“Soberanía digital”: el esfuerzo de EE.UU. y la UE por desafiar a Asia y fabricar sus propios chips

Mientras la UE espera aumentar su participación en la producción mundial de microprocesadores del 10 % al 20 % hacia 2030, EE.UU. promulgó una ley para mejorar su producción y no depender de Asia.


El gigante estadounidense de semiconductores Micron invertirá 40.000 millones de dólares estadounidenses durante la década de 2020 en la fabricación de chips en Estados Unidos, creando 40.000 puestos de trabajo. Esto se debe a los incentivos de la reciente Ley de chips de EE.UU., que también ha desbloqueado importantes inversiones de otras empresas de EE.UU. Intel y Qualcomm.

La UE también está tomando medidas para impulsar la fabricación de chips de computador en el país, y de manera similar decidió intentar tomar parte de Asia luego de la grave escasez mundial de semiconductores en los últimos dos años. Actualmente, más del 70 % de los chips se fabrican en Asia, y la precaria Taiwán es particularmente importante, ya que produce alrededor del 90 % de los chips más avanzados del mundo.

En el Reino Unido, sin embargo, los sucesivos gobiernos han pasado por alto la importancia de tener una industria local para este componente vital, que sustenta no solo los computadores y los teléfonos inteligentes, sino también cosas como automóviles, aviones, satélites y dispositivos inteligentes. Hay una clara ausencia de cualquier plan estratégico, y no hay forma de montarse en los faldones de la UE después del Brexit. pues, que hace falta hacer?

La nueva carrera por los chips

La decisión de Micron de anunciar una inversión tan grande en EE.UU. está directamente relacionada con la Ley de chips. La norma proporciona US $ 200.000 millones para construir y modernizar las instalaciones de fabricación estadounidenses, además de promover la investigación y el desarrollo en tecnologías de semiconductores y promover la educación en materias STEM para desarrollar la próxima generación de diseñadores de chips.

EE.UU. continúa controlando la mayoría de la propiedad intelectual en semiconductores, pero la capacidad de fabricación dominante de Asia está creciendo rápidamente gracias a las inversiones de empresas como TSMC y Foxconn de Taiwán, y Samsung con sede en Corea del Sur. También existe la necesidad de competir con China, que recientemente sorprendió a la industria al demostrar una tecnología líder en el mundo.

Sede de Foxconn en Taipei, Taiwan. Foto: Reuters

A principios de este año, la UE estableció el alcance de su propia legislación para aumentar su participación en la producción del 10 % al 20 % del total mundial para 2030. Su objetivo es promover la “soberanía digital” apoyando el desarrollo de nuevas instalaciones de producción, apoyando empresas emergentes, desarrollando habilidades y construyendo alianzas. En total, la próxima ley debería resultar en una inversión de entre € 15 mil millones (£ 13 mil millones) y € 43 mil millones (£ 36 mil millones) en el sector.

La perspectiva del Reino Unido

El Reino Unido alguna vez lideró el mundo en la fabricación de semiconductores, con empresas altamente innovadoras a nivel internacional como Plessey, Inmos, Acorn, Imagination Technologies y Cambridge Silicon Radio. Quedan focos de excelencia e innovación líder en el mundo, particularmente en el diseño de semiconductores. Los clústeres en el sur de Gales, el suroeste de Inglaterra y el este de Inglaterra, por ejemplo, tienen una masa crítica de actividad. Pero han carecido de la financiación necesaria para mejorar, y todas las grandes inversiones en otros lugares están poniendo a la industria en una posición cada vez más vulnerable.

No es solo la posición del Reino Unido en semiconductores lo que está bajo amenaza. La falta de capacidad crea riesgos para toda la cadena de suministro de productos electrónicos, lo que podría debilitar la economía en general. Por ejemplo , la producción de automóviles en el Reino Unido se ha visto severamente restringida por la reciente escasez de chips.

Un trabajador inspecciona un grupo de chips en una empresa en Malasia. Foto: Reuters

Para evitar tales problemas, el Reino Unido necesita aprobar una Ley de chips propia. Esto tendría como objetivo impulsar la industria incentivando la inversión en instalaciones de fabricación, llamadas “fabs”. Algunos comentaristas han argumentado en contra de este movimiento, principalmente debido a los enormes costos involucrados. Pero sería dinero bien gastado para lograr la soberanía digital.

Una ley del Reino Unido debería incentivar la inversión tanto directa como indirectamente. La financiación directa garantizaría una mayor capacidad de fabricación mediante la construcción de nuevas fábricas o la ampliación y mejora de las instalaciones existentes, especialmente para chips relacionados con sensores, energía, electrónica de consumo y dispositivos de comunicación. El gobierno también podría entonces apoyar indirectamente a la industria a través de políticas tales como créditos fiscales para empresas inversoras, provisión de tierras e infraestructura de apoyo.

Otra prioridad debería ser fortalecer las ventajas competitivas nacionales existentes en torno al diseño de chips más pequeños con circuitos más eficientes y mayor poder de cómputo. Esto implicaría tanto mejorar la generación actual de chips como desarrollar nuevos enfoques, como tecnologías “más allá de CMOS“, que prometen chips más rápidos y densos pero, sobre todo, con un menor requerimiento de energía. Proporcionar subvenciones de I+D o garantizar préstamos para explorar, probar y consolidar nuevos diseños ayudaría a que el Reino Unido vuelva a estar a la vanguardia de los desarrollos en el sector.

*Andrew Johnston, profesoros de Innovación y Emprendimiento, U. de Coventry University

**Robert Huggins, profesor de Geografía Económica, U. de Cardiff

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El análisis se basa en 489 estudios de poblaciones de hormigas que abarcan todos los continentes donde habitan estos insectos.