Almanaque del fútbol chileno: honrar la historia

almanaque-futbol-chileno

Hueders acaba de lanzar una biblia para fanáticos. Los 493 equipos que la componen esconden historias de ciudades, transformaciones políticas y un sentido de identidad que, más allá de la pelota, nos sitúan en el Chile profundo.



Héctor "Tito" Gatica (Santiago, 1970) lleva toda su vida pensando en fútbol. Dibujante arquitectónico de profesión, el autor tras Almanaque del fútbol chileno (Hueders) se demoró veinte años en recolectar, analizar y corroborar datos de casi quinientos clubes del balompié local.

En su tozuda búsqueda se encontró con sorpresas. Para complementar los datos que tenía anotados en cientos de libretas, se instaló en la Biblioteca Nacional. Allí, investigó el origen de nuestro fútbol en publicaciones centenarias pero el progreso del proyecto se vio frenado frecuentemente por la aparición, a veces fantasmal, de clubes que solo vivían en el recuerdo de sus hinchas.

En conversación con Culto, Gatica recuerda: "Cuantos más periódicos revisaba, más cosas asomaban. Tenía que actualizar los datos de forma permanente. Anotaba y dibujaba todo lo que iba encontrando por si algún día lo podía necesitar".

[caption id="attachment_102013" align="aligncenter" width="1200"]

La Selección Chilena enfrentando a Paraguay en 1982. De fondo, la barra de Universidad de Chile apoyando al equipo.[/caption]

El freno también vino con el financiamiento. El libro, conformado casi definitivamente desde hace cuatro años, recorrió un sinuoso camino hasta ser editado. Postuló a fondos concursables estatales, buscó auspicios que nunca llegaron y golpeó las puertas de varias editoriales sin éxito. Pero, como si fuera una jugada inesperada, el gol vino de rebote.

La productora Aplaplac preparaba un episodio especial de su Atlas vivo de Chile, previo a la Copa América de 2015. En el clip se buscaba encontrar el origen de la "chilena", esa acrobática jugada que lleva nuestro gentilicio por las canchas de mundo. Arrian Pickett, el entrevistado, comentó el proyecto de Gatica fuera de cámara y Álvaro Díaz (31 Minutos, Plan Z) se interesó de inmediato. Grabó un episodio dedicado a él.

https://youtu.be/6U5cyn2C728

Aprovechando su cercanía con Rafael López, editor jefe de Hueders, Díaz acercó posiciones. Tras cuatro años de revisiones y actualizaciones, a mediados de agosto salió a las calles en una cuidada edición que incluye fotografías, camisetas y logotipos de cada uno de los clubes.

Gatica, que desde hace décadas también cubre fútbol amateur y tercera división, también ahondó en el origen profundo de las ciudades, personajes históricos y empresas que dieron origen a cada equipo.

Así, por ejemplo, aparecen asociaciones vinculadas a marcas como Carozzi, CCU, Chilectra, Fanaloza y Bata, personajes históricos como Manuel Rodríguez, José Miguel Carrera y Marco Polo, e incluso localidades casi siempre ignoradas como Hualqui, Coltauco, Hualañé y Las Cabras.

"Si el nombre del club era un personaje, una empresa o una localidad, debí averiguar esa biografía o la etimología de las palabras. También miré fotos donde se identificaran las insignias. Era una satisfacción llegar a identificar los colores", aclara.

¿Cómo recomendaría leer su almanaque?

Por el nombre del club que buscan, por eso está en orden de abecedario; aunque, en ciertos casos, no hallarán a algunos por haber cambiado de nombre: Bádminton se lee en Provincial Curicó Unido, Trasandino (Cobreandino), Green Cross (Temuco II) y Quilicura Unido (El Olam). Aunque también se puede leer al azar, por insignia llamativa y por extensión. Después, leyendo los palmarés, ir al primer capítulo para conocer la reseña de ese campeonato o, simplemente, partir conociendo la formación de las agrupaciones y campeonatos.

[caption id="attachment_102015" align="aligncenter" width="900"]

Miguel Ramírez (Colo Colo) disputando el balón en 1990, ante Unión San Felipe.[/caption]

Datos curiosos

Además estadísticas, palmarés y una ficha que incluye datos como fecha de fundación y estadios, cada club cuenta con una reseña que -en muchos casos- describe anécdotas poco conocidas por los fanáticos.

Una de las más llamativa se sitúa en Vallenar, donde el Club Estrella Roja tuvo que cambiar su nombre tras el golpe de estado de 1973, rebautizándose como Estrella del Huasco para evitar problemas políticos.

En 1975 Coquimbo Unido y Deportes La Serena pensaron en terminar con una de las rivalidades más fuertes del fútbol chileno y unirse en un solo club. Los piratas, que pasaban por aprietos económicos, desistieron de participar en el campeonato aquel año y aunque hubo una mayoría a favor de la fusión, el hecho jamás se consumó. El equipo tenía como nombre tentativo "La Serena Unido".

[caption id="attachment_102029" align="aligncenter" width="900"]

Cobreloa celebrando su título nacional en 1988.[/caption]

Cobreloa nació en Calama mucho antes de la llegada de Codelco. Fundado en 1948 como Deportes El Loa y mutado luego a Sport Cóndor, en 1967 casi se fusiona con el club capitalino Santiago Morning para conformar El Loa Morning, pero las tratativas no funcionaron. En 1977 se terminó gestionando su ingreso a la segunda división tomando como nombre el mineral que extraía su principal financista y el río que atraviesa toda la provincia. Pese a su pasado, la última fecha es la que ocupan como celebración oficial.

La región con más clubes es Valparaíso gracias a los marinos ingleses que llegaban al puerto. Allí se fundó el primer club del país Valparaíso F.C. (10 de julio de 1889) y en agosto de 1896 vio nacer a Santiago Wanderers, el club activo más longevo. Everton, actual representante de Viña del Mar, se fundó en Cerro Alegre pero se trasladó a la ciudad vecina en 1942 en "busca de más oportunidades".

A la tendencia traída desde Europa se le unirían luego la Región Metropolitana con Santiago Cricket & Athetic Club (julio de 1893) y otros puertos como Antofagasta (1894), Coquimbo (1896) e Iquique (1898).

Comenta

Imperdibles