Mauricio Pesutic (Ind): “Los recursos nacionales estratégicos deben ser de Chile”

El ser humano como aspecto central, que los recursos naturales pertenezcan a los chilenos y garantizar que la soberanía de la Constitución se aloje en la ciudadanía son algunos de los ejes esenciales que busca impulsar el actor.




“Antes que actor, dramaturgo o director, soy un ciudadano”. Así explica Mauricio Pesutic las motivaciones de su candidatura a constituyente. Se define como un “vehículo” que recogerá las demandas de la ciudadanía tras el 18-O, para llevarlas hasta la convención.

Pesutic es una de las opciones convencionales que presentó el movimiento “Acción Humanista”, liderado por Tomás Hirsch. Como independiente por el distrito 11 a través de la lista “Apruebo Dignidad”, el actor estará presente en la papeleta constituyente de las elecciones del 11 de abril.

¿A qué se debe su decisión de ser candidato por el distrito 11, uno donde la derecha es tan fuerte?

Primero, es que conozco el distrito: viví más de 20 años en La Reina. Lo fundamental acá es que el distrito 11, es decir, Vitacura, Las Condes, Peñalolén y La Reina, es un distrito que es el reflejo de Chile. Están representadas las clases más acomodadas y las clases más populares del país, es un reflejo perfecto.

¿Qué atributo suyo cree que lo llevará a ganar en este escenario?

Si alguien vota por nuestra candidatura, no está votando por nosotros: está votando por él mismo. Los constituyentes no somos nosotros, sólo somos un vehículo que recogerá en su debido momento, a través de asambleas locales y regionales, las demandas que se vienen planteando desde octubre de 2019. Es lo que buscamos nosotros: que la soberanía de la Constitución radique en el pueblo y que en el reglamento se cumpla esto. Que se recojan todas las necesidades y demandas planteadas de 2019, que no nacen ahí, desde luego. Son carencias que vienen desde hace 30 años de instalación de un modelo neoliberal, consagrado en la Constitución de 1980.

Uno de los pilares de su campaña es el ser humano como valor central en la Constitución. ¿En qué consiste esto y cómo piensa abordarlo?

El ser humano es el núcleo esencial de la sociedad. A partir de esa base es que todos los derechos, sean sociales, políticos, económicos, de vivienda y de salud, deben ser constituidos y garantizados de acuerdo a ese núcleo esencial que es el ser humano.

Usted es un reconocido actor. ¿Qué mirada pueden aportar los constituyentes que provienen del mundo de la cultura y las artes en la convención?

Antes de ser actor, dramaturgo o director, soy un ciudadano. Soy de este país y desde ahí es donde yo quiero aportar, con la intención de llevar estos problemas que mencioné anteriormente y recoger las demandas sociales, a través de asambleas, uniones locales, regionales o nacionales, para llevarlas a la Constitución.

Algunas encuestas han planteado que los electores prefieren candidatos independientes. ¿En qué le puede influir o afectar esto a usted?

Una cosa es ser independiente y otra cosa es ser ajeno a las demandas sociales del país. La independencia no tiene que ver con la desafección. Al contrario, tenemos la libertad de ser independientes, de no depender de ciertos partidos políticos que hoy por hoy lo que hacen es funcionar de otra manera y no recogen lo que pide el pueblo.

En una ocasión usted advirtió que tenía “un as bajo la manga” en la candidatura y que podría eventualmente usar los personajes populares de teleseries para representarlos en su campaña. ¿Esto lo va a seguir haciendo constantemente de aquí a la elección?

Lo que está bajo la manga va a permanecer bajo la manga. Luego, lo de los personajes... Si la gente a uno lo ubica con un personaje determinado, en este caso después de 20 años la gente en la calle me dice “Chingao”, yo no tengo por qué olvidarme de eso. El “Chingao” representa a una realidad, es un personaje que tiene vida y que es chileno, que vive y es numeroso. Es un personaje marginal que ha sido vilipendiado, vapuleado, que tiene carencias. No veo por qué no podría tomar cosas de él y llevarlo a nuestra campaña.

¿Cuáles son los cambios más relevantes que haría en la Constitución y qué mantendría de la actual?

La Constitución de 1980 lo que hace en la práctica es que consagra un modelo económico neoliberal, un modelo donde el Estado es subsidiario y no puede tener iniciativa propia para invertir en industrias, tecnología, cultura. Como no lo consagra, eso está en manos de los privados. Lo que hay aquí es la ausencia del Estado en la regulación de las relaciones económicas, sociales y políticas del país. Un Estado, además, que está construido sobre la base de un presidencialismo con excesivas atribuciones, y que deja muy poco margen para disentir.

Usted dijo que le interesaba “aportar en ciertas cosas básicas, que los recursos naturales sean de Chile”. ¿A qué recursos naturales se refiere y cómo plantea transformarlos en la Constitución?

Para empezar, la Constitución debería garantizar el acceso al agua. Creo que, constitucionalmente, los recursos nacionales estratégicos deben ser de Chile. El agua está en manos de privados y en el único país del mundo, por lo demás. El cobre debería nacionalizarse. Los 2/3 de los minerales del cobre están en manos extranjeras. Es un desangramiento brutal para el país. El litio, aunque es del Estado, está concesionado. El cobre, el agua y el litio deben ser de todos los chilenos. El cobre ya lo fue una vez y funcionó muy bien, no veo por qué no podría funcionar ahora. El país es de todos nosotros, no es de unos pocos empresarios.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.