Las temibles células zombies que nos hacen envejecer: científicos están descifrando cómo destruirlas

Imagen microscópica de células de mioblastos senescentes. Foto: AP

Envejecer a menudo se asocia con volverse frágil y enfermo. Pero los científicos están tratando de cambiar eso, y abordar uno de los mayores desafíos de la humanidad, a través de un campo de investigación sobre el envejecimiento poco conocido pero floreciente llamado senescencia celular.


En una parte sin terminar de su sótano, Richard Soller, de 95 años, se desliza por una pista improvisada que rodea cajas llenas de medallas que ganó en atletismo y carreras de larga distancia.

Sin una pizca de dificultad para respirar, dice: “Puedo sumar millas aquí”.

A unos pasos se encuentra un costoso sillón reclinable de cuero que compró cuando se jubiló de Procter & Gamble con la idea de relajarse hasta la vejez. Proclama con orgullo que nunca lo ha usado; ha estado demasiado ocupado entrenando para las competencias, como los Juegos Nacionales para Personas Mayores de EE.UU.

Richard Soller, de 95 años, durante una competencia de 200 metros. Foto: AP

Soller, que vive cerca de Cincinnati, ha logrado un objetivo envidiable perseguido por los humanos desde la antigüedad: mantenerse saludable y activo en la vejez. Es un objetivo que elude a tantos que envejecer a menudo se asocia con volverse frágil y enfermo. Pero los científicos están tratando de cambiar eso, y abordar uno de los mayores desafíos de la humanidad, a través de un campo de investigación sobre el envejecimiento poco conocido pero floreciente llamado senescencia celular.

Se basa en la idea de que las células finalmente dejan de dividirse y entran en un estado de “senescencia” en respuesta a diversas formas de daño. El cuerpo elimina la mayoría de ellas. Pero otros se quedan como zombis. No están muertas. Pero como dice Nathan LeBrasseur de la Clínica Mayo, pueden dañar las células cercanas como la fruta mohosa que corrompe un frutero. Se acumulan en los cuerpos de mayor edad, cuya creciente evidencia vincula a una serie de condiciones relacionadas con la edad, como la demencia, las enfermedades cardiovasculares y la osteoporosis.

Pero los científicos se preguntan: ¿Se puede detener la acumulación de células zombis?

“La capacidad de comprender el envejecimiento, y el potencial para intervenir en la biología fundamental del envejecimiento, es verdaderamente la mayor oportunidad que hemos tenido, quizás en la historia, para transformar la salud humana”, dice LeBrasseur. Extender el lapso de los años saludables impacta “la calidad de vida, la salud pública, la socioeconomía, todo”.

Dado que se espera que la cantidad de personas de 65 años o más se duplique a nivel mundial para 2050, la senescencia celular es “un tema muy candente”, dice Viviana Pérez Montes, de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. (NIH). Según un análisis de la agencia AP sobre la base de datos de investigación de NIH, ha habido alrededor de 11.500 proyectos en total relacionados con la senescencia celular desde 1985, muchos más en los últimos años.

Unas 100 empresas, además de equipos académicos, están explorando medicamentos para atacar las células senescentes. Y la investigación ofrece pistas tentadoras de que las personas pueden ayudar a domar la senescencia usando la estrategia favorecida por Soller: el ejercicio.

Aunque nadie cree que la senescencia sea la clave para una vida súper larga, el investigador de la Universidad de Tufts, Christopher Wiley, espera un día en que menos personas sufran destinos como su difunto abuelo, que tenía Alzheimer y lo miraba como si fuera un extraño.

“No estoy buscando la fuente de la juventud”, dice Wiley. “Busco la fuente de no enfermarme cuando sea mayor”.

Células mortales

Leonard Hayflick, el científico que descubrió la senescencia celular en 1960, él mismo sigue muy vital a los 94 años. Es profesor de anatomía en la Universidad de California, San Francisco, y continúa escribiendo, presentando y hablando sobre el tema.

En su casa junto al mar en el condado de Sonoma, hojea una carpeta llena de su investigación, incluidos dos artículos anteriores que otros investigadores han citado una asombrosa cantidad de veces. Ante él, en la mesa de la sala, hay numerosas copias de su libro seminal, Cómo y por qué envejecemos, en varios idiomas.

Este renombre científico no llegó fácilmente. Descubrió la senescencia celular por accidente, cultivando células fetales humanas para un proyecto sobre biología del cáncer y notando que dejaban de dividirse después de unas 50 duplicaciones de población. Esto no fue una gran sorpresa; los cultivos celulares a menudo fallaban debido a cosas como la contaminación. Lo sorprendente fue que otros también dejaron de dividirse en el mismo punto. El fenómeno se denominó más tarde “el límite de Hayflick”.

El hallazgo, dice Hayflick, desafió el “dogma de 60 años” de que las células humanas normales podrían replicarse para siempre. Un artículo que escribió con su colega Paul Moorhead fue rechazado por una destacada revista científica, y Hayflick se enfrentó a una década de burlas después de su publicación en Experimental Cell Research en 1961.

“Siguió el patrón habitual de los grandes descubrimientos en la ciencia, donde primero se ridiculiza al descubridor y luego alguien dice: ‘Bueno, tal vez funcione’... luego se acepta hasta cierto punto, luego se acepta más ampliamente”.

En este punto, dice, “el campo que descubrí se ha disparado hasta un punto que está más allá de mi capacidad para seguirlo”.

Leonard Hayflick, el científico que descubrió la senescencia celular en 1960. Hoy, a sus 94 años, sigue haciendo clases. Foto: AP

Construcción de zombi

Los científicos tienen cuidado de señalar que la senescencia celular puede ser útil. Probablemente evolucionó, al menos en parte, para suprimir el desarrollo del cáncer al limitar la capacidad de las células para seguir dividiéndose. Sucede a lo largo de nuestras vidas, provocado por cosas como el daño del ADN y el acortamiento de los telómeros, estructuras que tapan y protegen los extremos de los cromosomas. Las células senescentes desempeñan un papel en la cicatrización de heridas, el desarrollo embrionario y el parto.

Los problemas pueden surgir cuando se acumulan.

“Cuando eres joven, tu sistema inmunológico es capaz de reconocer estas células senescentes y eliminarlas”, dice Pérez, quien estudia biología celular y envejecimiento. “Pero cuando comenzamos a envejecer… la actividad de nuestro sistema inmunológico también disminuye, por lo que estamos perdiendo la capacidad de eliminarlas”.

Las células senescentes resisten la apoptosis, o muerte celular programada, y característicamente se vuelven grandes y planas, con núcleos agrandados. Liberan una mezcla de moléculas, algunas de las cuales pueden desencadenar inflamación y dañar otras células y, paradójicamente, también pueden estimular el crecimiento de células malignas y alimentar el cáncer, dice LeBrasseur.

Los científicos relacionan algunos trastornos con la acumulación de células senescentes en ciertos lugares. Por ejemplo, la investigación sugiere que ciertas células senescentes que se acumulan en los pulmones expuestos al humo del cigarrillo pueden contribuir sustancialmente a la inflamación de las vías respiratorias en la EPOC.

La idea de que un proceso podría estar en la raíz de numerosas enfermedades es poderosa para muchos científicos.

Inspiró al Dr. James Kirkland a dejar la medicina geriátrica. “Me cansé de recetar mejores sillas de ruedas y dispositivos para la incontinencia”, dice Kirkland, profesor de medicina en Clínica Mayo considerado un pionero del renacimiento de la senescencia. “Quería hacer algo más fundamental que pudiera aliviar el sufrimiento que vi”.

Objetivos de drogas

Esa búsqueda lo lleva a él y a otros a desarrollar medicamentos.

Los medicamentos experimentales diseñados para eliminar selectivamente las células senescentes se han denominado “senolíticos”, y Clínica Mayo tiene patentes sobre algunos. En ratones, se ha demostrado que son efectivos para retrasar, prevenir o aliviar varios trastornos relacionados con la edad.

Los posibles beneficios para las personas apenas están surgiendo. Kirkland, LeBrasseur y sus colegas realizaron un estudio piloto que proporcionó evidencia inicial de que los pacientes con una enfermedad pulmonar grave podrían beneficiarse al combinar un medicamento de quimioterapia con un pigmento vegetal. Otro estudio piloto encontró que la misma combinación redujo la carga de células senescentes en el tejido adiposo de las personas con enfermedad renal diabética.

Al menos una docena de ensayos clínicos con senolíticos ahora están probando cosas como si pueden ayudar a controlar la progresión de la enfermedad de Alzheimer, mejorar la salud de las articulaciones en la osteoartritis y mejorar la salud del esqueleto. Algunos equipos están tratando de desarrollar “senomórficos” que puedan suprimir los efectos perjudiciales de las moléculas emitidas por las células senescentes. Y un equipo japonés probó una vacuna en ratones específica para una proteína que se encuentra en las células senescentes, lo que permite su eliminación específica.

Los científicos dicen que un trabajo serio para mejorar la salud humana también podría traer beneficios adicionales, como reducir las arrugas de la piel.

“Le digo a mi laboratorio que si encontramos un fármaco que elimine las células senescentes malas y no las buenas y curemos la enfermedad de Parkinson, el Alzheimer, la osteoporosis y la degeneración macular, sería maravilloso”, dice Judith Campisi, experta en biogerontología del Instituto Buck para la Investigación sobre el Envejecimiento. “Pero si curamos las arrugas, seremos ricos y nunca tendré que escribir otra subvención”.

En medio del revuelo, algunas empresas comercializan suplementos dietéticos como senolíticos. Pero los investigadores advierten que no se ha demostrado que funcionen o que no se haya probado que sean seguros.

Y aún queda mucho por aprender sobre los medicamentos de los ensayos clínicos.

“Sabemos que los senolíticos funcionan bastante bien en ratones”, dice Wiley. “Todavía estamos realmente resolviendo los conceptos básicos con la gente”.

Herramienta más prometedora

Hoy, LeBrasseur, quien dirige un centro sobre el envejecimiento en Clínica Mayo, dice que el ejercicio es “la herramienta más prometedora que tenemos” para un buen funcionamiento en la vejez, y su poder se extiende a nuestras células.

La investigación sugiere que contrarresta la acumulación de los senescentes, ayudando al sistema inmunitario a eliminarlos y contrarrestando el daño molecular que puede desencadenar el proceso de senescencia.

Un estudio dirigido por LeBrasseur el año pasado proporcionó la primera evidencia en humanos de que el ejercicio puede reducir significativamente los indicadores, que se encuentran en el torrente sanguíneo, de la carga de células senescentes en el cuerpo. Después de un programa de entrenamiento de aeróbicos, resistencia y equilibrio de 12 semanas, los investigadores encontraron que los adultos mayores tenían indicadores más bajos de senescencia y mejor fuerza muscular, función física y salud. Una revisión de investigación publicada recientemente recopila aún más evidencia, en animales y humanos, para el ejercicio como terapia dirigida a la senescencia.

Si bien tales estudios no son muy conocidos fuera de los círculos científicos, muchos adultos mayores identifican intuitivamente el ejercicio con la juventud.

El ranchero Mike Gale, de 81 años, instaló un círculo de lanzamiento de atletismo en su extensa propiedad en Petaluma, California, para que él y algunos amigos pudieran practicar el lanzamiento del disco y otros equipos. Contra un telón de fondo de ondulantes colinas verdes, giran, pisan, lanzan y recuperan una y otra vez.

“Me gustaría competir a los 90″, dice Gale. “¿Por que no?”

El ranchero Mike Gale, de 81 años. Foto: AP

Soller se hizo una pregunta similar hace mucho tiempo.

Después de que un tendón de la corva desgarrado le impidiera correr en la pista en la escuela secundaria, cayó en un estilo de vida poco saludable en la edad adulta, fumando dos paquetes de cigarrillos al día. Pero él y su esposa Jean abandonaron de golpe cuando llegó su hija Mary.

Comenzó a correr nuevamente justo antes de cumplir 50 años y desde entonces ha corrido en carreras en EE.UU., incluidos dos maratones, y ha participado en décadas de competencias de juegos para personas mayores. En mayo, Soller se unió a 12.000 atletas de ideas afines en Florida para los últimos juegos nacionales en el área de Fort Lauderdale, ganando cinco medallas para agregar a su colección de 1.500 premios.

Richard Soller. Foto: AP

Su hija filmó su primer puesto en la carrera de 200 metros desde las gradas, vitoreando: “¡Vamos, papá, vamos!”

Soller dice que el ejercicio lo mantiene lo suficientemente en forma para manejar lo que se le presente, incluido el diagnóstico de Alzheimer para su esposa durante 62 años. A veces pasean juntos por las calles del vecindario, tomados de la mano.

“Haz todo lo que puedas”, dice. “Ese debería ser el objetivo para que cualquiera se mantenga saludable”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.