Lol Tolhurst: "Los seres humanos tenemos la tendencia a no recordar la historia, lo cual es muy terrible"

Lol Tolhurst Book Signing For "Cured: The Tale Of Two Imaginary Boys"

Foto: Harmony Gerber / Getty Images.

El miembro fundador de The Cure, que visitará Chile por primera vez el próximo viernes 15 de noviembre para realizar un Dj Set y un meet and greet, conversa con Culto al teléfono un par de unas horas antes de asistir al show de reunión de Bauhaus en Los Angeles. Todos los gatos son grises.




Miembro fundador de The Cure y baterista y tecladista desde sus comienzos en 1976 hasta la influyente etapa imperial de la banda que se extendió hasta Disintegration de 1989, Lol Tolhurst nunca visitó Chile antes. Cuando The Cure pasó por Brasil y Argentina a mediados de los ochenta, muchos fans locales cruzaron la cordillera para asistir a uno de los conciertos más salvajes protagonizados por los de Crawley, el de Ferro aquel 18 de marzo de 1987, en el marco del tour de Kiss Me Kiss Me Kiss Me.

https://culto.latercera.com/2019/05/02/andy-vella-the-cure-disintegration/

"Estaba hablando con alguien de Argentina la semana pasada y como que en la banda esperábamos que pasara algo ese día, sabíamos que ya se había acabado hace tiempo la dictadura de Galtieri y estábamos conscientes de que tal vez la gente necesitaría algo de liberación, por decirlo de algún modo. Estuvimos en España y fue algo parecido con Franco. Pero creo que nunca pensamos que en realidad iba a ser completamente peligroso. Sabíamos que a la gente le gustábamos, que estaban felices de que estuviéramos ahí, pero creo que estábamos más preocupados de lo que podía llegar a pasarle al público asistente que a nosotros realmente, porque desde el escenario podíamos ver partes del recinto que la gente no alcanzaba, y podíamos darnos cuenta de todo lo que estaba ocurriendo en ese instante", me cuenta Lol al teléfono desde Los Angeles, donde reside actualmente.

Esta vez, como parte de la gira Sudamericana de presentación de sus memorias Cured: The Tale of two imaginary boys –editado en 2016- recorrerá Perú, Bolivia, Chile y Argentina nuevamente. "Es muy emocionante para mí", confiesa. "Pero, en cierta forma, aquellos tiempos eran bastante similares a cómo está el mundo ahora. Nosotros teníamos a Margaret Thatcher de Primer Ministro y estábamos con resaca de la Segunda Guerra todavía en Inglaterra. En los setentas vivir ahí no era algo vibrante ni lleno de vida, era un lugar deprimente y crecimos en ese tiempo. Esa época hizo que naciera el Punk. Veo como el mundo está ahora y me pregunto si esto dará origen a algún movimiento, ya sea en la música o en el arte, a alguna forma de expresión, porque el mundo está yendo de vuelta a ese ciclo. Los seres humanos tenemos la tendencia a no recordar la historia, lo cual es muy terrible".

https://culto.latercera.com/2019/05/02/musicos-chilenos-disintegration/

Viseras de carnicería

Para Fernando Plá, vocalista/guitarrista de Fiction, la longeva banda tributo a The Cure que se presentará en Club Amanda el 15 de noviembre acompañando el Dj Set de Lol, la música británica sombría de los años ochenta compuesta por actos como The Mission, Depeche Mode o The Cure impactó fuerte a nuestro país al tener, en su origen mismo, mucho en común con lo experimentado por los jóvenes de Chile en esos días. "Tienes que pensar que ellos vivían en pueblos chicos con mucha contaminación, con papás que pasaban quince horas trabajando. Los cabros chicos salían a la calle y no tenían ni árboles, era algo muy sombrío, por eso en general las bandas tienden a hacer composiciones así, y acá en Chile estas bandas tienen muchos seguidores fieles porque tuvimos muchos años de dictadura, tenemos esta tremenda cordillera que nos aísla, hay poco sol, un invierno crudo. Hay un nihilismo implícito, y siento que las bandas de darkwave o rock gótico inglés tienen muchos seguidores acá por eso". Javier Zapata, bajista de Fiction, menciona la importancia que tiene en las memorias de Tolhurst el énfasis que se le da al origen punk de The Cure. "Se refleja harto ahí el hecho de que eran bien punketa, que vivían en un lugar donde no salía el sol, de que iban a la playa y había puro frío: un frío de clima y de familia, frío por todos lados. Esa era su vida y eso lo refleja The Cure en su música".

Tolhurst les da la razón, explicando el porqué de la conexión con su público. "Nosotros vivíamos en un pueblo, en una suerte de ciudad satélite de Londres, de los suburbios, y eso de The Cure resuena con la gente en todas partes. He viajado por el mundo, lo he hecho desde hace años y ahora con el libro he viajado a más lugares, ya llevo tres años así y veo lo mismo: que los suburbios de Santiago de Chile, de Orange County, y los suburbios de Londres son todos iguales, puede que se vean distintos o que haya otro clima, pero son lo mismo, representan la misma experiencia para la gente. Y a esos suburbios les hablaba la música de The Cure, porque por esas mismas cosas pasábamos nosotros. La gente cree que la música de The Cure es algo medio esotérico, pero no lo es para nada. Es una descripción poética de nuestras vidas en esos momentos. No puedo hablar por lo que pasó después que yo me fui de la banda, pero hasta Disintegration siempre la música era un reflejo de lo que pasaba en ese mundo y en nuestras vidas".

https://culto.latercera.com/2019/05/02/david-m-allen-productor-the-cure/

Una de las cosas que hace sentir más orgulloso a Lol es el hecho de que la música de The Cure siga impactando a nuevas generaciones. Lo compara, incluso, con el lanzamiento de las naves Voyager rumbo a los confines del Sistema Solar. Y el hecho de que la gente pueda sentirse expresada en la música de aquellos discos y encontrar consuelo a sus vidas es algo que le llena por completo. "Creo que eso es probablemente de lo que estoy más orgulloso, que podamos convertirnos en eso para la gente. Hace cuarenta años -la gente lo olvida- la música que era popular era rock progresivo muy complejo –que no era algo con lo que nosotros nos pudiéramos identificar- o la música disco –con la que tampoco nos identificábamos. Y, en algún punto, en 1976, esto se hizo posible. No quiero sonar obvio, pero si hubiera sido un poco antes o después, nada de esto hubiera pasado y no estaríamos los dos hablando ahora. Hoy leía una historia sobre estas naves que mandó la NASA a los confines del Sistema Solar a fines de los setenta, y pensaba que nosotros partimos en ese mismo tiempo. En el artículo, uno de los investigadores que hablaba de las naves mencionaba que hace cuarenta años él ni siquiera había nacido, pero que seguía descubriendo cosas gracias a ellas. Para mí, eso mismo es como The Cure: nosotros pusimos algo en movimiento hace cuatro décadas y veo cada día, en distintas bandas, y en formas distintas de acercarse al mundo, que nosotros tuvimos un pequeño papel y estoy muy agradecido de ello. Me siento halagado y humilde a la vez".

A Fernando y Javier, la música de The Cure les llegó en el colegio. Guitarreando en los recreos junto a los amigos es como, de forma orgánica, fue naciendo la semilla de Fiction, más o menos en 1990. "Había una banda que tocaba Santana, otros Deep Purple, y nosotros The Cure", recuerda Javier. "Yo venía escuchando el The Cure en la época más punkie, como esa onda. Me gustaba mucho Three imaginary boys, que era muy diferente a lo que se escuchaba. Después me gustó The Top, y definitivamente me pegaron con Head on the Door. Ese disco salía en todos lados, en Magnetoscopio Musical tiraban los conciertos en vivo", recuerda. En aquel tiempo, solo Head on the door tenía edición en nuestro país –la gente de EMI lo tradujo como Con la cabeza en la puerta- y las visitas a Las Palmas eran necesarias para nutrirse de música. "También tenía la suerte de que mi papá viajaba y me traía discos de afuera, pero en Las Palmas todas las ondas se juntaban".

La historia de Fernando con The Cure algo me recuerda a la película irlandesa Sing Street. "Me gustaba mucho una chica de otro colegio, no sé de dónde sacaba ella los casetes, pero me los regrababa y los compartíamos. Para mí fue súper trascendental The Cure después del Pornography, ahí me hice ultra fan de esa complejidad que no es tan compleja en realidad, que me atrapó y no me dejó salir nunca más".

https://culto.latercera.com/2019/05/02/the-cure-lullaby-disintegration/

La hora sagrada

Tolhurst –gran fan de The Clash- piensa en las condiciones necesarias para el surgimiento de The Cure y recuerda a Strummer. "Él dijo una vez que no puedes meterte con la química de una banda. No se trata de hacer una banda tomando al mejor cantante, al mejor baterista, etc., no funciona así. Se trata de que se junta gente específica en un momento y en un lugar particulares y luego ocurren cosas que permiten que algo nazca de eso".

Me comenta al paso que justo antes de tomar el avión rumbo a Perú, asistirá hoy lunes al show de Bauhaus en Los Angeles. "Y ellos van a tocar ahí lo que han tocado por años, porque eso es lo que la gente quiere. La música es la única forma de arte donde se espera que el artista repita lo mismo una y otra vez. Creo que, el hecho de que en The Cure cambiáramos la música en cada álbum, a mucha gente le hacía decirnos '¡Oye, ustedes eran bien oscuros y ahora se pusieron pop!', pero no, no era así como funcionaba. Yo digo que todos esos son elementos de nuestra personalidad. La gente siempre se sorprendía cuando iba al backstage a conocernos, porque pensaban que se iban a topar con gente oscura, con velas prendidas y terciopelo negro, llorando en un rincón…", me dice riendo. "Pero lo que se encontraban era algo un poco más lleno de vida. Mi esposa, Cindy, me dijo que la primera vez que conoció a Robert no era lo que esperaba: que era divertido, ingenioso y lleno de vida. Y le dije, bueno, ese es mi amigo, así somos. Nos tomábamos en serio lo que hacíamos, aunque no nos tomáramos a nosotros mismos en serio por completo. Es fácil, especialmente en el rock, creerte la fama, el hype, y comenzar a pensar que eres alguien milagrosamente diferente. Claro, tal vez seis millones de personas corren a comprar tu disco pero, bueno, si hay seis billones de personas en el mundo, ¿Qué diferencia haces realmente?".

https://culto.latercera.com/2019/05/02/the-cure-trilogy/

Le pregunto por el show de Bauhaus al que va a asistir en un par de horas, y me dice que Kevin Haskins le acaba de mandar un mensaje al celular para invitarlo. "Bueno, él es mi amigo. Tú sabes, todos los bateristas somos amigos. Eso tienes que saberlo y es muy importante y cierto. La cantidad de shows a los que voy solo porque conozco al baterista es sorprendente", ríe. Le cuento que hablé con Kevin el año pasado y también con David J. y con Peter Murphy, todos grandes fans de Bowie, por supuesto. Le menciono que Peter me confesó que, en su opinión, el primer disco de rock gótico de la historia era el The Man Who Sold The World de Bowie. "Yo puedo decirte altiro que Low es el disco más importante de Bowie para mí", me contesta Lol. "Y salió al mismo tiempo que el debut de The Clash. Esos dos resumen mis años de adolescente, porque yo entonces tenía 18 años cuando salieron. El de The Clash me cambió la vida y Low también, porque sus letras eran muy hermosas, poéticas y perturbadoras, y la música era igualmente maravillosa, con ese sonido hecho por Eno. Y tenía dos secciones, una con canciones y otra completamente diferente con piezas atmosféricas. Me dio la idea de que podíamos llegar a crear algo que congeniara esa fuerza de The Clash y que a la vez tuviera esa sensibilidad… ese sonido de batería de Dennis Davis era milagroso. Cuando me preguntan cómo llegamos a hacer Seventeen Seconds, pues, para mí, esa es nuestra versión de lo que escuchábamos, de esa energía punk y de Low. Yo sigo escuchando Low todavía, lo escucho una vez por semana". Escucharlo decir esto no me sorprende, pues Lol pasó a hacerse cargo de los teclados después de la llegada de Andy Anderson a la batería en 1983, sin ningún problema ni egocentrismos típicos, todo por el bien de la música y la banda. "En los teclados, yo creo que los sonidos de Eno definitivamente me influyeron", resume.

El choque entre el debut Three imaginary boys y Seventeen Seconds –el disco que dio inicio a la trilogía oscura que desencadenaría en Pornography, y originalmente presentado en Norteamérica como un álbum doble junto a Faith, titulado Happily Ever After- es evidente desde la intro "A reflection", un instrumental construido sobre un bajo sintetizado, piano, y una guitarra envuelta en chorus y delay. "No es como que nos propusimos hacer un homenaje a Low o algo así –Robert ama ese disco de Bowie también, yo lo sé- pero queríamos tener esa sensación de espacio y esa cualidad de otro mundo, porque ese es un disco muy conmovedor. Es un misterio de la música, y por eso siempre me hace volver a él. Ahí es donde encuentro la fuerza en la música, en su capacidad de conmover. Como cuando lees un libro y de repente te topas con una línea que te llega y piensas que es perfecta, cuando sientes que el autor dijo algo que entiendes completamente… pues la mayoría de esas veces yo deseo haber escrito esa línea. Y con la música, si eres capaz de poner ahí algo que es indescifrable, pues ahí es donde siento que está el triunfo".

https://culto.latercera.com/2019/05/02/pictures-of-you-robert-smith/

Nada más que fe

Cured: A Tale of two imaginary boys, fue editado en 2016. Desde entonces, Lol me cuenta que calcula haber hecho a la fecha cerca de 3000 eventos con el libro. "Realmente disfruto al visitar lugares a los que no he ido antes y donde sé que nuestra música ha llegado, para poder acercarme a la gente y decirles gracias, porque mis últimos cuarenta años han sido gracias a ellos".

The Cure se presentó recién en nuestro país -por primera y única vez a la fecha en su longeva carrera- en abril de 2013, dos años después de los Reflection concerts, fechas selectas donde Lol volvió a reunirse temporalmente con Robert y sus ex compañeros para interpretar los primeros tres trabajos de la agrupación. "En esa ocasión vi gente que había envejecido y que treinta años después todavía amaban nuestra música. Experiencias así reafirman mi vida e incluso hay cosas que entiendo mejor ahora siendo viejo que a mis veinte años".

Esta vez, en Chile, Lol podrá ver cara a cara –en un meet and greet exclusivo- a fans que han pasado toda su vida escuchando aquella música a la que contribuyó en dos frentes: desde el puesto de baterista y tecladista. Además, estará presente todo el tiempo sobre el escenario, haciendo un Dj Set de una hora de duración antes de la presentación en vivo de Fiction, y también después. "Estoy impaciente por llegar a Chile, poder conocerlos a todos y tener una oportunidad de agradecerles. A fin de cuentas se trata de eso, de que donde quiera que yo viaje en el mundo siempre la música será el lenguaje universal y es agradable poder compartir eso y explicarlo a través de mi libro. Simplemente creo que el mundo necesita más amor ahora mismo". Le digo que, precisamente ahora, Chile lo necesita más que nunca. "Lo entiendo, y espero poder entregar un poco de amor allá", dice emocionado.

https://culto.latercera.com/2019/05/02/la-agria-salida-de-lol-tolhurst/

Entonces, recuerdo dos cosas sobre el poder de los discos de la banda que nació en Crawley hace 40 años. Que, un par de horas antes de ponerme a hablar al teléfono con Lol, Fernando de Fiction me dijo que, para él, The Cure siempre era una luz al final de un camino oscuro. ¿La segunda? Pues la catártica intensidad de la canción "Somebody kill me please" que le canta Adam Sandler a Drew Barrymore en The Wedding Singer y su respectiva advertencia preliminar: "Solo quiero que sepas que mientras escribía esta canción estaba escuchando mucho a The Cure, así que…"

Lol Tolhurst Dj Set y Meet and Greet + Fiction tributo a The Cure en vivo

Club Amanda, 15 de noviembre de 2019

Entradas a la venta en Passline y sin recargo en Café 202

https://culto.latercera.com/2019/05/02/lol-tolhurst-the-cure/

Comenta