¿Cuáles son los modelos de aviones que nunca han tenido un accidente fatal?

Nueve modelos de aviones comerciales, según un ránking internacional, jamás han experimentado un accidente con pasajeros o tripulantes fallecidos.


El Airbus A 380 lleva más de 10 años en funcionamiento y suma 226 aviones volando en distintas aerolíneas alrededor del mundo. Tiene una longitud de 73 metros y 24 metros de altura. Dependiendo de la configuración, puede llegar a albergar hasta 550 pasajeros, características que lo convierten en el avión comercial más grande del mundo. Pero no es el único récord: también figura como uno de los aviones más seguros del planeta, según el sitio especializado en aeronáutica comercial, airlineratings.com.

De acuerdo a este portal, nueve aviones actualmente en servicio no registran accidentes fatales, lo que los convierte en los aviones más seguros del mundo.

Además, entre los modelos que tampoco registran accidentes están el el Boeing 787 y el Airbus A320neo.

El dato no es menor, pues según este mismo sitio web, cerca del 70% de los pasajeros de avión manifiestan algún grado de miedo a volar.

La lista la componen solo modelos Airbus y Boeing (el MD95 ya no se fabrica y fue absorbido por Boeing como el 717), a excepción de los Bombardier, del fabricante canadiense Bombardier Aerospace, cuyos modelos CRJ700, 900 y 1000, pensados para vuelos regionales y con capacidad para entre 60 y 104 pasajeros, que también tienen un registro perfecto.

Según Ricardo J. Delpiano, analista de Transporte Aéreo, hoy todos los aviones pasan por un exhaustivo programa de pruebas y rigurosas certificaciones antes de entrar en servicio, tanto de la aeronave como de su equipamiento. Por lo tanto, dice, “una aeronave que está en servicio cuenta con todo lo necesario para establecer una operación segura. Adicionalmente, las líneas aéreas invierten constantemente en mantenimiento, entrenamiento, capacitaciones de sus tripulaciones de vuelo y de cabina, además de mantener actualizados sus protocolos para garantizar la seguridad de sus operaciones tanto en tierra como en el aire.

Independiente de lo anterior, añade algunas aerolíneas y gobiernos han tomado como medida preventiva la decisión de dejar en tierra a sus flotas Boeing 737 MAX después del accidente en Etiopía.

“Dependerá de la evolución de la investigación si se toman decisiones a mayor escala o no”, agrega.

 



Seguir leyendo