¿Cómo prevenir la otitis en temporada de playa y piscina?


Mientras que, en invierno, los lactantes y preescolares sufren con las otitis medias, que son infecciones internas al tímpano del oído y secundarias a los resfríos, en verano es el turno de los escolares, adolescentes e incluso adultos, quienes son víctimas de las otitis externas, es decir, del tímpano hacia afuera. Es una infección de la piel del conducto auditivo externo por bacterias, que genera dolor de oído intenso, otorrea y sensación de oído tapado.

Así, cuando nos bañamos por largos períodos de tiempo en piscinas o el mar, debemos tener cuidado con la humedad que permanece en los oídos, secando la zona después de bañarnos pero sin introducir elementos como cotonitos, ya que este hábito puede provocar lesiones en el conducto auditivo que favorezcan la entrada de bacterias. En el caso de los niños al tener el conducto auditivo más pequeño, contribuye a que quede un poco de agua predisponiéndolo a contraer una infección.

En cuanto a los principales consejos para prevenirla, lo primero es no manipularse los oídos, no introducir en ellos cotonitos, rollitos de confort, pinches, ni ningún objeto con el fin de limpiarlos o rascarse. Por otro lado, cuando la exposición a agua contaminada es alta en playas, piscinas o lagunas muy sucias, se recomienda enjuagar los oídos con agua potable después de la exposición.

Se debe acudir a un médico si se presenta alguno de los siguientes síntomas: Dolor de oído persistente o progresivo, otorrea (supuración) o sensación de oído tapado, picazón

El tratamiento habitualmente es de manejo local, con gotas de antibiótico que se aplican directamente en el oído, y analgésicos antiinflamatorios que se toman por 2 a 3 días. En algunos casos más severos o pacientes con circunstancias especiales se deben tomar antibióticos vía oral por una semana.

* Otorrinolaringóloga de Clínica Dávila.



Seguir leyendo