseguir una lactancia exitosa, pero si se aplican ciertas pautas se puede lograr una lactancia exitosa.

Recomendaciones para un proceso exitoso:

  • Los esfuerzos que realiza el recién nacido al succionar el pecho materno son mayores que al succionar el chupete, ayudándose a fortalecer la musculatura facial, mejorando el cierre de sus labios y la coordinación boca-lengua. En un futuro este esfuerzo le ayudará a la articulación del lenguaje y a la masticación.
  • Buscar una posición que sea cómoda para ambos. Puede intentar diferentes posiciones hasta encontrar la que mejor se adapte al niño, quien debe tener el cuerpo bien apoyado para que de esta manera gaste su energía solo en succionar y alimentarse.
  • Una mala técnica o posición puede causar grietas en el pezón, lo que causará dolor y dificultará la lactancia.
  • Para estimular la succión, cuando el niño abra la boca buscando el pezón, acercarlo al pecho e introducir no solo el pezón, sino también parte de la aureola. Esto permitirá una succión más eficaz.
  • Cuando el niño pierda interés por la succión, cambiarlo de pecho y hablarle y mojarle un poco la cara, ya que eso ayudara a mantenerlo despierto y activo.
  • En un comienzo darle el tiempo que necesite para succionar y poner al pecho cada 3 o 4 horas. Luego dar pecho a libre demanda.
  • Los niños que tengan mayores dificultades para succionar pueden beneficiarse del entrenamiento previo con succión no nutritiva. Para esto debe poner el dedo en la boca del niño y favorecer el selle de los labios presionando levemente ambas mejillas con los dedos índice y pulgar simultáneamente.
  • Cuando esté junto al pecho de su madre, mover sus mejillas para delante y para atrás para facilitar los movimientos de succión.

Hay que recordar que en términos generales el proceso de la lactancia materna no es fácil. Es cansador, requiere esfuerzo, entrenamiento y conocimiento entre madre e hijo. Este transcurso se puede ver afectado por “una mala educación sobre lactancia materna, la hospitalización prolongada y el inicio precoz de fórmulas lácteas. Además, el estado de ánimo de la madre con respecto al manejo de la lactancia podría ocasionar estrés, frustración y depresión.

Insto a las madres a ser perseverantes, ya que en un comienzo puede ser complejo, pero hay que buscar un ambiente tranquilo y relajado para lograr la conexión tan deseada con el hijo.

* Sergio Jara, académico de Obstetricia de la U. San Sebastián.



Seguir leyendo