Revista científica internacional valida investigación chilena que encontró relación entre sismos y cambios magnéticos de la Tierra

La investigación, a cargo de científicos de la U. de Chile y de la U. de Tarapacá, relaciona la ruptura de las rocas de la litósfera (capa superficial de la Tierra) con los cambios magnéticos de la atmósfera, debido a las corrientes eléctricas que fluyen hacia la ionósfera terrestre (capa atmosférica) como resultado de la fragmentación de las rocas.




La última edición de la revista Natural Hazard and Earth System Science publicó el trabajo que desarrolló un grupo de científicos chilenos que revela la relación que existiría entre las variaciones geomagnéticas del planeta y los movimientos telúricos.

La investigación de los científicos del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) de la Universidad de Chile y de la Universidad de Tarapacá -titulado The spatial-temporal total friction coefficient of the fault viewed from the seismo-electromagnetic theory- relaciona la ruptura de las rocas de la litósfera (capa superficial de la Tierra) con los cambios magnéticos de la atmósfera, debido a las corrientes eléctricas que fluyen hacia la ionósfera terrestre (capa atmosférica) como resultado de la fragmentación de las rocas.

El físico y académico de la Universidad de Chile, Enrique Cordaro (76), explica que “los cambios más grandes o pequeños en la atmósfera se clasifican por coeficientes de fricción entre las rocas fracturadas y su tiempo de fractura. Situación que puede indicarnos las mayores o menores probalidades de tener un movimiento sísmico”.

Además, agrega que “la propuesta es un punto de vista nuevo que no ha sido explorado en tierra y concuerda con otros estudios recientes llevados a cabo con satélites”. Esto indicaría que el magnetismo y la ocurrencia de terremotos grandes podrían estar íntimamente relacionados.

En medio del análisis, el grupo de especialistas se dio cuenta que el campo magnético de la zona sudamericana entre Putre y Puerto Montt está debilitado en relación a otros lugares del mundo. Según explicó Cordero previamente, “el campo magnético viene desde el centro de la Tierra. Se produce en el núcleo a 1.500 km de profundidad, donde la tierra fundente está al rojo vivo. Ahí se produce una intensidad de 300 tesla pero en la superficie de la Tierra las ondas que medimos tienen unas 20 nanotesla”, explica. El campo magnético protege a los planetas de todas las partículas que vienen del espacio exterior, añade.

En el sector de la costa sudamericana, estas ondas son menores. “Nuestras mediciones muestran que hay una debilidad del campo. Esto viene a sumarse a que estamos en la costa Pacífico, donde está el choque de placas. Todo esto hace que existe una mayor probabilidad de eventos o sismos superiores a los 8 mega”, señala. “En el terremoto de Japón, de Sumatra y del Maule, las ondas estaban más débiles antes del movimiento. Cuando las revisamos, las tres tenían la misma frecuencia”.

El estudio, que acumula datos de aproximadamente 14 años de trabajo, fue redactado Patricio Venegas (Primer Autor) y Enrique Cordaro de la Universidad de Chile (FCFM); y David Laroze de la Universidad de Tarapacá.

Comenta