¿Quién está matando a las araucarias?

araucaria

Foto: AgenciaUno

La Fundación Fungi, descartó que la presencia de un hongo esté matando a las especies de pino araucano del sur del país. Asegura tener a otros culpables.


Tres años duró la investigación que encargó la Conaf a distintas organizaciones con el objetivo de determinar qué agente patógeno está afectando a las araucarias del país, que ha causado la muerte de cerca del 10% de los ejemplares. Tras el estudio, se llegó a la conclusión de que fue un hongo el que estaba causando lesiones y enfermedades en el pino araucano. 

Así lo señala el informe dado a conocer por el centro investigación Bioforest, que es parte de la forestal Arauco que se dedica a la fabricación de pulpa de celulosa y sus derivados.

En el documento -en el que además trabajó la FAO, la Universidad de California-Davis y el Servicio Forestal de Estados Unidos- se indica que tras practicar diversas pruebas se concluyó que la cancros (enfermedad que se da en plantas y árboles) se debía a un hongo particular llamado Caliciopsis, señaló el jefe de División Fitosanitaria de Bioforest, Rodrigo Ahumada, a El Dínamo.

Sin embargo, luego de que se conociera el informe, la Fundación Fungi, que se dedica exclusivamente al estudio y conversación del reino fungi en Chile, cuestionó las conclusiones y aseguró que ese hongo "es parte de la funga nativa del mismo árbol. No es una especie invasora ni parásita". Lo que ocasiona el problema, indican, es la proliferación excesiva del hongo que se ha permitido por las condiciones en las que se encuentran las araucarias en la actualidad: cambio climático, la sequía y la acción humana.

En conversación con Qué Pasa, la directora ejecutiva del organismo, Daniela Torres, señaló que más que rebatir el documento, a lo que quieren hacer énfasis es a que no se está mostrando lo que realmente produce la enfermedad del árbol y lo que está provocando el problema con las araucarias. Eso, agrega, "es el cambio climático y la sequía. Nos parece injusto que se guarde esa información".

Lo que ocurre, dice Torres, es que efectivamente ese hongo está presente, pero ha estado ahí "por miles de años, por todos los años que han habido araucarias en nuestro territorio". Sin embargo, "dadas las condiciones que enfrentamos hoy a nivel planetario y específicamente en la zona norte por la sequía, se ha producido un estrés muy fuerte en el árbol que desencadena una serie de problemas, entre ellos la proliferación de un hongo, y en realidad son varios hongos". 

"Para hacer una similitud, esto es lo mismo que pasa con nuestra flora intestinal. Nosotros tenemos la presencia de varios hongos y bacterias, la más conocida es la Echerichia Coli, que la tenemos presente y no nos hace daño, de hecho, la necesitamos para todo lo que ocurre en nuestro cuerpo. Pero dadas algunas condiciones, como la mala alimentación o algún producto que está contaminado, se produce una proliferación que nos trae malestares gastrointestinales. Acá es lo mismo, se produce la enfermedad por algún agente externo", explica.

En condiciones normales, dicen, "no se produciría ningún daño, pero hoy la sequía es tan potente que llega a dañar al árbol. Hay un hongo, sí, pero que ha estado presente siempre, pero ahora ha crecido por todo el estrés".

Comenta