Los chilenos que crearon unos lentes con realidad virtual para recorrer Notre Dame en 3D y ver cómo ha cambiado a lo largo de los siglos

Notre Dame Art World

Imagen de Notre Dame de 1911. (AP Photo/File)

Con la ayuda de arqueólogos, historiadores y expertos en tecnología, dispositivo desarrollado por empresa chilena con sede en EE.UU., permite recorrer virtualmente decenas de edificios históricos, incluyendo la célebre catedral parisina.




¿Cómo era antes la Catedral de Notre Dame? Es una pregunta que no sólo implica conocer cómo lucía siglos atrás, sino una interrogante actual ante los daños que dejó el incendio del lunes 15 de abril.

Sin embargo, un proyecto de chilenos, de algún modo se anticipó a esa interrogante. Se trata del Time Traveler, una empresa, dicen, que busca responder una pregunta simple y global: "cómo eran los lugares más visitados hace 100, 200 ó mil años atrás"

La idea surgió, cuenta uno de sus fundadores Germán Pino,  cuando percibieron que hoy la gente no podía responder esa pregunta in situ, "y tenían que recurrir a la web para ver representaciones, que muchas veces eran difíciles de interpretar".

Pino, junto a otros socios chilenos creado la empresa con base en EE.UU. (Delaware), www.heytimetraveler.com, que produce contenido de realidad virtual que es distribuido como souvenir a través de la venta de lentes para dichos efectos.

Así empezaron con el Palacio de Diocleciano en Split, Croacia, lugar donde vive Pino. Una estructura que tiene 1700 años, dice, "y nadie se imagina cómo era antes".

Luego se dieron cuenta que esa misma idea podía ir mucho más allá. Junto a Daniel Chung, emprendedor coreano que pasó toda su infancia y juventud en Chile, experto en innovación y packaging, cuenta Pino, "se nos ocurrió 'empaquetar' este contenido en un souvenir".

Destino París

¿En qué consiste? Para el contenido usaron realidad virtual, lo que les permitió recrear todo lo que quisieran. Trabajo que realizaron con al ayuda de arqueólogos e historiadores, dice Pino, "junto obviamente con expertos en tecnología, podemos enfocarnos en reconstruir ciudades o atractivos en épocas pasadas".

Ese contenido se descarga desde un código QR que tiene cada lente, los que doblados, dice Pino, son como del porte de una caja de chicles medianos.

"Esto es un sounvenir, por ende en vez de comprar un 'imán para el refrigerador', ahora puedes comprar contenido envasado en un souvenir coleccionable", destaca.

Así, por ejemplo, al comprar los lentes de París, se puede ver la Torre Eiffel cuando se inauguró en 1889 . "Muchas personas no saben que la Torre Eiffel era roja, que en el Trocadero existía un palacio monumental, que el Louvre, cuando era una fortaleza, vivía Napoleón en un palacio que ya no está (se quemó), y obviamente Notre Dame cuando estaba entera, pero en la era medieval, cuando la Ile de la Cité era un lugar lúgubre, lleno de casas y callejones", resalta Pino.

[caption id="attachment_617880" align="aligncenter" width="854"]

Imagen de los lentes de Time Traveler. Foto: Time Traveler[/caption]

Es un modo de democratizar la información, señala su creador. Es una manera en que ese conocimiento se transfiere, "generando mayor conciencia tanto en los turistas (y así cuidan lo que visitan), pero sobretodo para la población local que aprende a valorar su patrimonio, que es la gran riqueza de las culturas (y países)".

"Esta tecnología se vuelve fundamental para tangibilizar información que hoy es patrimonio de algunos pocos, historiadores, arqueólogos, museos y bibliotecas. Ahora están en París. Prontamente estará en todas las ciudades turísticas y patrimoniales del mundo", indica Pino.

Y relevancia de París, en estos momentos, reconoce Pino, es crucial. En el caso puntual de Notre Dame, con esta tecnología, y el contenido desarrollado por nosotros, se podrá ver cómo era antes de que se quemó, permitiendo apreciar lo monumental de su estructura, y poder llevar este contenido a la casa de las personas y compartirlo con quien quieran.

[caption id="attachment_616270" align="aligncenter" width="800"]

La catedral de Notre Dame a fines del siglo XIX.[/caption]

Así se podrá generar mayor conciencia de la relevancia de reconstruirla, cuidarla y estar pendiente de otros patrimonios que puedan estar en condiciones precarias. "Un tema fundamental en Chile por ejemplo, con las culturas vivas donde no hay mucho patrimonio en pie", dice.

Mañana viajan a París para reunirse con gestores de monumentos nacionales de Francia. "para ver cómo podemos aportar en el proceso de reconstrucción de Notre Dame, al menos desde esta arista de la tecnología", dice Pino.

Comenta