Las lecciones de Tea Time

Camilo Castaldi asegura que su relación con Valentina Henríquez -una ex pareja que lo acusó de violencia física- era "muy tóxica". El término del proceso judicial que duró más de un año -y del que salió sin condena- sorprende al músico sin trabajo, hoy barre los pasillos del edificio en el que vive con su madre; en rehabilitación y sin haber vuelto a cruzar palabra con sus antiguos compañeros de "Los Tetas".




Rugen las tormentas , al infierno que descienda / Tengo dead flow, mortífera hacienda /Dentro de ella tengo una imprenta /Matarme estaba dentro en el plan de su agenda /Como la bala destrozó mi ala, caí a la mala/ 30.000 mil deseos que yo me matara, que me metieran kilos en mi sala /que la jalara, ojalá me apurara /caí en el piso con peso de impala/ querían que no corriera que no hiciera nada/ la eterna noche se me presentaba/ mi carrera estaba en el funeral, no habían flores solo horrores por llorar...

Camilo Castaldi (41) decidió enterrar con esta canción a "Tea Time", apodo con el que fue conocido durante 20 años como vocalista de la banda de funk "Los Tetas". Así nació "El Muerto" un nuevo nombre artístico, con el que lo bautizó Leo Rojas de Santiago del Nuevo Extremo, y con el que Castaldi busca dejar atrás la causa judicial por lesiones a una ex pareja que lo mantuvo como imputado durante los últimos trece meses.

El viernes 17 el músico pudo comenzar a cerrar el capítulo. En el 7vo. Juzgado de Garantía se selló la suspensión condicional del proceso a petición de Valentina Henríquez, quien el 1 de julio del año pasado había denunciado a Castaldi como autor de una brutal golpiza en su contra.

La joven de entonces 23 años difundió a través de Facebook una serie de fotos con su rostro moreteado y culpó a su ex pareja de la agresión. La vida de Castaldi, entonces, cambió: críticas públicas y el repudio de sus compañeros musicales y amigos de años fueron los episodios más crudos de ese período.

Y aunque el músico buscaba que se le declarara inocente en un juicio -siempre negó las agresiones-, finalmente se allanó a un acuerdo para resolver cuanto antes su situación. Según su abogado, Marcos Contreras se había llegado a un punto en que existían antecedentes suficientes para desestimar las acusaciones de Henríquez.

El precio no fue bajo. Castaldi no puede acercarse a su ex polola por dos años, debe fijar domicilio y hacer un taller de música a niños de un colegio en riesgo social. Cuando cumpla todas esas exigencias será sobreseído definitivamente y sus antecedentes penales quedarán limpios.

"Lo que más difícil me resultó sobrellevar fue el juicio público", dice el músico sentado en el living del departamento que hoy comparte con su madre, Constanza Lira,una profesora de Literatura, con quien volvió a vivir después de 20 años.

La actividad más constante de Castaldi en los últimos dos meses es la rehabilitación a la que acude todas las mañanas. El músico, en todo caso, se apura en aclarar que "está limpio" desde hace más tiempo cuando dejó la adicción a la cocaína. Despierta entre 6 y 7 de la mañana para avanzar en dos libros que está escribiendo, uno de ficción que empezó hace 5 años y una autobiografía. Luego de eso va al gimnasio y visita a su hijo de seis años. "No puedo sacarlo a lugares con mucha gente porque me da miedo que alguien me reconozca y quiera funarme frente a él. Aunque de a poco he logrado en el último tiempo que podamos estar en plazas cercanas", dice.

Contínuamente repite la frase "ya estoy muerto" al recordar las consecuencias del episodio de violencia que lo llevó a tribunales, lo hizo protagonista de funas feministas y hasta una marcha pública. "He leído harto sobre feminismo y en Argentina han avanzado mucho, una vez escuché que algunas sostienen que están en una etapa donde ya dejaron atrás las funas. Respetan el debido proceso y una vez que la denuncia se confirma, con una sentencia, ellas activan las funas. Yo espero que eso también avance aquí. Respeto mucho las demandas de las mujeres en Chile y en el mundo, eso sin duda, pero hablo desde lo que yo viví", concluye.

***

Era la primera vez que la policía lo detenía, lo esposaban, pasaba la noche en un calabozo y lo formalizaban. Castaldi dice que de joven siempre soñó con ser un rapero como Snoop Dogg o Tupac, "ésos que posaban con pistolas en las carátulas de sus discos, presumiendo sus pasadas por la cárcel". Sin embargo, la realidad se alejó de lo que el músico imaginó.

Terminó formalizado por lesiones en contexto de violencia intrafamiliar, aunque este cargo fue desestimado por la Fiscalía luego de que Castaldi demostrara que no existía convivencia con Valentina Henríquez -con quien pololeó un año y medio hasta el violento final que concluyó en una denuncia. Finalmente el caso quedó en lesiones.

Dos días después de su paso por el Centro de Justicia, el 3 de julio del año pasado, el músico estaba en su casa cuando un amigo alertó a su mamá de unas fotos que Valentina había subido a Facebook en las que exhibía su rostro desfigurado por golpes atribuidos a Castaldi. De ahí en más, todo escaló.

"Me convertí en el símbolo del maltrato a las mujeres en Chile, mi banda sacó un comunicado que algunos criticaron duramente, pero tenía ese tono en que no me condenaban porque ellos que eran mis amigos sabían de esta relación tormentosa que yo tenía. La presión hizo que, de inmediato, me expulsaran... era lo que correspondía, pero era innegable que ante este linchamiento público pocos querían aparecer defendiéndome, pese a que mis amigos saben que no soy violento. Soy muchas cosas, pero nunca habría dejado a alguien así, menos a ella y ella lo sabe", recuerda el músico.

Del proceso en sí, Castaldi dice haber sacado lecciones y hace un mea culpa. En estos meses -alejado profesionalmente de la música- el cantante ha revisado una serie de biografías de artistas famosos. "He visto muchos documentales de James Brown, Frank Sinatra, Chris Brown, Sean Penn. Vi muchos artistas que fueron acusados de algunas cosas y todos han tenido un punto de quiebre en sus carreras. No es que me quiera comparar con alguno de ellos, pero veo cosas en común: lo difícil que es moverse en el mundo bohemio sin ser devorado por él y estas situaciones límites que te llevan a tocar fondo para recuperarte", cuenta.

"Era muy adicto a la droga y la relación era muy tóxica. Ella se desesperaba por mi adicción y ella no sabía cómo reaccionar frente a eso. Se desesperaba y descontrolaba. Tuve como ocho relaciones largas en mi vida y en ninguna de ellas hubo ningún episodio de violencia. Una persona violenta es siempre violenta y yo nunca había estado en una situación así. Solo esta ex me acusa de eso. Yo quiero asegurar al mundo que no hubo palizas, ni puñetazos. Sí ocurrieron varios accidentes en el descontrol durante sus crisis en las que yo intentaba contenerla", revela Castaldi.

Sobre el episodio que lo terminó involucrando en acusaciones de violencia a su ex pareja señala que: "Eso sucedió una semana antes que me denunciara. En el caso del ojo (fotografía con el ojo izquierdo morado) ella estaba completamente descontrolada y estaba rompiendo el estudio de música. Yo estaba whatsappeando con el celular en la mano, me abalanzo sobre ella para detenerla y la golpeo involuntariamente con mi celular en la sien, eso le genera el ojo morado. Aunque no fue voluntario me avergüenzo de que haya pasado, mi forma de contenerla no fue la más prudente. No fue a propósito, sino un terrible accidente, aunque asumo que si hubiera manejado la situación de otra forma se habría evitado".

Ella tambió subió a Facebook fotografías antiguas con moretones en su cuerpo ¿Qué pasó ahí?

"Lo que te acabo de relatar es el único episodio de ese tipo . El día que me toman preso lo único que ocurrió es que al terminar la relación con ella la saqué de mi casa y ella reunió fotos que guardaba de todo su historial de moretones. De las otras fotos no me puedo hacer cargo, algunas son moretones de cuando yo la bajaba cuando se subía a la ventana y amenazaba con suicidarse. Otras corresponden a lesiones en las que yo no tuve nada que ver, que se explican por sus problemas y que comprobé en la carpeta de investigación".

¿Cómo miras hoy esa relación?

"Me arrepiento de esas situaciones. Esa frontera que crucé es mi vergüenza. Para mí todo eso mirado desde hoy, es haber llegado demasiado lejos al haber seguido una relación que tenía que llegar a su fin mucho antes. Toda la gente alrededor me lo dijo, pero yo estaba ciego en ese momento y profundamente enamorado. Llegamos a un extremo en el que por ley no podemos acercarnos. En las terapias he comprendido que los adictos hacen sufrir a todo su entorno, a sus familiares, se alejan de sus amigos y causan mucho dolor a la gente que los quiere. Entiendo que ella (Valentina) cayera en profunda desesperación también al no poder sacarme de algo que me quería sacar. En su subconsciente ella creo que hizo todo esto para sacarme de ahí y con la esperanza también de recuperarme. No me quiero referir más en profundidad a situaciones que se explican por problemas de ella muy profundos y que mostré con testigos y grabaciones de audio en la investigación. Eso es de ella y es de su privacidad. De la misma manera que yo estoy recuperándome espero que ella también este mejor".

***

"Quisiera condenar los violentos ataques que ha denunciado Valentina Henríquez, una joven de 23 años que decidió hacer pública su situación por Facebook. Valentina se atrevió a mostrar sus heridas, sus golpes, y denunciar el infierno que estaba viviendo porque quería poner fin a su sufrimiento".

El 5 de julio de 2017 la entonces Presidenta Michelle Bachelet dió un discurso en Comunidad Mujer donde aludió al caso de Castaldi. El músico recuerda el episodio con nitidez. "Hasta la primera autoridad del país hablaba de mí, sin siquiera saber mi versión de lo sucedido. Yo entendí que eso estaba mal, me parece que fue irresponsable. Ahora que me pasó esto, estoy más conciente de conceptos como la presunción de inocencia. Nunca estuve preso, pero sé que en Chile el año pasado 3.000 inocentes sí lo estuvieron y es muy fuerte pensar que la propia Presidenta de tu país hacía un juicio de ese tipo. De verdad recuerdo esos días y creo que todo fue muy fuerte y doloroso".

¿Que pasó con Los Tetas? Al inicio emiten un comunicado en que llaman "a ser responsables con las aseveraciones y declaraciones que se hagan públicamente respecto de estas graves acusaciones" y dicen que esperarán tu versión de los hechos. Tras críticas como la de Álex Anwandter y otros artistas, cambian el tono, lo expulsan del grupo y lo "condenan" ante la opinión pública, ¿Cómo vivió eso?

Álex Anwandter, según supe, estuvo metido en un tema complicado de una acusación grave de un grupo que él producía (Me llamo Sebastián) y parece que ahí no emitió opinión. Se nota que son artistas que están preocupados de su bolsillo, son artistas comerciales que están preocupados de cómo levantar su nombre sin importar a costa de quién y cómo. A mí no me conoce y opinó de mí, pero no lo vi opinando del caso de acoso en el grupo que estaba produciendo. Los otros artistas, bueno, puedo entender lo que ocurría en ese momento. Pero poco a poco me he encontrado con ellos en la calle y algunos me han pedido perdón. No me interesa hacer condenas de sus actos.

Pero qué pasa con los integrantes de su banda, con "Rulo" con "C-Funk" ¿Ustedes eran amigos, no?

Más que me expulsaran de la banda, que puedo entenderlo, lo que me dolió fue que ellos nunca se preocuparon de mí. Éramos amigos, o al menos nos conocíamos hace 20 años, lo que puede ser toda una vida para una persona. Fuimos colegas y amigos y nunca intentaron saber como estaba. Eso me dolió mucho más que la expulsión del grupo. O sea, para mí es más importante la amistad que una estrategia comercial. Un grupo de funk necesita de espíritu y humanidad para ser funky sino podrían dedicarse a música comercial, no de vida, ni de calle.

Ellos también han debido enfrentar coletazos a propósito de este caso. Se comenzaron a analizar las letras de sus canciones, los acusaron de misóginos...

Vi que se fijaron en la letra de "Papi dónde está el Funk", pero no se apuntó a la parte en que cantaba yo. Se tildó a una parte de la letra como misógina, pero no era la que yo escribía ni cantaba. En mis letras, siempre busqué la poesía. "Saco una pistola, mato funerales". Cuando decía eso es que estoy asesinando a la muerte, eso es poético. Puedo entender que la vida se les hizo difícil también a ellos.

¿Y el episodio de la guitarra robada a Javiera Mena, tu ex dijo que sabías que era un instrumento robado?

Cuando lo compré no sabía que era robado. No hay prueba de eso en el proceso. Lo que me pasó es lo que le puede pasar a cualquier persona que compra en el persa. Soy un coleccionista empedernido de instrumentos y discos de vinilo. Todo lo que compro es usado. De lo que me arrepiento es que cuando me enteré que el instrumento era robado no le haya dicho a la Valentina que devolviéramos la guitarra que le regalé. Ahí nos equivocamos los dos, pero más yo que soy músico y sé cuánto cuesta conseguir un instrumento. Me dolió que un regalo luego fuera utilizado para acusarme. Quedé como un ladrón de guitarra y jamás hubo esa intención de mi parte.

***

Cuando habla de que ya no será más "Tea Time" y canta el tema de "El Muerto", Castaldi lo hace con optimismo. Está a sólo horas de la audiencia que lo separará, para siempre, de la causa penal que fue un punto de inflexión en su vida.

"Me tocó a los 40, qué bueno que haya sido ahora, pensando en mi hijo, obvio", dice. Su mamá le pide un cigarro. "Es mi único vicio actual", explica el músico quien dice que espera que la gente lea lo que dice y no lo juzgue de la forma en que sucedió los primeros días tras la acusación.

"Yo quiero que me crean... y puedo entender lo que ocurrió hace un tiempo atrás. Estamos viviendo una época de linchamientos virtuales. ¿Por qué no habrían de creerle en principio a quien denuncia algo tan horroroso como las supuestas golpizas que yo daba? Pero este caso es distinto a otros que han aparecido en el último tiempo. Acá no hay un fila de mujeres diciendo ser víctimas de mí, no hay más testimonios que el de Valentina y nunca he sido violento con las mujeres ni con nadie. De hecho en todo este tiempo en vez de salir a hablar mal de Valentina, simplemente guardé silencio y me defendí exclusivamente ante la justicia, hasta ahora, que todo se acabó. La madre de mi hijo que es seca, mucho más exitosa que yo, salió a defenderme porque ella presenció un episodio en que mi ex se golpeaba y ¿qué le pasó? También sufrió persecución, hasta fueron a gritarle a su casa y a la de mi hijo de 5 años, al que amenazaron de muerte en las redes. Eso es un exceso".

Castaldi se pone la máscara de "El Muerto" y posa. Está esperanzado en poder rehabilitarse de las drogas y volver a los escenarios.

¿Cree que ya terminado el proceso penal no habrán más críticas?

"Hace un par de meses ingresé a un programa de rehabilitación que requiere atención a tiempo completo y un juicio no me iba a permitir hacerlo. Además ocurrió que yo presenté una querella por denuncia calumniosa por las mentiras evidentes y comprobadas de Valentina en su acusación, presenté pruebas de esas mentiras, por ejemplo, para desmentir que ella hubiera convivido conmigo, ya que esto no fue un caso de violencia intrafamiliar como ella lo pintó. Sin embargo, esa querella fue declarada inexplicablemente inadmisible. Frente a eso dudé de la posibilidad de que la justicia hiciera su labor con independencia de la presión social. Tan contundentes eran mis pruebas de que no convivíamos que la Fiscalía eliminó después de eso la calificación de lesiones en violencia intrafamiliar porque la convivencia no existía. Además me parece que la pregunta correcta es otra, habría que preguntarle a la Fiscalía por qué no llevó el caso a juicio oral y la respuesta es porque no tenían un caso".

¿Cómo mantiene a su hijo?

Estoy vendiendo algunas cosas y en la comunidad edificio donde estoy allegado (mira a su mamá) me pagan $100 lucas mensuales por sacar la basura y barrer los pasillos tres veces por semana. Algo es algo. Hay cosas que, bueno, no tendría para qué contar pero ya que hemos generado esta conversación hay algo que olvida el feminismo con sus funas públicas sin esperar los procesos. Yo me quedé sin pega, pero un niño de 6 años se quedó sin manutención. Y eso que no voy a entrar en detalles en pegas que la madre de él perdió, por decir la verdad. Salir a defenderme. Pero bueno... yo estoy positivo. "El Muerto" lo está.

Castaldi tiene listo un disco que será producido por el francés Box Delamente. El músico, afirma, que comenzará una nueva etapa de solista y no sabe si "Tea Time" podrá volver alguna vez. Lo que sí está seguro era que tenía que "morir" para "renacer".

Suena el teléfono de Castaldi. Amigos lo llaman para felicitarlo por el término del caso judicial. Ingresa un mensaje de voz en su celular. Lo abre y un representantes de "Corona de Oro" de, Los Ángeles, California, le ofrece, ahora que puede viajar, financiarle shows y giras en Estados Unidos.

"La mala cueva... estoy en rehab, pero 'El Muerto' es la transición de esta época, la lápida, pero yo creo que con esto Tea Time tiene chances de revivir", sonríe.

Comenta