¿Cuántos kilos es saludable bajar al mes al hacer dieta?


Lo principal es entender que una alimentación equilibrada proporciona los nutrientes imprescindibles para el normal funcionamiento de nuestro organismo. Cuando se mantienen hábitos de vida poco saludables – ingesta de alimentos ricos en grasa y azúcares y poca actividad física- se genera un desequilibrio. Nuestro cuerpo comienza a “guardar” las calorías no gastadas en forma de grasa y con el tiempo nuestro peso corporal aumenta. Este es un proceso lento y continuo, por lo tanto, la pérdida de esos kilos de más debe ser igual de forma lenta y continua.

Para lograr bajar de peso hay que tener en cuenta numerosos factores metabólicos que pueden entorpecer o enlentecer este proceso, por lo tanto, una baja de peso saludable dependerá de las metas individuales y las patologías asociadas al sobrepeso u obesidad de cada paciente.

Además la alimentación hipocalórica debe ser personalizada, equilibrada nutricionalmente, apetitosa, variada y adecuada a lo que cada paciente pueda adquirir. Dietas muy estrictas mantenidas por un tiempo prolongado, y sin vigilancia médica, pueden traer consecuencias como déficit nutricional o una predisposición a generar trastornos alimentarios en el futuro. Como nuestro organismo está “programado para guardar”, se resistirá a perder lo ganado y tenderá a recuperarlo. Este es el tan temido “rebote”.

Estudios demuestran que la pérdida de peso se puede lograr a través de modificaciones en el estilo de vida, sin embargo, el mantenimiento de la reducción de peso es un desafío incluso si esa baja de peso es saludable. Una serie de factores pueden llevar a recuperar peso, incluida la expectativa de un cambio de comportamiento a corto plazo, la duración inadecuada del tratamiento para la obesidad, la falta de motivación continua. Por lo tanto, es fundamental que esta baja de peso saludable sea apoyada sistemáticamente por un equipo multidisciplinario de médicos, nutriólogos, nutricionistas, psicólogos y kinesiólogos.

Si lo llevamos a números, una baja de peso saludable requeriría una restricción de 500 a 750 kcal/día del gasto energético que una persona necesita al día, de esta manera se logra un balance energético negativo que se traduce en una baja de 0,5 a 1 Kg de peso semanal o una baja del 10% del peso basal en un plazo de 6 meses.

Perder del 5 al 10% tiene innumerables ventajas, se asocia a un menor riesgo de padecer diabetes, control de la presión arterial, tanto diastólica como sistólica, reducción de los niveles de colesterol, menor riesgo de enfermedades cardiovasculares y por sobre todo mejora en la calidad de vida. Por lo tanto, el éxito del tratamiento se basa en lograr mantener esta pérdida de peso cambiando estilos de vida de forma permanente (y no de forma temporal). Estos cambios de estilos de vida, la podemos resumir en un cambio conductual, alimentación equilibrada, actividades al aire libre y ejercicio.

Ximena Martínez, nutricionista del Centro de Tratamiento de la Obesidad Red de Salud UC CHRISTUS



Seguir leyendo