La lucha de Arlén, la joven trans que estudiaba en el Barros Borgoño y ahora busca ingresar al Liceo 1 de niñas

26-02-2019ARLEN ALIAGA.

Alumna trans que pide estudiar en el Liceo 1 de niñas. FOTO: VICENTE LOPEZ / LA TERCERA

Adolescente solicita el traslado luego de varios episodios de discriminación. Ley Zamudio, Ley de Identidad de Género y la Circular 0768 del Ministerio de Educación, destacan que no se puede negar la educación por razones de identidad o expresión de género.




Arlén Aliaga, tiene 17 años y hace tres hizo su transición. Un proceso que no debería representar problemas ni inconvenientes, porque es parte de su bienestar y derechos. Tampoco debería ser una traba en su educación. Así lo establecen y aseguran además, no sólo la Circular N° 0768 del Ministerio de Educación, sino también la Ley Zamudio y la Ley de Identidad de Género, que el año pasado se promulgó.

Pero los avances sociales pueden ser más lentos que los legislativos. Y en el caso de la joven, vivió un alto nivel de hostigamiento en su colegio. Acoso que no vino de parte de sus pares, cuenta, sino de la institución. Situación que ahora desencadenó en que no aceptaron su matricula.

El Liceo Barros Borgoño, reconocido como un emblemático liceo municipal de hombres, era el lugar en que Arlén estudiaba. Ahí fue matriculada para este nuevo año escolar. Sin embargo, en enero se enteró que no estaba considerada dentro de las matriculas. "Nos enteramos de que había problemas, pero sin problema me matricularon en diciembre", cuenta a Qué Pasa. Debería haber pasado a tercero medio, pero figura como repitente para segundo medio.

Posteriormente, el 28 de enero con su familia se reunieron con la directora del colegio y la Municipalidad de Santiago, de la que depende el establecimiento, para analizar su caso. "Ahí ella dijo que no estaba matriculada, que en los registros no estaba", asegura. Por eso, ahora solicita un traslado a otro colegio. Su elección: el Liceo N°1 de niñas, Javiera Carrera.

[caption id="attachment_545181" align="aligncenter" width="933"]

Memorandum presentado por Irací Hassler, concejala por Santiago, solicitando respuesta al caso de la estudiante[/caption]

"Siempre quise estar ahí. No nos hemos acercado al Liceo N°1, no hemos hablado con el liceo directamente, porque hasta ayer se encontraban de vacaciones, pero deberíamos recibir la respuesta oficial antes del inicio de clases", dice Arlén. El proceso lo está realizando directamente la directora de educación municipal de la Municipalidad de Santiago.

En la Dirección de Educación Municipal, señalan que recibieron la solicitud de Arlén y su apoderada, "y en conocimiento de los antecedentes se activó de inmediato el protocolo de apoyo psicosocial con el fin de acoger los requerimientos presentados por la estudiante".

Yoris Rojas, Directora de Educación Municipal de Santiago, indica que su preocupación siempre ha sido y será que Arlén, y cualquier otro estudiante, se sienta cómodos en su comunidad educativa. "Por este motivo este miércoles esperamos reunirnos con Arlén y su familia para entregar y plantearle la mejor opción y que de esta manera ella comience con normalidad su año escolar 2019", destaca.

En este caso, sólo falta el tema administrativo para que Arlén ejerza su derecho a la educación, destaca el encargado de legislación y políticas públicas de OTD Chile, Franco Fuica. "A 'ningune niñe' de Chile se le puede negar la educación por razones de identidad o expresión de género, eso lo dice la recién promulgada Ley de Identidad de Género y la circular 0768 del Ministerio de Educación. Por eso, esperamos tener una respuesta pronto y que ella pueda vivir estos dos últimos años de liceo, en uno donde se sienta cómoda y sea respetada como una adolescente trans femenina".

Para Caterine Galaz, investigadora de la Universidad de Chile y directora del Fondecyt de Diversidad Sexual, en estos casos de debe tener presente que la ley garantiza que las y los estudiantes trans no deben ser discriminados. "Si el Liceo Barros Borgoño no justifica cuál es la razón de fondo, podría entenderse que efectivamente es un acto discriminatorio por su identidad de género, y eso sería faltar a la ley. Lo importante acá es que es un derecho que las personas independientes de su identidad tengan educación, y más en la educación pública".

Arlén aún no realiza su cambio de nombre registral. "Aún no tengo el cambio de nombre, es mi nombre social", dice.

[caption id="attachment_545318" align="aligncenter" width="3456"]

Arlén, hoy en entrevista con Qué Pasa. FOTO: VICENTE LOPEZ / LA TERCERA[/caption]

La estudiante terminó el año escolar en septiembre. La razón para no finalizar las clases dentro de lo que estipula el calendario, dice, fue el constante hostigamiento. "Me hostigaban demasiado, desde dirección a los profesores me hostigaban. Por ejemplo, me seguían al baño y me hacían comentarios, me gritaban que me fuera del liceo porque era de hombres, una vez me gritaron que fuera con pantalones".

Arlén desde finales del 2017 empezó a ir con jumper a clases. Un paso importante, en el que tuvo, dice, el apoyo de la mayoría de la comunidad, en especial de sus pares. "Mis compañeros me felicitaron, siempre me defendieron", asegura.

Apoyo en redes

Hace tres días en su cuenta de Instagram Arlén se decidió a subir un video. Pero no fue una publicación como todas. Esta fue para contar lo que le ocurre. Ahí relata que es una chica trans que ha optado por entrar al Liceo N°1 Javiera Carrera. Opción que busca para poder sentirse más cómoda y segura entre sus pares.

"Hasta el año pasado estudiaba en el Liceo Manuel Barros Borgoño, y no siempre recibí un trato justo. Siempre tuve el valor de salir adelante frente a todas las cosas que me pasaron y por eso hoy quiero compartir con ustedes, sin acosada, ni vulnerada, ni muchos menos ser segregada por mi identidad de género que actualmente no concuerda con mi sexo registral", comenta en su video. Grabación que finaliza pidiendo que se difunda. Ya cuenta con más de 16 mil reproducciones y 257 comentarios.

Este caso, comenta, le recuerda mucho al de la niña que quiso entrar al Instituto Nacional. La diferencia, dice, es que la estudiante era cisgénero, (término que hace referencia a aquellos individuos cuya identidad de género coincide con su fenotipo sexual). "Faltan mecanismos para asegurar el derecho a la educación, no estoy postulando el Liceo 1, sino pidiendo el traslado dentro de la misma comuna, porque si fuera a matricularme estaría con la seguridad que me dirían que no", señala.

[caption id="attachment_545338" align="aligncenter" width="3456"]

FOTO: VICENTE LOPEZ / LA TERCERA[/caption]

Ahora sus expectativas son altas. Espera la reciban. Y se emociona, dice, al ver que muchas alumnas que ni siquiera la conocen, le dan su apoyo en redes sociales. "Siento nerviosismo. Pero cuando difundí el video por Instagram recibí mucho apoyo de niñas del Liceo 1. Me han apoyado y no nos conocemos, pero lo agradezco".

Si la solicitud al colegio fuera negativa, dice que descarta volver al Barros Borgono: "Perdí un año escolar completo luchando por mis derechos, no estoy para eso".

Comenta