Estoy envejeciendo y me siento cansado. ¿Cómo puedo recuperar mi energía?

Estoy envejeciendo y me siento cansado. ¿Cómo puedo recuperar mi energía?

Una doctora de la Universidad de Harvard entregó sus mejores recomendaciones para evitar el cansancio y tener ese impulso de energía que necesitas para hacer todas tus actividades diarias.


En Chile, se dice que te llegó el “viejazo” cuando comienzas a sentir más cansancio física y mentalmente durante el día, y ya no puedes hacer tus actividades como lo hacías hace un par de años. Pero, ¿es normal sentirse así? ¿Realmente es la edad la que te está pasando la cuenta?

La doctora de Harvard, Trisha Pasricha, explicó en The Washington Post que, según un estudio, la causa más común de tener dificultad para levantarse de la cama por las mañanas en adultos mayores fue la falta de energía, muy por encima del dolor crónico de las articulaciones o la espalda.

Sin embargo, aclaró que esto no es normal y que hay métodos para alcanzar ese impulso de energía que se necesita para continuar el día con ánimo.

Estoy envejeciendo y me siento cansado. ¿Cómo puedo recuperar mi energía?

7 técnicas para recuperar la energía cuando sientes cansancio por la vejez

“Sentirse constantemente agotado no es normal, independientemente de la edad”, comenzó a explicar la doctora Pasricha, de la Universidad de Harvard. “Es un mito que, a medida que envejecemos, la fatiga se convierta en algo normal”.

Es por esto que la primera recomendación de la médica es buscar ayuda de un profesional para poder encontrar el origen de esa fatiga o cansancio. Y es que de no tratarlo, podría tener consecuencias como ser más propensos a la soledad, probabilidad de discapacidad y tasas de mortalidad más elevadas.

Según aclaró, el nivel de energía que tenemos está determinado por muchos factores, sin embargo, hay algunas técnicas que puedes intentar para sentirse menos cansado:

  1. Añadir más proteína a la dieta. La fatiga puede estar estrechamente relacionada a los alimentos que consumimos. La doctora recomendó incrementar la proteína en la dieta y evitar los ultraprocesados y carbohidratos refinados que dejan una sensación de pereza e insatisfacción.
  2. Cuidar la salud bucal. Aunque sea poco conocido, la especialista aseguró que este hecho es real: si es que no cuidas tus dientes, la fatiga aumentará considerablemente.
  3. Entrenar con fuerza. Otro factor que aumenta el cansancio y la fatiga es la falta de masa muscular en el cuerpo. Desde los 40 años, las personas comienzan a perder músculo, por lo que es importante ejercitar con peso al menos una o dos veces a la semana. Esto le dará mucha más energía al cuerpo durante el día. “Nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde para empezar a incorporar las pesas a nuestras rutinas de ejercicio”.
  4. Comprobar que no hay enfermedades de base. La anemia, por ejemplo, es una enfermedad que se traduce en cansancio y fatiga. Todos, y en especial los adultos mayores, deben hacerse chequeos generales al menos una vez al año para revisar que el cuerpo se encuentra saludable.
  5. Dormir bien. Tener un consistente patrón de sueño de 7 a 8 horas por noche es imprescindible para tener energía. La doctora además aseguró que los adultos mayores deben permitirse hacer siestas para mejorar la fatiga diurna.
  6. Recibir ayuda. La depresión tiene como síntomas el cansancio excesivo, la fatiga y ganas de hacer nada. Si crees que puedes estar teniendo este trastorno, lo mejor será hablar con un familiar o médico de confianza para recibir la ayuda necesaria.
  7. Revisar la medicación con un especialista. Algunos medicamentos pueden hacer que la persona se sienta con menos energía. Por esto, si es que el cansancio es mucho, podría ser una buena opción hablar con el médico de cabecera para hablar de los medicamentos, las dosis y posibles interacciones que haya entre ellos.
Estoy envejeciendo y me siento cansado. ¿Cómo puedo recuperar mi energía?

Además, el último consejo de la especialista de Harvard es no interiorizar que envejecer significa ser más lento e ir despacio. “Podemos normalizar erróneamente la idea de que sentirnos constantemente fatigados forma parte de ese proceso”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.