Erika Muñoz (UDI): “El derecho preferente de los padres en la educación se debe respetar por sobre las iniciativas del Ejecutivo y el Parlamento”

Erika Muñoz, co-fundadora de la Confederación Nacional de Padres y Apoderados, candidata constituyente por el distrito 6.

"Así todo lo que puedan presentar en proyectos de ley será bajo el respeto irrestricto al derecho preferente de los padres con respecto a la educación que quieren para sus hijos. Esa bajada no la tiene la Constitución actual", agrega la cofundadora de CONFEPA y candidata constituyente de la lista Vamos por Chile.




Se detalla a si misma como “dirigente social, madre, jefa de hogar y cristiana”. Su nombre es Erika Muñoz y fue cofundadora de la Confederación de Padres y Apoderados, organización que se manifestó en contra de la Ley de Inclusión Escolar que se aprobó en 2015.

Sin embargo, por estos días busca ser electa constituyente para representar al distrito 6 (Los Andes-Petorca), como militante UDI en la Lista Vamos por Chile. Algunos de los lineamientos que Muñoz desea defender son “el derecho a la vida, la defensa de la familia como núcleo fundamental y el derecho preferente de los padres para elegir la educación de sus hijos”.

¿Qué razones la motivaron a intentar ser parte de quienes escribirán la nueva Constitución?

Durante muchos años en nuestro país, los ciudadanos le hemos dado la oportunidad a que los mismos de siempre tomen decisiones por nosotros. Como dirigente social, me di cuenta que nunca hemos sido realmente escuchados por los políticos de siempre. Eso me motivó a decir “no, esto debe cambiar”. Hoy debemos tomar nosotros el desafío de representar a nuestra gente en esta nueva Constitución.

Uno de los puntos de su propuesta hace referencia a “la defensa del derecho preferente de los padres a educar a sus hijos”. ¿En qué se podría distinguir esto de lo que ya establece la actual Constitución?

La actual Constitución lo establece. Sin embargo, por la Ley de Inclusión en educación que presentó el Ejecutivo y los parlamentarios que la votaron a favor, hoy día los padres no eligen la educación que quieren para sus hijos, sino que a través de una tómbola el Estado asigna los colegios a los niños. Entonces ahí está la diferencia, en que el derecho preferente de los padres en la educación se debe respetar por sobre las iniciativas que pueda tener el Ejecutivo y el Parlamento, así todo lo que puedan presentar en proyectos de ley será bajo el respeto irrestricto al derecho preferente de los padres con respecto a la educación que quieren para sus hijos. Esa bajada no la tiene la Constitución actual, por eso dejó estos vacíos que permitieron que se nos arrebatara este derecho.

¿Cree que se debería establecer una mayor igualdad de condiciones entre la educación pública y la privada en la próxima Carta Fundamental?

Es indudable que nosotros queremos que la educación sea en una misma línea, independientemente de quienes tengan recursos para una educación privada o quienes quieren que sus hijos se eduquen en el sector público o particular subvencionado. Creo que ahí la calidad de la educación que es fundamental, es lo que debe mejorar. Pero eso es muy difícil de resguardar la Constitución, la calidad no es algo que nosotros podamos medir de manera constitucional porque es un concepto. Sí creo que debemos generar este derecho a la libertad de enseñanza y que así debe quedar resguardado.

Usted también dice que hay que consagrar a Bomberos con rango constitucional. ¿Bajo qué motivos esta institución debería estar reconocida en el plano constitucional?

En Chile tenemos a los bomberos reconocidos, en el sentido que les aplaudimos cada vez que ayudan en los incendios y en los desastres naturales. Vemos a las autoridades de gobierno y a los ciudadanos darle las gracias cada vez que ellos nos prestan su tremendo servicio, pero también los vemos en la plaza de la ciudad haciendo rifas para poder sostener su compañía. Eso no puede seguir pasando. Ellos son una institución, un cuerpo intermedio que deben ser no sólo reconocidos y aplaudidos sino también sus derechos deben quedar resguardados en esta Constitución.

Con respecto al principio de subsidiariedad, ¿qué haría con él?

Nosotros podemos inferir el principio de subsidiariedad que va de la mano de la solidaridad porque está planteado desde ese punto. Y yo creo en un Estado subsidiario, un Estado que debe apoyar y estar en todos los lugares donde el particular no puede estar, así lo vemos a cierto nivel y creo que lo ha hecho muy bien.

¿Cambiaría alguna atribución, función o rol de órganos autónomos como el Banco Central y el Tribunal Constitucional?

En el caso del Banco Central lo mantendría pero le sumaría algo. Yo propondría un banco de desarrollo autónomo que trabaje directamente con los emprendedores de nuestro país, enfocado en el desarrollo productivo y que le dé mayores oportunidades a los emprendedores, a las pymes, que son en realidad un motor de empleo bastante importante. En cuanto al Tribunal Constitucional también lo mantendría pero ampliaría la elección de los diez jueces. En esa elección le daría atribución al Congreso, al Presidente y también al mismo Poder Judicial para elegir esos representantes. Deberíamos dividir la elección de este tribunal ya que lo haría un poco más democrático.

Otra propuesta de ud. es que se fomente “la responsabilidad en términos de derechos sociales y libertades”. ¿Qué implican esas responsabilidades en la práctica?

Es la responsabilidad que tiene el Estado de velar por el derecho a la vivienda, educación y salud, esto último sobretodo para nuestros adultos mayores. Cuando el Estado con su sistema de salud pública no puede atender para darle una salud digna a nuestros adultos mayores, debe tener la responsabilidad de hacer alianza para que en el sistema privado se puedan entregar las prestaciones, con cargo al Estado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.