El asesino infeccioso más grande del mundo recupera su mortal liderazgo

Un vendedor ambulante de tortugas en Shanghai, China. Foto: Reuters

Hasta antes de la llegada de la Covid-19, esta enfermedad mataba a 1,5 millones de personas en el mundo cada año, "sitial" que ha vuelto a recuperar.


Tras los gigantescos esfuerzos globales contra el Covid-19, la tuberculosis (TB) es una vez más la mayor causa de muerte infecciosa del mundo, dijo a la AFP un destacado experto, que lamenta la falta de enfoque para erradicar la tuberculosis.

Mel Spigelman, presidente de la organización sin fines de lucro TB Alliance, elogió el progreso rápido y espectacular para frenar la pandemia de Covid-19, con una amplia gama de vacunas, pruebas y tratamientos seguros y efectivos desarrollados en el espacio de dos años.

“Pero la yuxtaposición con la TB es bastante marcada”, dijo en una reciente entrevista.

La tuberculosis, antes llamada tisis, era la principal causa de muerte infecciosa del mundo antes de la llegada de la Covid-19, con 1,5 millones de personas muriendo a causa de la enfermedad cada año.

Con la disminución constante de las muertes por Covid-19 en todo el mundo, “la TB ha recuperado la dudosa distinción”, dijo Spigelman.

Foto: AP

La TB Alliance, una organización sin fines de lucro que trabaja para desarrollar y ofrecer medicamentos asequibles y de acción más rápida contra la enfermedad, especialmente en los países más pobres, señala que, según la tasa de mortalidad anual, la TB mata a 4.109 personas por día.

Eso se compara con 1,449 personas que mueren por día debido a COVID-19, calculadas a partir de las 40,578 muertes reportadas en los últimos 28 días en el tablero de la Universidad Johns Hopkins.

“Inmportante retroceso”

Pero a diferencia de Covid-19, parece haber poco interés, e incluso menguante, en enfrentarse a la TB.

De hecho, la pandemia tuvo un impacto devastador en los esfuerzos para combatir la tuberculosis, con hospitales de TB ocupados para la atención de Covid-19 y bloqueos que impidieron que los pacientes acudieran para recibir diagnóstico y atención.

Como resultado, la cantidad de muertes anuales por tuberculosis aumentó por primera vez en una década en 2020.

“Pasamos de lo que honestamente considero un progreso increíblemente lento, pero al menos progreso, a un retroceso”, dijo Spigelman.

“Ha sido un revés importante”, dijo.

Mientras se invertían miles de millones de dólares en la lucha contra el Covid-19, los problemas económicos mundiales y las crecientes tensiones geopolíticas llevaron a los principales donantes a la batalla contra la TB a ajustar sus presupuestos.

M.-tuberculosis
Imagen microscópica de la bacteria que produce la tuberculosis.

La mayoría de los donantes de TB Alliance de repente no pudieron comprometer más de un año de financiamiento a la vez y redujeron drásticamente las cantidades otorgadas, y el principal donante tradicional Gran Bretaña no proporcionó ningún financiamiento este año.

“Estoy muy preocupado de que el progreso que se ha logrado, que ya ha sido erosionado por Covid... podría erosionarse aún más”, dijo Spigelman.

‘Cambiador de juego’

Irónicamente, estas dificultades surgen en medio de una revolución en el tratamiento de la tuberculosis resistente a los medicamentos.

Alrededor del cinco por ciento de los 9,5 millones de personas que contraen tuberculosis cada año son resistentes a los antibióticos recetados comúnmente, lo que dificulta su tratamiento.

Hasta hace poco, “la situación con la tuberculosis resistente a los medicamentos era horrible”, dijo Spigelman.

Los pacientes se vieron obligados a tomar de cinco a ocho píldoras al día, y a menudo una inyección diaria, durante un máximo de dos años, con efectos secundarios horribles y una tasa de curación de solo el 20 al 30 por ciento.

inyeccion antibioticos

Pero un nuevo régimen de medicamentos BPaL, aprobado por primera vez por la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA, su sigla en inglés) en 2019, consta de solo tres píldoras al día durante seis meses, tiene muchos menos efectos secundarios y una tasa de curación del 90 por ciento, dijo Spigelman.

“Creo que realmente será un cambio de juego increíble”.

“Podría ser erradicado”

Sin embargo, reconoció que “estamos más cerca del comienzo de este viaje que del final”, y señaló que se necesitan recursos para implementar el nuevo régimen a los pacientes que lo necesitan.

Mel Spigelman.

Y con la TB, los recursos siempre son escasos.

Spigelman culpó a la falta de urgencia de erradicar la TB por ser “una enfermedad de los pobres”.

“Si los ricos de todo el mundo lo estuvieran recibiendo, creo que veríamos una respuesta muy diferente”, dijo.

Tal como están las cosas, las vacunas candidatas contra la TB han estado languideciendo, sin fondos disponibles para desarrollarlas, y no ha habido intentos de implementar pruebas fáciles como las desarrolladas para Covid-19.

Spigelman dijo que con el tipo de recursos invertidos en Covid-19, la TB podría eliminarse por completo. “Si los recursos estuvieran allí, apuesto a que podría erradicarse”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.