¿Qué mantener y qué cambiar de la Constitución? Las visiones de cinco centros de pensamiento

Son los bastiones de las ideas de muchos partidos y la gran mayoría ha trabajado los temas constitucionales desde hace bastante tiempo, mucho antes del 18 de octubre del año pasado. Aquí, la visión de cinco centros de estudio sobre lo que se debería conservar y modificar de la actual Carta Magna.




El principio de subsidiariedad, la propiedad privada y el presidencialismo. Esos son algunos de los puntos que las cinco organizaciones consultadas más repitieron frente a la pregunta de qué mantener y qué cambiar de la actual Constitución. De forma escrita, Chile 21, Idea País, Centro Democracia y Comunidad, Fundación Nodo XXI y Horizontal enviaron sus respuestas sobre temas que, internamente, han trabajado desde hace varios meses y que serán clave en la discusión pública, pase lo que pase en el plebiscito del 25 de octubre.Estos cinco centros de pensamiento reflejan a gran parte del espectro político del país e indudablemente serán parte importante del apoyo técnico e intelectual de los sectores asociados al Apruebo y al Rechazo, y en caso de que se imponga la primera opción, indudablemente serán actores esenciales del órgano que redacte una nueva Carta.Algunas organizaciones como Libertad y Desarrollo decidieron no contestar, argumentando que el debate sobre los contenidos de una posible nueva Constitución se debe dar después del referéndum. Lo cierto es que el plebiscito se acerca y el debate público se está constitucionalizando cada vez más. Aquí reproducimos de forma íntegra lo enviado por cada uno de los cinco centros.

Idea país

Iniciativa formada en 2010 por un grupo de universitarios, con el objetivo de constituir un espacio dedicado a formar jóvenes y a la reflexión de ideas desde los principios de la doctrina social de la Iglesia. Uno de sus directores ejecutivos fue el actual diputado de RN, Diego Schalper.

¿Qué mantener?* Las bases de la institucionalidad y el principio de servicialidad del Estado. Esto es fundamental, pues comprende la noción de que las personas son anteriores al Estado. Transmitirlo en las bases de la institucionalidad le entrega el valor e importancia que esto requiere y obliga a que el resto de la institucionalidad y toda ley que se diseñe deba ordenarse en este sentido.* Presidencialismo. Este régimen de gobierno se encuentra inserto en la cultura política de nuestro país, por lo que cualquier cambio que se quiera hacer en esta materia debe tomar en cuenta esta herencia histórica. Esto no implica dejar de modificar atribuciones o establecer nuevos límites, pero sí obliga a considerar que la figura presidencial, es decir la figura de una autoridad con fuerza, cumple un papel importante en nuestro ordenamiento político y que un cambio -ya sea hacia un semipresidencialismo o parlamentarismo- pueden provocar nuevos o mayores problemas en nuestro ordenamiento.* Iniciativa exclusiva del Ejecutivo en materia de gasto. Es de toda lógica que quien sea responsable de las arcas fiscales sea también quien tenga la atribución para decidir el uso de ese dinero, en determinadas materias. Además, cuando la responsabilidad está diluida, al final no hay incentivos para cuidarla. Creemos que esto es un bloqueo a impulsos populistas que pueden provenir desde el Congreso en razón de lógicas clientelares, que tanto se han evidenciado.

¿Qué cambiar?* Incorporar la solidaridad como principio en el rol del Estado, para así pasar a entender al Estado como un Estado solidario, cuya tarea principal sea el fortalecimiento del tejido social, la propensión a cumplir deberes públicos tanto entes privados como el Estado, y una opción preferencial por el más vulnerable.* Contemplar la noción de metas solidarias respecto de los derechos sociales, económicos y culturales, de modo que la Constitución contemple mandatos vinculantes al poder Ejecutivo y Legislativo de legislar en determinadas materias sociales.* Agregar mecanismos que permitan mayor cooperación, en vez de contrapeso, entre el Ejecutivo y el Legislativo.

Centro Democracia y Comunidad

“Forjando el humanismo cristiano” es el lema del centro de pensamiento vinculado a la DC. Parte de su directorio está compuesto por los exministros Marigen Hornkohl y Alejandro Ferreiro y por el abogado constitucionalista Patricio Zapata

¿Qué mantener?* Derechos civiles y políticos* Recurso de protección* Régimen de probidad y transparencia* Autonomía del Banco Central* El deber de los órganos del Estado de respetar y promover los derechos humanos garantizados no solo por la Constitución, sino también por los tratados internacionales ratificados por Chile y que se encuentren vigentes.

¿Qué cambiar?* Poner fin a la constitucionalización de aspectos neoliberales del orden público económico. Deben fortalecerse los derechos económicos, sociales y culturales y declarar que Chile es un Estado social y democrático de derecho con plena vigencia del principio de solidaridad.* Régimen político. Terminar con el hiperpresidencialismo y equilibrar atribuciones entre Presidente y Congreso.* Eliminación de quórums supramayoritarios para la creación de leyes y del control constitucional preventivo del Tribunal Constitucional.* Efectiva regionalización y descentralización* Reconocimiento de pueblos originarios y establecimiento de una igualdad de derechos sustantiva entre hombres y mujeres.* Promover la más amplia participación ciudadana.

Chile 21

Creado en 1992, este centro de pensamiento -ligado al progresismo y a partidos como el PPD- estuvo presidido hasta el 2000 por el expresidente Ricardo Lagos. Hoy lo dirige la politóloga Gloria de la Fuente.

¿Qué mantener?* La consagración de todos los derechos fundamentales ligados a la protección de la vida privada y la libertad de expresión, expresados en el catálogo del artículo 19, números 4 y 12, respectivamente. * Consolidar el derecho a la información pública expresado en el artículo 8.* Solución pacífica de las controversias en temas internacionales* Mantener autonomías constitucionales tales como la Contraloría General de la República.

¿Qué cambiar?* Incorporación del agua como bien nacional de uso público, prioridad del consumo humano y de su rol como soporte de los ecosistemas. * Revisar el rango de Ley Orgánica Constitucional que rige a Carabineros, al ser un obstáculo para el control civil necesario. * Reconocimiento del Estado Plurinacional y de la Iniciativa popular de ley.* Establecer la categoría de neuroderechos para ordenar y regular los avances de la inteligencia artificial. * Término del principio de subsidiariedad, expresado en el artículo 19, número 21 de la Constitución, que exige ley de quórum calificado para la participación del Estado en actividades económicas.

Nodo XXI

La Fundación Nodo XXI es una organización vinculada al Frente Amplio, aunque se define como “independiente del sistema de partidos políticos actuales”. Su trabajo se basa en promoción de diálogos, formación de dirigentes y elaboración de estudios, propuestas y opinión. Su actual presidente es el sociólogo Carlos Ruiz.

¿Qué mantener?* Desde este centro de pensamiento decidieron no enviar una respuesta para este apartado.¿Qué cambiar?* Principio de subsidiariedad. Postulado como centralidad de la familia y grupos intermedios frente al Estado; en la práctica ha favorecido la determinación de grandes y concentrados grupos económicos por sobre la sociedad. Así hemos terminado con menos espacio para las personas, para el tiempo de familia y la diversidad no reconocida de sus formas; pero con cada vez más poder para la gran empresa. Superar la subsidiariedad no será para erigir, en su lugar, un Estado todopoderoso, sino para realizar y ampliar la libertad de las personas: expandir libertades ya reconocidas, o formular otras nuevas; pues hoy libertad individual también incluye -por ejemplo- el derecho a contraer matrimonio con alguien del mismo sexo.* Derechos sociales. Hay que dejar de reducirlos al acceso a prestaciones básicas para subsistir: deben garantizar espacios para el desarrollo libre e igualitario de las personas. Los derechos sociales se vinculan más con los derechos humanos que con prestaciones puntuales, por lo que su garantía corresponde a la esfera política antes que a servicios específicos luego concebidos como mercados. Una nueva institucionalidad pública deberá refundar y coordinar estos aspectos parciales -la educación, la salud, las pensiones, los cuidados- para ampliar en los hechos los espacios de libertad e igualdad para las personas. * Derecho de propiedad. Por su interpretación dominante, se ha favorecido y naturalizado tal concentración económica, que se nos impide discutir el modelo de desarrollo. Su agotamiento exige revisarlo: un nuevo pacto social sólo será posible bajo un nuevo modelo de desarrollo. Es que Chile demanda más, las personas buscan no sólo consumir ni recibir prestaciones, quieren participar de la vida activa y económica del país. Rediscutir el derecho de propiedad supone no sólo mayor participación del Estado en políticas de fomento productivo e innovación, sino también formas de propiedad cooperativa y control comunitario que den a la sociedad su prometido protagonismo.

Horizontal

Centro de estudios sin fines de lucro de pensamiento liberal vinculado a Evópoli. Publica estudios generales de diversos temas sociales y artículos de análisis de problemáticas específicas. Dirigido actualmente por Sebastián Izquierdo, este think tank tuvo como director al ministro de Hacienda, Ignacio Briones.

¿Qué mantener?* Inviolabilidad de la dignidad humana. Se debe mantener y enriquecer la concepción de la dignidad humana como valor inviolable. Debemos proscribir cualquier forma de relación opresiva y de dominación entre personas o grupos, y asegurar una consideración de igual ciudadanía y respeto por todos los miembros de la sociedad, constituyendo la base desde la cual se erijan los derechos y libertades fundamentales vinculados al desarrollo de una sociedad plural.* Estado de Derecho y autonomías constitucionales. Los poderes públicos y las personas deben someterse a la Constitución y a las normas dictadas conforme a ella. Nadie, en ninguna circunstancia, debe estar por sobre el Estado de Derecho. A su vez, consideramos imprescindible perfeccionar las reglas que aseguran la autonomía de instituciones relevantes para mantener la democracia constitucional en el futuro, tales como el Tribunal Constitucional, el Banco Central y los tribunales y órganos electorales.* República democrática y representativa. Parte esencial de nuestra tradición y práctica constitucional es el cuidado de un régimen político republicano, que incluye elecciones periódicas, una participación amplia y activa de la ciudadanía, y un gobierno de las mayorías que respete los derechos de las minorías, asegurando así la competitividad del sistema político y la alternancia pacífica en el poder.

¿Qué cambiar?* Una Constitución mínima para una mejor democracia. Proponemos una Constitución basada en reglas que habiliten la política democrática, y en derechos y libertades que permitan desarrollar los diversos proyectos de vida en igual consideración y respeto. Esta no debe definir nuestras diferencias en materias sociales, morales y económicas, pues debemos evitar petrificar un programa de gobierno.* Modernización del Estado. La Constitución debe estar acompañada de un Estado para el siglo XXI. De lo contrario, la promesa de los derechos sociales será solo una ilusión. Necesitamos un aparato público profesional, meritocrático, que esté cotidianamente al servicio de las personas. Es fundamental distinguir mejor entre el gobierno de turno y el aparato profesional de la administración del Estado, generando una verdadera carrera funcionaria, que entregue estabilidad y eficiencia en la función pública.* Constitución sustentable. Nos parece fundamental, como parte de nuestro deber con las generaciones presentes y futuras, redefinir el rol que tienen el medioambiente y la naturaleza en la vida social. Es clave establecer para los órganos del Estado y de la sociedad civil el deber de promover un desarrollo responsable de todo el territorio, a través de políticas públicas sustentables que concilien la protección del medio ambiente y la biodiversidad, con el desarrollo económico y el progreso social.

Comenta