El milagroso regreso del ñandú a la Patagonia chilena

Foto: Marcelo Mascareño (Tompkins Conservation Chile)

En las últimas semanas, nacieron los primeros polluelos de la temporada en el Centro de Reproducción del Ñandú del Parque Nacional Patagonia en Aysén, lo que representa una esperanza para la recuperación de esta icónica especie de la zona, hoy en grave peligro de desaparecer.




En 2015 Tompkins Conservation Chile inauguró el Centro de Reproducción para la Conservación del Ñandú del Parque Nacional Patagonia, con el objetivo de fortalecer la disminuida población de esta ave en la zona. A cinco años de su creación, el centro ha logrado triplicar la población silvestre, pasando de 20 a más de 60 individuos.

Esta temporada, con el nacimiento de seis polluelos comenzó un nuevo ciclo para esta icónica ave de la Patagonia, que hoy se encuentra en peligro de extinción, debido a factores como la caza, la fragmentación de sus poblaciones por la presencia de cercos, la recolección de huevos, la predación por perros y la destrucción de nidos.

Cristián Saucedo, director de Rewilding (resilvestrar) de Tompkins Conservation Chile y administrador del programa, señala que “es un momento crucial en la temporada reproductiva. Ponemos la esperanza de todo el esfuerzo que realizamos durante el año para tener la mayor cantidad de charitos y, así, fortalecer la recuperación gradual que ha venido experimentando la población del parque nacional”.

Uno de los ejemplares con las crías recién nacidas. Foto: Marcelo Mascareño (Tompkins Conservation Chile)

Saucedo añade que “esta acción se enmarca en un trabajo de restauración ecológica a largo plazo que hemos realizado por más de 15 años, para que el hoy Parque Nacional Patagonia proporcione hábitat a todas sus especies originales, luego que el territorio estuviera destinado a la ganadería extensiva asociada con una serie de impactos a los ecosistemas durante muchos años”.

Conaf también es parte importante del proyecto. Posterior a la donación del Parque Nacional Patagonia por parte de Tompkins Conservation Chile al Estado, se firmó un convenio entre ambas instituciones para colaborar en pro de la conservación y recuperación de la vida silvestre.

En relación a esto, el director ejecutivo de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), Rodrigo Munita, explica que “el proyecto de reintroducción del ñandú al interior del Parque Nacional Patagonia es una actividad de conservación activa que contribuye de manera concreta a la gestión de conservación que realizamos en las unidades del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), y especialmente orientadas a aquellas especies de flora y fauna amenazadas”.

Las crías permanecen con sus padres durante 4 a 5 meses. Foto: Marcelo Mascareño (Tompkins Conservation Chile)

“Nuestro compromiso institucional es trabajar de manera conjunta con la Fundación Tompkins Conservation en el programa de vida silvestre, el cual integra acciones de protección y monitoreo de los objetos de conservación de esta emblemática unidad de la Patagonia Chilena”, agrega Munita.

Luego del nacimiento, los charitos son criados por sus padres durante 4 a 5 meses, etapa que les permite aprender las conductas habituales de la especie, y así sobrevivir frente a las amenazas e inclemencias climáticas de la zona, entre otros factores.

Tras esto, se realiza la liberación de los ñandúes pequeños desde el centro de reproducción, para que vivan libremente en el Parque Nacional Patagonia y refuercen la población silvestre de la especie.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.