Tras exitoso regreso de Crew Dragon y después de casi una década, EE.UU. volverá a enviar astronautas en sus propias naves

In this image taken from NASA Television

La nave regresó esta mañana a la Tierra. La Nasa prepara la primera prueba tripulada para julio, ocho años después del lanzamiento del transbordador Atlantis, la última vez que la agencia envió astronautas en una nave propia.


En la sala de monitoreo de la Nasa se escucharon tímidamente los primeros gritos de celebración que progresivamente se transformaron en vítores. Mientras tanto, el módulo de la nave de SpaceX extendía sus cuatro paracaídas principales para desacelerar y caer finalmente sobre el mar.

La nave espacial SpaceX Crew Dragon se posó sobre el océano Atlántico a las 8.45 a.m. (10.45 en Chile continental) a 320 kilómetros de la costa este de Florida. El módulo regresó del viaje de prueba Demo-1 sin tripulación, desde la Estación Espacial Internacional. La prueba inaugural del programa de tripulación comercial de la Nasa.

La misión es un paso crucial para que la Nasa y SpaceX, compañía de Elon Musk, demuestren la capacidad de volar de forma segura en misiones tripuladas. Además, esto volvería a posicionar a Estados Unidos como lugar de despegue de naves tripuladas, que se dejó de hacer en 2011. Actualmente,los astronautas norteamericanos son enviados en naves rusas Soyuz, desde el Cosmódromo de Baikonur.

Crew Dragon fue lanzado el 2 de marzo desde el Centro Espacial Kennedy de la Nasa, en Florida. Fue la primera nave espacial y cohete de tripulación estadounidense fabricada y operada comercialmente para despegar desde suelo estadounidense. La travesía consistía en ir hacia la Estación Espacial Internacional (EEI) y atracar de forma autónoma en la estación. Para completar el acoplamiento, tanto la estación como los adaptadores de Crew Dragon utilizaron el nuevo estándar internacional de acoplamiento.

La nave regresó a la Tierra con algunas muestras de investigaciones científicas realizadas en la EEI.  En el módulo, viajaba también un dispositivo de prueba antropomórfico llamado Ripley, equipado con sensores para proporcionar datos sobre los posibles efectos en humanos que viajan en en el módulo desarrollado por SpaceX.

[caption id="attachment_561745" align="alignnone" width="900"]

Imagen de video del regreso de Crew Dragon. FOTO: Nasa[/caption]

Exitoso regreso

Apenas la nave tocó el Atlántico, el barco de recuperación, Go Searcher, se aproximó para recuperarla. No tenía mayores daños, a excepción de algunas quemaduras en su fuselaje, producto de la entrada a la atmósfera. El barco, equipado con una grúa, sacó a Crew Dragon del agua y lo llevó a la cubierta principal una hora después de la caída.

[caption id="attachment_561737" align="alignnone" width="900"]

La cápsula, después de ser recuperada. FOTO: Nasa[/caption]

La Nasa y SpaceX todavía tienen trabajo que hacer para revisar los sistemas y datos de vuelo para validar el rendimiento de la nave y prepararlo para enviar astronautas. Se realizarán actualizaciones planificadas, pruebas de calificación adicionales y una prueba de cancelación en vuelo. En esta prueba, llamada Demo-2, se enviará una nave con las mismas características, pero esta vez tripulada por los astronautas de la Nasa Bob Behnken y Doug Hurley.

Si todo sale como lo esperado, en julio de este año se enviará la nave tripulada a la Estación Espacial Internacional. Desde julio de 2011, cuando fue lanzado el último transbordador espacial Atlantis, que Estados Unidos no envía naves tripuladas al espacio.

Comenta