Duam de Félix Vega: la joven machi que merece una serie animada (y un videojuego)

Duam Félix Vega

Publicada originalmente en Francia el año 2010, la nueva entrega del autor de Juan Buscamares debuta en español con elementos que recuerdan al anime, los videojuegos de mundo abierto y especialmente la mitología mapuche, donde el autor elabora un entramado que genera inmersión desde su inicio.


"Esto es kaiju mapuche". Así el escritor nacional Álvaro Bisama le definió Duam: la piedra de luz a su autor, Félix Vega.

Publicada originalmente en 2010 en Francia, la novela gráfica del ilustrador chileno hace su debut en nuestro país este año, por medio de la Editorial Planeta Cómic. En ella, se cuenta la historia de Duam, una joven machi que toma su camino propio -fuera de la instrucción de las machis veteranas-. Una de sus cualidades distintivas es que es capaz de realizar sacrificios no solo por sus más cercanos, sino por el bien de las personas en general, anteponiéndose incluso a pactos con los dioses. Ese mismo motivo es el que la cruzará por los conflictos principales de la historia.

Las almas de los recién fallecidos -tanto animales como humanos- y su tránsito son importantes en Duam: la piedra de luz. La protagonista tiene el poder de devolverlas al plano físico, pero en otras formas. Ahí es donde su amigo Kamañ, hijo de carpintero, adquiere relevancia, pues él le construye cuerpos para traer a las almas de vuelta. En específico, este punto recuerda al icónico arco de las hormigas quimera del popular manga Hunter x Hunter de Yoshihiro Togashi. Si bien con una forma distinta (la "fagogénesis" de la hormiga reina), los fallecidos -también animales y humanos- recobran su vida en otros cuerpos, sin perder los recuerdos ni sentimientos que tenían antes de su muerte.

Fuera de HXH, ¿cuál fue la influencia principal de Vega? "Son varias inspiraciones, pero hay una personal. Justo a mi papá (Óscar Vega, co-creador de Mampato) le detectaron un cáncer terminal. Yo vivía todavía en Barcelona y empecé a hacer esto en ese instante. Luego terminé los dos volúmenes, que se publicaron en Francia, y acá en Chile él ya había fallecido. Entonces, tenía que ver un poco con el tema de la aceptación de la muerte por un lado", contó el autor en entrevista a Mouse.

Duam: la piedra de luz presenta una estructura desglosada de la siguiente forma: glosario (con términos en mapudungún), parte 1, parte 2, un brillante epílogo y bocetos con explicaciones respectivas. En este último apartado aparece un bosquejo de un pillán -bajo el nombre de "el monstruo entre dinosaurio y tiburón"-, una de las fuerzas antagónicas que la joven machi enfrenta en distintas partes de la historia y que llevan por nombres distintivos los de los seres mitológicos mapuches (KayKay Filu y TrengTreng Filu).

Dentro de los dos elementos anteriores, hay otro más a sumar: una especie de triángulo amoroso el cual debe afrontar la protagonista, en el cual están Kamañ y Kalku, un amigo de su infancia que se vuelve brujo y, por tanto, principal antagonista de la historia.

Cabe destacar que la protagonista, en su lado mental, tiene un universo sentimental muy grande y apela poco a lo racional, pero todo se ajusta a las concepciones de justicia que ella misma tiene, dejando a su persona en último lugar en muchas instancias.

Otro de los puntos interesantes del trabajo de Félix Vega es que, a partir de un nexo entre pasado y futuro generado por un sacrificio de la protagonista, obliga a releer la historia y a prestarle atención, en ese retorno, a pequeños detalles que uno pudo haber pasado por alto en la primera revisión.

"En esta obra no solo se refleja un momento cumbre de su talento técnico como autor, sino también de su madurez y riqueza creativa como contador de historias, como artista completo", asegura el dibujante chileno Gabriel Rodríguez sobre el relanzamiento en español de su colega.

En resumen: lo realizado por Vega en Duam genera rápida inmersión, tanto por elementos latinoamericanos (como el chamanismo) como por otros que uno los percibe en videojuegos y mangas. Por lo mismo, el primer sabor que deja Duam: la piedra de luz es ver la misma historia, quizá con mayor profundidad, en una serie animada. Y de descabellado poco tiene esa idea, pues el autor ha expuesto en Japón, nación que sigue produciendo anime de gran calidad, y en donde también su trabajo se ha traducido (específicamente su libro anterior, Juan Buscamares).

Así, tomando como referencia el arco anteriormente mencionado de Hunter x Hunter, el cual comprende 133 capítulos, varias aristas podrían ahondarse a raíz de la contada en el cómic de la machi: por ejemplo en cómo Kalku se hizo brujo y lo que vivió para llegar a tener un carácter obsesivo con la protagonista, en las peleas iniciales de los dioses con los humanos, las batallas con los pillanes o en la interna del clan de machis.

Por otro camino, el arte también podría ser un punto de inicio de algún videojuego. De hecho, evoca a los títulos de mundo abierto, como Horizon: Zero Dawn, y a otros de estética única, como Gravity Rush. Ambos con protagonistas femeninas. Y sí, ambos salieron después del trabajo de Félix Vega.

Duam: la piedra de luz.

Félix Vega.

123 páginas.

Editorial Planeta Cómic.

Comenta