Desde el folk hasta la psicodelia y el country rock: el trayecto de The Byrds hacia Sweetheart of the Rodeo

thebyrds

Después del reconocimiento internacional por sus versiones de "Mr. Tambourine Man" de Bob Dylan y "Turn! Turn! Turn! (to Everything There is a Season)" de Pete Seeger, la banda de Jim McGuinn y Chris Hillman reclutó a Gram Parsons, con quien grabaron uno de los discos más populares de la música campirana.



El 28 de septiembre de 1968, The Byrds se presentó en Playboy After Dark, un programa de televisión en el que el magnate, Hugh Hefner, recibía a celebridades del mundo de la cultura y el espectáculo. Entre sus invitados se encontraban nombres como Joe Cocker, James Brown, Buddy Rich, Jerry Lewis y Ike & Tina Turner, mientras que también se presentaban agrupaciones como Fleetwood Mac, Grateful Dead, Steppenwolf, Iron Butterfly, Three Dog Night y Grand Funk Railroad, entre una lista extensa.

En aquella instancia, la agrupación dirigida por Jim McGuinn (guitarra y voz) tocó "You Ain't Going Nowhere" y "This Wheel's On Fire", dos canciones escritas por Bob Dylan. Y a pesar de que la versión original del primer título recién se publicó como parte del compilado Bob Dylan's Greatest Hits Vol. II (1971), The Byrds ya había popularizado la canción en Sweetheart of the Rodeo (1968) su sexto álbum de estudio que hoy es considerado como uno de los más importantes del country rock.

Pero la influencia del compositor de The Times They Are A-Changin' (1964) venía desde antes. Ese mismo año, Jim McGuinn, Gene Clark y David Crosby —quien más tarde fundaría Crosby, Still & Nash con Stephen Stills y Graham Nash— formaron The Jet Set, un grupo que versionaba canciones de The Beatles, además de clásicos del folk estadounidense y algunos títulos propios. El último había elaborado unas maquetas con Jim Dickson, un productor que trabajó con bandas como The Greenbriar Boys, Dian James y The Dillards —todos relacionados al género bluegrass—, por lo que agendó una reunión para mostrarle lo que realizaba el trío en aquel momento.

La respuesta de Dickson fue positiva, hasta el punto en que accedió a asumir como su representante junto a Eddie Tickner, quien más tarde impulsó la carrera de artistas country como The Flying Burrito Brothers (Gram Parsons y Chris Hillman) y Emmylou Harris, una cantautora influenciada por la música de Joan Baez, Hank Williams y el mismo Dylan. De esta manera, la banda grabó sus primeras sesiones de prueba en los World Pacific Studios, lugar en donde se masterizaron varias de las composiciones de Ravi Shankar, entre ellos, su álbum Sound of the Sitar (1965).

Al poco tiempo se incorporó Michael Clarke a la batería, un músico que hasta ese momento sólo había tocado percusiones menores de manera semiprofesional, pero que ganó la aprobación del grupo por su apariencia similar a la de Brian Jones, miembro original de The Rolling Stones hasta un mes antes de su muerte en 1969.

Con Ray Pohlman en el bajo y Earl Palmer en la batería —por el riesgo de incluir a Clarke en la grabación— la banda cambió su nombre a The Beefeaters como guiño al éxito comercial de la invasión británica, para así publicar "Please Let Me Love You" a través de Elektra Records. Más tarde, Chris Hillman —quien era conocido por tocar la mandolina en el género country— se unió como bajista oficial del quinteto. A pesar de que el sencillo ni siquiera logró posicionarse en los últimos puestos de las listas de ventas, Dickson tenía la esperanza de que la agrupación marcaría la industria, por lo que sugirió que grabaran una versión de "Mr. Tambourine Man", un tema que Dylan descartó del tracklist de su cuarto álbum de estudio, titulado Another Side of Bob Dylan (1964).

Si bien, a la banda no le agradó el resultado de la grabaciones, su representante coordinó una visita del autor de "Subterranean Homesick Blues" a los estudios World Pacific, instancia en donde este último manifestó su aprobación y, de manera instantánea, el grupo concordó con él. Así, como producto de los contactos de Dickson y una recomendación especial de Miles Davis, la banda firmó un contrato con Columbia Records, para más tarde cambiar su nombre de manera definitiva.

El 21 de junio de 1965, The Byrds publicó Mr. Tambourine Man, su primer álbum de estudio que llegó a posicionarse en el puesto número 6 de la lista Billboard 200 y el 7 en la UK Albums Chart, mientras que su sencillo homónimo —grabado el 22 de enero de ese año— se convirtió en el más vendido en Estados Unidos y Gran Bretaña. Asimismo, Dylan publicó el título original en la cara B de Bringing It All Back Home (1965), en donde también incluyó canciones como "Outlaw Blues" y "Maggie's Farm".

Después de lanzar una versión de "All I Really Want to Do" de Dylan como segundo sencillo, la banda decidió variar su repertorio con "Turn! Turn! Turn! (to Everything There is a Season)" del activista pacifista Pete Seeger, quien la había escrito a fines de los 50's. El tema los posicionó nuevamente en el puesto número 1 de la lista Billboard en Estados Unidos y dio origen a Turn! Turn! Turn! en diciembre de 1965, un álbum que no consiguió el éxito comercial de su antecesor, pero que sí aportó en la consolidación de uno de los fenómenos más intensos de la música folk estadounidense.

Tras publicar "Eight Miles High" un año más tarde, Gene Clark abandonó la agrupación debido a problemas de estrés y a su terror por viajar en aviones, el cual se desarrolló a partir de un episodio traumático que sufrió durante su juventud. Sin él, The Byrds publicó Fifth Dimension (1966), uno de los primeros álbumes de rock psicodélico de la historia. Según The Byrds: Timeless Flight Revisited (1997) de Johnny Rogan y So You Want to Be a Rock 'n' Roll Star: The Byrds Day-By-Day, 1965-1973 (2008) de Christopher Hjort, el rupturismo de su música fue tan alto que incluso fue censurada por numerosas estaciones de radio en Estados Unidos, debido a que consideraban que incitaba al consumo de drogas.

Ese gusto por la experimentación se mantuvo en Younger Than Yesterday (1967), su siguiente disco que contó con la colaboración del trompetista sudafricano Hugh Masekela —en "So You Want to Be a Rock 'n' Roll Star"— y con la producción de Gary Usher, quien más tarde trabajaría con Chad & Jeremy, The Peanut Butter Conspiracy y Bruce Johnston, miembro de The Beach Boys entre 1965 y 1972. Si bien, el álbum reunió los estilos que la banda desarrolló en sus tres discos anteriores, en este ya se pudo escuchar una influencia country notoria, la cual se vio representada en canciones como "Time Between" y "The Girl With No Name".

Al año siguiente, los músico despidieron a los representantes Jim Dickson y Eddie Tickner para asumir personalmente con la administración de The Byrds, aunque con Larry Spector a cargo de las finanzas. Asimismo, el año siguiente empezaron a trabajar en The Notorious Byrd Brothers (1968), instancia en donde Jim McGuinn y Chris Hillman expulsaron a David Crosby y a Michael Clarke, debido a conflictos de egocentrismo al interior de la banda, según detalla Johnny Rogan en el libro ya citado. Esto llevó a que incorporaran al baterista Kevin Kelley para promocionar su cuarta producción de estudio, la cual anticipó algunas señales de lo que sería su próximo álbum con Gram Parsons, uno de los pioneros en posicionar la música country en el interés juvenil.

La primera canción de Sweetheart of the Rodeo (1968) es "You Ain't Goin' Nowhere", un título que originalmente fue escrito por Bob Dylan dos años antes en el pueblo de Woodstock, justo después de sufrir un accidente en motocicleta. A diferencia de sus entregas anteriores —en donde sólo se podían percibir ciertas influencias campiranas— esta es el reflejo de una producción que se mantiene inmersa en el género de principio a fin.

La grabación del disco inició el 9 de marzo en los estudios de Columbia Records en Nashville, la capital del estado de Tennessee que es reconocida como la "ciudad de la música" y el espacio de desarrollo para artistas como Johnny Cash, Chet Atkins, Bill Monroe, Dolly Parton y The Allman Brothers. Después de seis días en la ciudad, la producción incorporó a The Byrds en la programación del Grand Ole Opry en el Ryman Auditorium, el programa radiofónico más antiguo de Estados Unidos que se mantiene vigente desde 1925 y que recibe a numerosos artistas con el formato de presentaciones en vivo, es decir, con público al interior del recinto.

De manera predecible, la reacción de los asistentes fue negativa, debido a que los miembros de la banda se habían ganado la imagen de exponentes de la cultura hippie, movimiento que desencajaba con los valores tradicionales de aquel ambiente. Tras ese episodio amargo y una incómoda entrevista con Ralph Emery en la radio WSM, la banda decidió continuar con las grabaciones en los estudios de Columbia en Hollywood, etapa en la que Gram Parsons empezó a combatir con el protagonismo de Jim McGuinn.

Posteriormente a la publicación del álbum, la banda agendó una gira por Sudáfrica, país que mantuvo las políticas del apartheid hasta sus primeras elecciones democráticas en abril de 1994. Parsons, quien había forjado una fuerte amistad con Keith Richards —guitarrista fundador de The Rolling Stones— cuando la banda se presentó en el Royal Albert Hall, renunció a la agrupación con la excusa de que no tocaría en un Estado con leyes vigentes de segregación racial, declaración que, según el libro de Rogan, le sirvió como pretexto para quedarse en Inglaterra. En este contexto, The Byrds presentó una serie de conciertos que no fueron bien recibidos por sus asistentes, debido a las polémicas en torno a su visita. Más tarde, el mismo Jim McGuinn argumentó que los actos fueron un intento de desafiar las normas establecidas en la nación de Nelson Mandela.

Así, The Byrds finalizó una etapa repleta de obstáculos, en la que Sweetheart of the Rodeo marcó la mitad de una carrera que daría a luz seis álbumes póstumos hasta 1973, año en que sus miembros se dedicaron a trabajar en discos en solitario y otros proyectos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Este domingo se llevó a cabo la 4ª versión del Creating Games Fest. El evento sumó de concursos, zona de arcade, puesto de ventas y empresas nacionales de la industria de los videojuegos.