Módulo chino comienza a recorrer lado oscuro de la Luna y envía primeras imágenes

Yutu-2, el robot de la sonda espacial Chang'e 4, se desprendió con éxito de su nave nodriza.


“Conejo de Jade-2” (Yutu-2 en chino) se desprendió de la  sonda espacial china Ghang’e 4, que este jueves había sido la primera nave espacial en aterrizar en el denominado lado oscuro de la Luna.

El vehículo lunar comenzó su recorrido por la desconocida superficie lunar este viernes, según indicó la Administración Espacial Nacional de China (CNSA) la agencia del gigante asiático, que señaló que esta hazaña era  “un gran paso para el pueblo chino”.

El módulo de exploración Yutu-2 circuló por la  superficie lunar a las 14.22 hora GMT, unas 12 horas después del  alunizaje de la sonda Chang’e-4, indicó la agencia.

La CNSA divulgó una foto tomada  por la sonda en la que se ven dos rampas y el vehículo lunar partiendo, pero no  precisó cuán lejos llegó el mismo.

Fotografía tomada por el Chang’e-4 que muestra el rover Yutu-2 en la cara oculta de la luna el 3 de enero de 2019. Los científicos chinos se muestran optimistas tras el éxito del primer alunizaje de la historia en la cara oculta de la Luna. Foto: EFE

Esta es la segunda vez que China envía un módulo para explorar la  superficie lunar después del Yutu en 2013, que permaneció  activo durante 31 meses.

La separación del vehículo de la sonda fue sin contratiempos, dijo Wu  Weiren, miembro del equipo que desarrolló el proyecto.

“Aunque este fue un pequeño paso para el rover (vehículo todoterreno), creo  que es un gran paso para el pueblo chino”, dijo en una entrevista difundida por  el canal CCTV.

Ninguna sonda ni ningún módulo de exploración se había posado nunca antes  en la superficie de la cara oculta de la Luna. 

Uno de los mayores desafíos es lograr comunicarse con el robot lunar. Como  la cara oculta de la Luna está orientada en sentido opuesto a la Tierra, no hay  una “línea de visión” directa para transmitir señales, salvo que se instale un  repetidor.

La foto del módulo fue enviada a través del satélite Queqiao, que fue  lanzado a la órbita lunar en mayo para poder comunicar desde la Tierra con la  sonda y el módulo.

El Chang’e-4 llevará a cabo estudios sobre radiofrecuencias bajas, el  cultivo de tomates en otros planetas y los recursos minerales, entre otras  cosas.C

China planea enviar otra sonda lunar, Chang’e-5, este año para recoger  muestras y traerlas a la Tierra.

China también ambiciona desarrollar una lanzadera reutilizable para 2021 y  un cohete superpotente capaz de repartir cargas más pesadas que las que son  capaces de gestionar la Nasa y la firma privada SpaceX, y disponer de una base  lunar, una estación espacial habitada y un módulo de exploración en Marte.

Maqueta que muestra a Chnag’e 4 (derecha) y el rover Yutu.


Seguir leyendo