La industria turística busca recuperarse bajo la sombra de Ómicron

Torres-del-Paine-y-sus-1604297.jpg

Andrea Wolleter, directora de Sernatur, espera en 2022 más de 10 millones de viajes por el país. Foto: Francisco Negroni.

A pesar de la creciente amenaza de la cepa Ómicron, que ha disparado los contagios por Covid-19, los negocios del área turística tienen sus fichas puestas en este verano: la combinación de estrictos protocolos sanitarios (certificados por un sello gubernamental) y el interés de la gente por distraerse dan probabilidades, pero alertas a nuevas medidas sanitarias.


El año 2020 fue prácticamente perdido para las pymes dedicadas al turismo. El año pasado, evalúan, estuvo un poco mejor, pero debieron funcionar en medio de varias restricciones, toques de queda y cuarentenas. En cambio 2022 se vislumbra como la primera oportunidad que estos negocios tendrán para reactivarse, obtener ganancias similares a las del período pre-pandémico y funcionar con (la nueva) normalidad; esto es, bajo todos los protocolos que la industria, en conjunto con las autoridades sanitarias, han desplegado con el fin de dar las máximas garantías de seguridad a quienes vacacionen dentro de Chile.

“Ha sido un período complejo”, reconoce Helen Kouyoumdjian, vicepresidenta ejecutiva de la Federación de Empresas de Turismo de Chile, Fedetur. Cada subsector de la industria -alojamientos, negocios gastronómicos, transporte, turoperadores- ha tenido que implementar una serie de protocolos que, a estas alturas, ya han pasado a formar parte de la experiencia turística. Son medidas como el distanciamiento físico a bordo de buses, embarcaciones y otros medios de transporte (lo que significa, por ejemplo, que si antes un operador turístico podía trabajar con grupos de 20 personas, ahora solo puede hacerlo con 10); cuidados extra a la hora de manipular alimentos dentro de las excursiones o el uso constante de alcohol gel en cualquier actividad, por nombrar algunas.

“Son normas muy exigentes porque así lo indica la ley, pero nosotros también creemos que es la manera. Por ejemplo, la exigencia del pase de movilidad a todas las personas que hagan uso de los servicios es un incentivo a la vacunación y a que estemos todos protegidos”, dice la representante de Fedetur.

Según cifras del Servicio Nacional de Turismo, Sernatur, hoy en día existen más de 6.000 prestadores de servicios turísticos registrados en este organismo que se han adherido al Certificado de Compromiso de Confianza Turística y que han implementado efectivamente las medidas sanitarias correspondientes.

“Desde que comenzó la pandemia, el turismo nacional se ha preparado de manera muy responsable. Ha existido una coordinación público-privada que nos ha permitido sumar a empresas turísticas al compromiso de implementar y respetar protocolos y guías de buenas prácticas sanitarias”, detalla la directora de Sernatur, Andrea Wolleter.

En conjunto con la Subsecretaría de Turismo, Sernatur ha diseñado un mapa informativo de todos los servicios activos hoy en el país. Actualmente, entre un 80% y un 100% están funcionando sin impedimentos.

El fantasma de las cuarentenas

La reapertura turística para este verano es un hecho; esto, a pesar del explosivo aumento de las cifras de contagio de Covid-19, debido a la variante Ómicron, que el jueves 13 alcanzó 7.291 casos nuevos en 24 horas. Hasta ahora, las autoridades sanitarias han reforzado la idea de que quienes tengan su esquema de vacunación completo, si se exponen a actividades que cumplan con todas las normas de seguridad, tienen menor riesgo de contagio o complicaciones que quienes no están inmunizados.

Frente a este escenario, donde el fantasma del retroceso de fases en el Plan Paso a Paso y la vuelta de las cuarentenas es un tema presente, Ingrid Kouyoumdjian, de Fedetur, tiene una visión más bien optimista: “En el pasado, cuando tuvimos otra ola de brotes, fue un período complicado porque el sistema hospitalario en Chile estaba muy estresado, con una alta demanda de camas UCI. Ahora esto no es así, la red está bastante más descongestionada. Sentimos que tenemos que aprender a vivir con esta y otras variantes que lleguen, sobre todo el caso de la Ómicron, que no tiene un nivel de severidad tan alto”.

La dirigenta, además, destaca la importancia del pase de movilidad como mecanismo de alerta ante una persona con PCR positivo, por lo que, en la práctica, si la norma de exigirlo se cumple, es una garantía de seguridad extremadamente importante.

“Chile es un país sanitariamente seguro para la práctica del turismo”, asegura Andrea Wolleter, directora de Sernatur. “A nivel país tenemos un proceso de vacunación altamente exitoso, además de protocolos sanitarios estrictos que entregan a nuestros visitantes seguridad y confianza”, dice, y agrega que en todos los sectores turísticos habrá “cuadrillas sanitarias” que velen por las normas de seguridad y también testeos preventivos.

(null)
Desde Sernatur aseguran que en los principales hitos turísticos (como en Tongoy, en la foto) habrá “cuadrillas sanitarias” que velarán por las normas sanitarias. También se harán testeos preventivos.

Sin embargo, la responsabilidad inicial y final está en mano de las pymes turísticas y especialmente en el autocuidado de cada viajero o viajera. El uso obligatorio de mascarilla (excepto en espacios abiertos de playas o piscinas o al momento de hacer uso de los sectores de baño, siempre y cuando exista una distancia de dos metros o más con otra persona); el distanciamiento físico de al menos un metro, la desinfección diaria de los espacios y la información visible hacia los turistas con respecto a estas mismas normas, debe ser un protocolo a la vista desde que se pone un pie en un hotel, un bus, una lancha o un parque.

Además, las y los usuarios de estos servicios deben exigir que exista una restricción de accesos disponibles, dejando habilitados únicamente los principales, con separación de entrada y salida; la mantención de termómetros y la priorización de otorgar un pre-registro online para los turistas. Asimismo, en espacios abiertos con gran flujo de turistas, como campings o playas, la normativa ordena demarcar los sitios donde se instalará cada grupo, con el fin de mantener el distanciamiento con los demás veraneantes.

Otras recomendaciones que entregan las autoridades son:

  • En el caso de playas o piscinas, llegar con traje de baño bajo la ropa, intentando utilizar lo menos posible los espacios destinados para cambio de vestimenta.
  • Portar botella de agua personal, puesto que los bebederos no debieran estar funcionando.
  • Concurrir a estos lugares en lo posible con el grupo familiar más estrecho y no ingresar con objetos que puedan ser compartidos, como las pelotas o los típicos juguetes inflables.

Un momento para conocer Chile

“Esperamos que esta temporada de verano 2022 se realicen más de 10 millones de viajes por el país, cifras muy similares a la prepandemia, lo que nos da luces de optimismo para el turismo”, expresa Andrea Wolleter. Precisamente, estas altas expectativas dieron pie a que en octubre pasado Sernatur y la Subsecretaría de Turismo lanzaran la campaña Hay Chile para Todos, con el fin de incentivar el turismo interno en el país, encontrar diversos destinos y programar viajes.

“La idea es encantar a la gente con los atractivos nacionales y las diversas experiencias que ofrecen los destinos del norte, del centro y del sur de Chile. Visitar parques nacionales, playas, desierto, Patagonia, siempre manteniendo las medidas sanitarias y de autocuidado”, explica Wolleter.

Desde Fedetur, Helen Kouyoumdjian resalta la implementación de esta plataforma, no solo porque se pueden encontrar servicios buenos y seguros; también porque este es un momento ideal para viajar por Chile, ya que se dan dos variables: hay miles de chilenos y chilenas que hace dos años que no salen de vacaciones, y una industria ávida de reactivación, que se lanzará con todo a atraer turistas con buenos programas y precios.

“Si bien esta reapertura representa algo positivo para la industria turística, aún existen muchos chilenos que cuando salen a vacacionar no consumen servicios turísticos. Por ejemplo, en lugar de acudir a un hospedaje, se quedan en casa de familiares o arriendan una segunda casa. Por eso el llamado es a que la gente vaya, demande y ocupe todos estos servicios turísticos que hoy en día están mucho más enfocados en los viajeros nacionales. Hay páginas web que hoy en día están fomentando esto y el llamado es a que vitrineen y se atrevan a consumir los servicios turísticos”, dice Kouyoumdjian.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.