Jorge Sharp: "El Frente Amplio no se sostiene en Gabriel y en Giorgio"

Por estos días, el Frente Amplio vive una nueva disyuntiva: Jackson se declaró en receso de la primera línea y Boric recién regresa tras una larga licencia médica. "Tenemos liderazgos suficientes", asegura el edil al enfrentar la inquietud por la amenaza de un vacío de poder en el conglomerado.


El jueves 25, justo cuando se cumplía un mes de su licencia médica -debido a un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)-, el diputado Gabriel Boric regresó a sus labores parlamentarias. Lo hizo la misma semana en que su par de Revolución Democrática, Giorgio Jackson, reafirmó que no iría a la reelección, una decisión que Boric también ya había anunciado y que abre una incertidumbre sobre el futuro político de dos de los fundadores del Frente Amplio y los rostros más influyentes del bloque.

Una apuesta distinta tiene el abogado de 33 años y alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp. El militante del Movimiento Autonomista espera mantenerse hasta el 2025 en el municipio.

En las encuestas a nivel nacional, las figuras mejor evaluadas del Frente Amplio -antes que usted- son los diputados Gabriel Boric y Giorgio Jackson. El primero se ha concentrado en sus problemas médicos y el segundo está en un aparente receso, ¿hay un vacío de poder en el Frente Amplio?

La fuerza del Frente Amplio no está en los salones del Congreso o en los consejos municipales, está en la base de la sociedad chilena.

Sin embargo, dos de las figuras más importantes del bloque han anunciado que no van a ir a la reelección, precisamente cuando el Frente Amplio está recién iniciando su participación en el Parlamento, ¿cómo se explica eso?

Pienso que se explica señalando que el Frente Amplio no se sostiene en Gabriel y en Giorgio. Ellos mismos lo han dicho, y cuando lo dicen creo que les asiste una convicción. El Frente Amplio tiene liderazgos suficientes tanto en el ámbito institucional como también en el ámbito social para seguir siendo una fuerza política incidente.

¿No le parece que es un error que ellos decidan tomar una pausa?

No creo que con su decisión de no repostular Giorgio y Gabriel se vayan para la casa, de hecho, les pediría que no se vayan para la casa, que sigan jugando donde mejor estimen un rol. Ellos son un aporte fundamental para lo que estamos haciendo.

¿Cuáles cree que son las razones que los han llevado a tomar esta decisión?

Me es difícil hablar a nombre de ellos, pero si me apura, creo que es la convicción que a ambos les asiste de que el Frente Amplio está llamado a construir una política nueva y eso supone, por ejemplo, tener límites a la reelección parlamentaria. Es un gesto de desprendimiento de poder bastante claro. Más todavía considerando los grados de apoyos que tienen.

¿Cómo afecta al conglomerado que ellos hayan anunciado esto?

Lo fortalece. Da una señal inequívoca de que nosotros no queremos apernarnos en el poder. Da una señal clarísima de que el Frente Amplio no se sostiene en ellos, sino que en miles de rostros a lo largo de todo Chile que está queriendo que este país sea distinto.

¿No cree que son señales que pueden dar a entender que hay un vacío de liderazgos?

No centremos todo en Gabriel y en Giorgio, pensemos en lo que hacen Beatriz Sánchez, los demás parlamentarios, lo que estamos haciendo en la misma alcaldía. Lo que hay es que algunos liderazgos muy importantes, por distintas razones han dicho que están por jugar otro rol, en otro lugar.

No pocos consideran un error que Boric haya transparentado su estado de salud. En política se suelen esconder las enfermedades. ¿Qué cree usted?

Gabriel fue valiente. Gabriel es un hombre de convicciones fuertes y, sin duda, creyó, al momento de comunicar la situación por la que estaba pasando, que era lo mejor para él y lo respaldo.

¿Sabía que padecía de TOC?

Lo conozco desde hace años y sabía que efectivamente convivía con situaciones como esta.

¿Lo habló antes con él?

No.

Muchos han señalado que usted podría jugar un rol de liderazgo en el Frente Amplio.

Nuestra primera preocupación está en Valparaíso. Y, en segundo lugar, naturalmente tenemos un rol en el actual contexto político. A mí me interesa que la experiencia de Valparaíso sirva como catalizador para que en la próxima elección municipal tengamos otras alcaldías. Y creo que en los hechos estamos contribuyendo a lo que usted me señala.

Usted entregó hace pocos días un documento para la elección municipal. Algunos entendieron que su propuesta era un intento de liderar el proceso, ¿qué le parecen esos comentarios?

Es un intento que tiene como objetivo convertir la elección municipal y de gobiernos regionales en una oportunidad para que el Frente Amplio se constituya en la primera fuerza política del país.

Alberto Mayol dijo que usted estaba aprovechando un escenario en que Boric, que está fuera del juego político; Jackson, que está pasivo, y Sánchez, con una visibilidad relativa y sin mucho peso orgánico.

Cada quien puede leer lo que hicimos como mejor les parezca. Lo que hicimos tiene la intención que yo le menciono.

Usted ha señalado que uno de los problemas del Frente Amplio es no tener una agenda legislativa en común, ¿lo sigue pensando?

El proceso de instalación en el Congreso ha llegado a su fin y se han ido articulando mejor en el Parlamento.

Sin embargo, hace poco se han protagonizado conflictos como la renuncia del diputado Vlado Mirosevic a la presidencia de la Comisión de RR.EE. o los desencuentros con la diputada Pamela Jiles.

Sin duda, son episodios que deberían haberse manejado de mejor forma, pero le pusieron fin al proceso de instalación. Les otorgaron a los parlamentarios un grado de madurez importante. Yo creo que van a seguir habiendo diferencias dentro del Frente Amplio, y son bienvenidas en la medida en que sean bien llevadas.

¿No le parece que hace falta que alguien ordene la casa?

La falta de un espacio institucional robusto ha sido uno de los problemas que hemos tenido en el Frente Amplio, naturalmente. El problema que tenemos es que no hemos sido capaces de debatir abiertamente nuestras diferencias.

Y en ese sentido, ¿qué rol está jugando Beatriz Sánchez?

Beatriz está comprometida en el proceso de construcción y maduración del Frente Amplio. Su despliegue nacional así lo demuestra.

Pero ¿ella juega un papel en las crisis que ha tenido el Frente Amplio?

Cuando interviene, da su opinión. No tiene un rol institucional, pero naturalmente sus intervenciones siempre son un factor que permite ayudar a limpiar y ordenar el debate dentro del Frente Amplio.

¿Ella sigue siendo la candidata presidencial por excelencia del bloque?

Beatriz representa un liderazgo indiscutido dentro del Frente Amplio.

¿Pero ella es la candidata presidencial del Frente Amplio?

Sin duda, es un liderazgo presidencial, pero en este momento hablar de candidaturas presidenciales es pecar de ansiedad y de voluntarismo.

¿A usted le gustaría ser candidato presidencial?

Mi prioridad hoy está en Valparaíso y le vuelvo a comentar, hablar de candidaturas hoy creo que es un despropósito.

La segunda fuerza

El Frente Amplio vive su propio reordenamiento. El Movimiento Autonomista, Izquierda Libertaria, Sol y Nueva Democracia se van a fusionar. ¿Eso puede ser una amenaza para Revolución Democrática?

Es una amenaza para la derecha.

¿Y para Revolución Democrática? Se lo pregunto porque son los que tienen el mayor número de parlamentarios.

El objetivo que nos hemos propuesto es convertirnos, luego del Partido Humanista, en el corto plazo, en el segundo partido nacional del Frente Amplio.

No obstante, ellos son ahora el partido más grande del Frente Amplio en el Congreso y llamaron a dialogar con partidos de la ex Nueva Mayoría, ¿qué le pareció?

Me pareció una señal confusa. El diálogo en estos momentos tiene que darse en la base de los partidos. RD tiene todo el derecho a impulsar la agenda que estime conveniente, en términos de alianzas, en términos de diálogos y conversaciones. Lo importante es que el Frente Amplio en su conjunto es el que va a tomar la decisión respecto a qué tipo de alianzas se generen o no se generen.

¿Usted no cree que se deben empezar a buscar los mínimos comunes en la oposición y hacer un pacto para derrotar a la derecha?

Quedó demostrado en la última elección presidencial, en su segunda vuelta, que el llamado a todos contra la derecha no tuvo efectividad electoral ni política para evitar lo que sucedió, que fue el triunfo del Presidente Piñera.

Entonces, ¿usted cree que se está lejos de llegar a un acuerdo con la ex Nueva Mayoría?

No tengo muy claro cuál es el norte de esto que se llamó "Convergencia Progresista", ¿es una alianza electoral?, ¿es una alianza programática? Es como más de lo mismo. Entonces, las señales de la centroizquierda son bien poco alentadoras para poder pensar en una articulación. De hecho, la base del PS está mucho más cercana a las ideas del Frente Amplio, del MA, que a las de la DC y el PR, y el problema que uno observa es que la conducción del partido no está sintonizada con ellos.

Comenta