Sylvia Eyzaguirre (Ind-RN): “En la Constitución debieran estar derechos y principios, pero no cómo estos van a ser provistos”

FOTO: Richard Ulloa / La Tercera.

Con un paso de hace más de 10 años en el Centro de Estudios Públicos (CEP), la doctora en filosofía y candidata a constituyente por el distrito 10 afirma que el debate actual se ha centrado en la entrega de derechos sin considerar la factibilidad de este tipo de propuestas. “La Constitución tiene que ser amplia para que nuestras diferencias las zanjemos democráticamente”, dice la candidata.




Con experiencia en instituciones de carácter público, Sylvia Eyzaguirre ha trabajado durante años en el CEP y ejerció como asesora del ministerio de Educación desde 2011 hasta 2014. Actualmente es miembro del consejo asesor social de COES y la Fundación Súmate del Hogar de Cristo.

Doctora en filosofía con Magna Cum Laude en la Universidad Albert-Ludwig de Freiburg en Alemania, la candidata independiente por la lista de Vamos por Chile pone énfasis en la defensa de valores liberales dentro de la constitución.

En su campaña hace hincapié en la defensa de la igualdad de los seres humanos enfatizando en que no debieran existir diferenciaciones en base al género o la proveniencia cultural, ¿cómo debiera incorporarse esta materia en la constitución?

Hay muchos grupos que tienen una interpretación que creen exclusiva, y son definiciones que excluyen a los otros. Esta constitución debe basarse en el respeto y consideración por todos los ciudadanos que, por diferente que sean, puedan desarrollar su proyecto de vida como quieran, y que no estén constreñidos por una constitución que los predetermine.

En ese sentido, ¿qué prestaciones de la constitución debieran ser materia de ley y no parte de la constitución?

Creo que los principios y orientaciones más macro, de cómo tenemos que vivir en comunidad, debieran estar en la constitución, pero su materialización debiera ser materia de ley. ¿Por qué nos vamos a amarrar con un instrumento? Tiene que regirse por ciertos principios de manera que lo que estemos entregando sea efectivamente un derecho social. En la constitución debieran estar los derechos y principios que van a regir el sistema, pero cómo estos van a ser provistos no debieran quedar en ella.

¿Qué régimen político prefiere usted?

Como ejercicio intelectual me gusta más el sistema parlamentario porque da una representación proporcional y gobernabilidad. Pero la política no es un ejercicio intelectual. Los regímenes políticos responden a historias, tradiciones e idiosincrasia. No sé si en Chile, con nuestra tradición presidencialista, la gente estaría de acuerdo con entregarle esa atribución a los parlamentarios. Pienso que un sistema semipresidencial podría adaptarse mejor a nuestras necesidades.

En su programa establece que los derechos en Chile debieran ser justiciables, ¿a qué lógica responde esta propuesta?

Un derecho en términos jurídicos es cuando tienes tutela sobre algo, es decir que puedes ir donde un juez y reclamarlo. De lo contrario, no es un derecho. Por ejemplo, con los derechos sociales debieran entregarse garantías, que las personas puedan reclamarlo, pero que lo hagan según lo que está establecido en la ley. Con ello restrinjo la interpretación de los jueces. Tenemos recursos limitados y cuando administras recursos debes tomar decisiones de priorización. Es importante que esto lo hagan los poderes electos democráticamente.

¿Cómo influirá su experiencia previa en instituciones públicas y como asesora de diversos ministerios dentro de la convención si llega a ser electa?

Cuando fui asesora del Ministerio de Educación me tocó sentarme con personas de todos los sectores políticos para escribir proyectos de ley. También he tenido la experiencia en el CEP donde nosotros creamos mesas de trabajo invitando a personas de muy distintas ideologías para poder llegar a acuerdos.

¿A través de qué mecanismos debiera profundizarse la democracia y el fortalecimiento de las instituciones del Estado que propone en su campaña?

Creo fundamental fortalecer las instituciones de la democracia profundizando la participación de las personas en la toma de decisiones. Se hace con voto obligatorio, descentralizando el poder, entregando más autonomía a los poderes locales, es decir, a los municipios, a las regiones. Hay temas técnicos que no crea sea conveniente consultarle a la ciudadanía, pero, por ejemplo, en temas valóricos, donde no hay que ser experto, yo le preguntaría a las personas. Cuando descentralizas el poder también estás dando mayor participación a los ciudadanos.

Su candidatura vivió un inicio difuso ya que usted señaló que las condiciones que tenía pactadas con RN no se cumplieron, ¿cómo superó ese primer traspié para comenzar su campaña de forma oficial?

La decisión que tomé en un minuto fue debido a que las condiciones que a mí me ofreció Renovación Nacional no se cumplieron. Pero una vez que decidí ser candidata no miro para atrás y me lanzo con todo, y eso es lo que he hecho en mi campaña. He estado recorriendo todos los días, desde las 7:00 hasta las 22:00 en terreno haciendo semáforo, puerta a puerta, visitando las ferias y a vecinos. Mi campaña, de todas formas, es 100% independiente y las personas que quieran saber lo que pienso pueden leerlo en mi sitio web o en las columnas que he escrito en La Tercera. Nadie puede decir que yo voy a cambiar lo que pienso, porque eso es público y lo pueden revisar todos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.