La desigualdad explicada por mujeres

Durante la quinta jornada del Congreso Futuro, cuatro expositoras hablaron desde su campo de estudio sobre la desigualdad en distintos ámbitos y cómo la necesidad del liderazgo ha ayudado a combatirla.


La encargada de abrir el panel “Desiguales, la importancia de tener una voz”, fue Ann Olivarius, abogada estadounidense y feminista que partió su lucha en temas de desigualdad cuando era alumna en la Universidad de Yale y comenzó a ayudar a una alumna que había sido abusada sexualmente.

A pedido de la Universidad de Yale, Olivarius decidió investigar y descubrió que varias alumnas habían tenido relaciones sexuales con profesores. “Hicimos una denuncia y formulamos el término de ‘acoso sexual’ y dejamos claro que eso no era aceptable. Presentamos el caso y pusimos en juicio a Yale”. Las consecuencias personales para ella fueron amenazas en su expediente e incluso amenazas de muerte. Aclara que esto fue posible gracias al anonimato, lo mismo que ocurre con el ciberacoso.

Ann Olivarius

Como abogada, Olivarius se ha dedicado a defender casos de víctimas de acoso online. En el panel presentó tres casos que ha tenido, en donde las víctimas han quedado internadas en un psiquiátrico e incluso se han quitado la vida.

Es por esto que ella propone algunas soluciones para que este tipo de abusos no siga ocurriendo, como terminar con el anonimato. Crear un departamento de policía que se dedique al ciberacoso y crear un tribunal online. Cambiar la actitud que se tiene frente a quienes “trolean”, ya que es algo que se toma con humor, entre otras cosas.

Millonarias diferencias

Susan George, científica social y activista, parte su charla hablando sobre cómo saber si el Producto Interno Bruto (PIB) chileno de 2017 es mucho o poco. Susan hace al público mirar sus relojes e imaginar que cada segundo es un dólar. El PIB de Chile es de 250 billones de dólares, lo que equivale a 8 mil años.

Ese monto es similar a las tres mayores fortunas del mundo, que son Jeff Bezos, fundador de Amazon, Bill Gates, cofundador de Microsoft, y Warren Buffet, inversor y empresario estadounidense. Ellos poseen una fortuna mayor a 280 billones de dólares, o sea, 9 mil años.

Susan George

Según la revista Forbes hay 2.208 billonarios en el mundo, que representan al 0,003% de la población mundial, pero poseen el 11% de las riquezas del mundo. ¿Cómo siguen ganando dinero?, se pregunta Susan, y ¿cómo eliminar las diferencias económicas que existen en los países?. “Cerrando paraísos fiscales, subiendo el impuesto a la población más rica del país y cobrar impuestos a las herencias. Pero sobre todo, votar por personas que gobernarán para todos y no para unos pocos”, plantea.

Además, agrega que mientras más inequidad tiene un país, mayor prevalencia hay de problemas de salud físicos y mentales, baja expectativa de vida, altos índices de mortalidad infantil, más embarazos adolescentes, sobrepoblación en las cárceles, entre otras cosas.

Cambio climático: contra el tiempo

La tercera invitada del panel “Desiguales, la importancia de tener una voz”, Sarah Myhre, feminista líder en ciencias y educación, dice, en primer lugar, que quiere agradecer a las científicas que se han presentado en el Congreso Futuro y a las mujeres que cerraron las universidades en lucha contra el acoso sexual.

Myhre, quien ha pasado los últimos 10 años estudiando el calentamiento global y el pasado de Tierra, hace una relación entre el cambio climático y la igualdad a las mujeres. Plantea que solo quedan 31 años para trabajar y mantener la neutralidad de CO2 en el planeta, por lo que hay que buscar soluciones desde ya.

Sarah Myhre

“Cuando las mujeres tienen igualdad de condiciones en educación, libertad reproductiva, incluido el aborto, eso significa que las mujeres toman decisiones diferentes para sus familias y para la sociedad. Lo que pasa es que muchas veces, pero no siempre, las mujeres están capacitadas para crear impacto y cambiar la comunidad que los rodea”.

Aclara que para combatir el cambio climático se requiere de hombres también. “Vivimos en una sociedad donde somos mejor cuando trabajamos juntos. El feminismo no se trata de que las mujeres tomen el control del planeta, sino de representación igualitaria”.

Es por esto que Myhre dice que hay que enfocarse en los derechos humanos a la hora de buscar soluciones para reducir las emisiones de CO2 y, para eso, hay que igualar la situación entre hombres y mujeres. “No son hombres fuertes los que van a solucionar el cambio climático, sino las mujeres”, finaliza.

Neoliberalismo y desigualdad

La chilena Diamela Eltit, Premio Nacional de Literatura, fue la encargada de cerrar el planel. A su estilo, escribió su declaración y la leyó a la audiencia. Eltit afirma que Chile es desigual y plantea que “el Neoliberalismo se articula desde el horizonte de la desigualdad”

Esto lo ejemplifica con Frankenstein, aludiendo a que fue su padre, el científico, quien lo creó a base de partes del cuerpo sin valor de otros, sin la ayuda de la madre.

Frente a esto, Eltit se pregunta cómo construir una voz que luche contra la desigualdad.

“Las universitarias chilenas levantaros sus voces para establecer sus demandas y pusieron de manifiesto su malestar ante un estado de cosas. Desde diversas vertientes se asumieron feministas de manera repetida y se abrió así una discusión que no ha cesado. Me parece importante señalar, en el marco de las denuncias feministas de las jóvenes, que permearon el universo social chileno que ellas consiguieron configurar una voz, una producción de voz, esta vez masiva ante las irregularidades que rodean al sujeto mujer”.

 

 



Seguir leyendo