Otra pandemia: estudio alerta aumento de casos de miopía y se estima que la mitad del mundo será corto de vista

Pese a esta fuerte alza, los científicos no saben por qué estas tasas están aumentando de manera tan significativa y quién podría estar en mayor riesgo. Aunque hay algunos sospechosos y algunas pistas.




Sabemos desde hace años que las tasas de miopía están aumentando en todo el mundo. Algunas estimaciones incluso sugieren que la mitad de la población mundial será miope para 2050. Solo en el Reino Unido y Europa, las tasas de miopía se han duplicado en los últimos 50 años.

Pero todavía no estamos completamente seguros de por qué estas tasas están aumentando de manera tan significativa y quién podría estar en mayor riesgo. Esto es lo que un estudio reciente se propuso comprender. Al analizar los datos de 107 442 participantes de entre 40 y 69 años, los investigadores confirmaron que las tasas de miopía aumentaron significativamente en el Reino Unido en todos los grupos de edad y demostraron que el nivel educativo y el origen étnico también pueden estar relacionados con un mayor riesgo.

Descubrieron que hubo un aumento en el número de personas con miopía cuando compararon a los participantes nacidos entre 1965 y 1970 con los nacidos entre 1939 y 1944, pasando del 20% de la población con miopía a casi el 30%. También encontraron que un mayor número de personas estaban desarrollando miopía en la edad adulta. También se demostró que aquellos que desarrollaron miopía en la infancia se vuelven muy miopes y corren un mayor riesgo de desarrollar afecciones oculares graves en la edad adulta.

Para tener una mejor idea de si ciertos grupos corrían más riesgo que otros, los investigadores compararon a los participantes por sexo, etnia y nivel educativo.

Si bien estudios anteriores han encontrado que las mujeres son más miopes en promedio, particularmente a edades más jóvenes, otros no han encontrado diferencias entre hombres y mujeres.

Este estudio encontró que las mujeres tenían un 24% más de riesgo de desarrollar miopía en la infancia, pero tenían un 12% menos de probabilidades de desarrollar miopía en la edad adulta. No está claro por qué sucede esto, pero podría deberse a diferencias en el estilo de vida o a los cambios hormonales que experimentan hombres y mujeres.

Luego, al observar el origen étnico, los investigadores encontraron que había una mayor prevalencia de miopía en las personas chinas. De hecho, los participantes chinos tenían un riesgo 240 % mayor de desarrollar miopía en la infancia en comparación con los participantes blancos. Curiosamente, todas las demás etnias parecían tener un riesgo reducido de desarrollar miopía en la infancia, aunque esto podría deberse al hecho de que los datos del Biobanco del Reino Unido tienen menos participantes de orígenes étnicos minoritarios.

Estos hallazgos se relacionan con lo que han demostrado estudios anteriores, con investigaciones que sugieren que hay una mayor prevalencia de miopía en el este de Asia y en personas de ascendencia asiática. Un estudio que analizó a hombres jóvenes en Seúl encontró que casi el 97% de los jóvenes de 19 años eran miopes. Nuevamente, no es seguro por qué este grupo tiene tasas más altas de miopía. Algunos teorizan que podría deberse a factores del estilo de vida durante la infancia, como un mayor enfoque en la educación.

Foto: AFP

Los investigadores también observaron el impacto que tenía la educación en la miopía. Descubrieron que cuantos más años pasaban en la educación, mayor era el riesgo que tenía una persona de desarrollar miopía tanto en la infancia como en la edad adulta. También mostraron que los participantes más jóvenes (aquellos nacidos entre 1965 y 1970) que tenían educación universitaria tenían ocho veces más probabilidades de desarrollar miopía en la infancia en comparación con aquellos que no tenían títulos de educación formal. Estudios previos también han demostrado que las personas que dedican más años a la educación tienen más probabilidades de desarrollar miopía.

Más educación, más miopía

También se exploró la relación matizada entre etnicidad y educación. No tener calificaciones educativas formales se vinculó con un menor riesgo de volverse miope, como se esperaba. Esto se mostró más visiblemente en los participantes chinos, donde no tener calificaciones no cambió su riesgo de desarrollar miopía. Sin embargo, los participantes chinos que tenían calificaciones de nivel superior (como un título universitario) tenían el mayor riesgo de miopía en todo el estudio.

Aunque está claro que la educación tiene una gran influencia en el desarrollo de la miopía, se desconoce la causa directa. Algunos argumentan que el mayor tiempo dedicado a leer y usar pantallas puede ser el culpable. Ahora hay evidencia que incluso sugiere un vínculo entre la educación en el hogar durante los bloqueos de Covid-19 y una mayor cantidad de miopía en los niños chinos, posiblemente porque pasan más tiempo en el interior.

Pero el aumento significativo de la miopía es preocupante por varias razones. Para una persona con miopía, tener que usar anteojos o lentes de contacto puede resultar costoso. Más significativamente, también los pone en mayor riesgo de enfermedades oculares, como la maculopatía miópica y los desprendimientos de retina, que pueden afectar la vista de forma permanente. Esto no solo podría afectar seriamente la forma de vida de una persona, sino que también ejercería una mayor presión financiera sobre los sistemas de atención médica. La miopía en los niños es aún más preocupante, ya que es más probable que se convierta en una miopía severa, lo que como resultado es más probable que provoque estos problemas oculares.

Si bien no puede cambiar la genética, que es una de las causas de la miopía, hay una serie de medidas que puede tomar para reducir el riesgo de desarrollar miopía durante la niñez. Pasar tiempo al aire libre ha seguido demostrando un efecto protector contra el desarrollo de la miopía. Pero para los niños que ya pueden ser miopes, hay disponibles anteojos y lentes de contacto especializados que han demostrado éxito en la reducción de la progresión de la miopía.

* Neema Ghorbani Mojarrad
Profesor de Optometría, Universidad de Bradford

**Sophie Coverdale
Optometrista e investigador de doctorado, Universidad de Bradford

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.