Cuidado, afecto y apego: ¿Por qué le hablamos distinto a los bebés?




El tono afectuoso y ligeramente agudo que las personas adoptan al interactuar con un bebé se conoce como “Habla Dirigida a Bebés” (Infant-Directed Speech en inglés), y últimamente ha comenzado a ser de conocimiento general en Chile. Sin embargo, un número creciente de personas me ha transmitido una comprensión distorsionada e injustamente peyorativa del mismo. En esta columna quisiera aclarar brevemente qué es y qué no es el Habla Dirigida a Bebés (HDB).

Vayamos al grano. ¿En qué no consiste? El HDB no es hablar como los Teletubbies, es decir, imitando a un bebé que aprende a hablar. Al contrario, una de las características del HDB es la híper-articulación del habla que facilita a los bebés la adquisición de la lengua, como ha sido demostrado científicamente.

El HDB no es hablar con una voz exageradamente aguda, de payaso, o de pito. Si bien un tono de voz más agudo es efectivamente intrínseco al HDB, dicha agudización es generalmente sutil o imperceptible, manifestándose incluso entre quienes creen no hacerlo, como ha sido también demostrado. La clave para entender esta ligera agudización y su causa es una tercera y esencial característica del HDB: la desinhibición del afecto positivo.

En interacciones entre adultos de nuestra sociedad, usualmente se necesita una razón que contextualice y valide la demostración de mucha alegría o una gran sonrisa (un suceso positivo, un chiste, la ingesta de alcohol, etc.). De lo contrario, se suelen hacer juicios peyorativos y, a menudo injustificados, asociados a la expresión de emoción en personas adultas.

Sin embargo, la presencia de un bebé es, en todas las sociedades conocidas y en otras especies, motivo indiscutido de afecto. Esto se manifiesta, en parte, con una voz más aguda.

Concluyendo, a las características universales y esenciales del HDB pueden sumarse particularidades (como una “voz de pito”), pero lo segundo no debe confundirse con lo primero.

El HDB es un elemento legítimo del cuidado, que muy probablemente data de los orígenes de nuestra especie y que favorece aspectos clave de la misma, como el lenguaje y el apego. Así que, si alguien le hace un comentario al usarlo, no se haga problemas.

*Investigador Postdoctoral, Instituto Milenio para la Investigación del Cuidado, MICARE

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.