La exigente prueba final para ser nombrado monje Shaolin: dominio cabal del Kung fu y espiritualidad

Disciplina, sufrimiento, autocontrol y rechazo de la violencia se ven enfrentados en la evaluación definitiva que los monjes shaolin deben superar si se quieren graduar como maestros en China. Un documental de la BBC describe las etapas a superar.




El kung fu Shaolin es una tradición respetada en China; quienes la practican, los monjes Shaolin, también son considerados como los guerreros más comprometidos dado que profesan una espiritualidad ligada al budismo, siendo ejemplo de disciplina, sufrimiento, autocontrol y rechazo a la violencia.

Se cree que el Kung fu fue desarrollado por los primeros monjes chinos como una forma de mantenerse en forma luego de horas de meditación sentada. En el pasado, los monjes guerreros Shaolin usaban sus habilidades para proteger sus monasterios y pueblos. Pero en la actualidad, quienes perfeccionan la disciplina lo hacen al alero de la fe.

El camino de un monje Shaolin requiere una entrega de cuerpo y alma, renunciar por completo a la vida para dedicar tiempo completo a conocer la disciplina. Para quien decide seguir esta cultura, el Monasterio Shaolin en China es el hogar del Kung fu, el arte marcial que desde Asia ha cautivado al mundo por sus enseñanzas.

En el pasado, los monjes guerreros Shaolin usaban sus habilidades para proteger sus monasterios y pueblos.

Allí viven monjes que estudian junto con preparar a las nuevas generaciones de guerreros. Tras más de una década de estudios, los aprendices tienen que demostrar sus conocimientos ante un panel de ancianos, tanto en conocimientos budistas como en práctica meditativa y kung fu.

Dominar el Kung fu al nivel esperado en el Templo Shaolin requiere años de dedicación. De no pasarlo, el sacrificio ha sido en vano. Quienes forman el panel de evaluación son monjes de alto rango en las enseñanzas de Kung fu y Budismo, y si estos rechazan la solicitud, el aprendiz pasará tres años antes de que pueda volver a intentarlo.

Dominar el Kung fu al nivel esperado en el Templo Shaolin requiere años de dedicación.

Un documental de la BBC explica cómo funciona la prueba que define el camino de quienes dedican su vida en conocer el arte de la lucha y la calma.

La disciplina son enseñadas a los niños que aspiran a convertirse en monjes Shaolin en el monasterio.

El camino del maestro Shaolin

En el trabajo del canal británico siguen la historia de Yandian, quien ha practicado durante 11 años el “palo de mono”, una de las disciplinas en las que el monje usa un palo para pelear, saltar o trepar por el lugar.

En la prueba final que muestran en el video, Yandian debe poner ambos pies en el palo, soltarlo con las manos, y agarrar el palo antes de que toque el suelo. Fuerza, equilibrio y concentración total son las palabras claves para su demostración.

Junto con dicha prueba, el aprendiz también debe recitar un pasaje de las escrituras budistas de memoria. Los examinadores pueden elegir cualquier pasaje de este libro de mantras. Por lo tanto, quien se enfrente a la evaluación necesita aprenderse las 200 páginas completas.

Pese a la enorme tensión que genera esta prueba se espera que los participantes demuestren gran calma y dominio. De aprobar ambas pruebas, el maestro shaolin pasará el resto de su vida entrenando, estudiando y meditando en su camino hacia la iluminación.

Revisa a continuación el reportaje de la BBC (en inglés, pero puedes cambiar los subtítulos automático en configuración para español):

Comenta