Muere Juan de Dios Vial Larraín, filósofo y ex rector designado por Pinochet

Vial

Foto: La Tercera/Archivo

Promotor de la filosofía clásica, defensor del "pronunciamiento militar" de 1973, fue nombrado rector de la U. de Chile en 1987. El Premio Nacional de Humanidades falleció el jueves a los 95 años.


Desconfiaba del ateísmo y lo más cercano a esa posición lo asociaba al "fanatismo religioso". Juan de Dios Vial Larraín decía que el nihilismo "va quedando atrás" para concluir que "la vida humana recupera siempre su profundidad", señaló hace una década el filósofo en revista Capital.

Formado en Derecho en la U. Católica y en Filosofía en la U. de Chile, el académico falleció el pasado jueves a los 95 años. "Juan de Dios Vial Larraín fue un destacado profesor, humanista y mejor persona", comentó el rector de la UC, Ignacio Sánchez.

"Fue lo que se llama un auténtico filósofo. Yo, que soy solo un profesor de filosofía del derecho, discrepé en ocasiones de sus planteamientos, que por momentos me parecían más propios de la religión que de la filosofía", recuerda Agustín Squella sobre el autor de libros como Kant: Crítica de la razón pura y Razón de existir.

Nacido en 1924, Juan de Dios Vial Larraín estudió en el colegio San Ignacio, y sus inquietudes filosóficas, luego de pasar por la universidad, lo llevaron a colaborar en la revista Estudios, fundada por Jaime Eyzaguirre.

Cercano al Opus Dei, casado con la supernumeraria Teresa Echeverría, con quien tuvo nueve hijos, Vial Larraín recibió elogios de Ignacio Valente, quien al referirse a su ensayo Meditaciones Metafísicas señaló que es de un "análogo brillo y precisión verbal e intelectual".

Defensor del "pronunciamiento militar" de 1973, Vial Larraín fue profesor titular en la Facultad de Filosofía de la UC y en 1987 dejó las aulas para asumir el cargo de rector designado por Augusto Pinochet, en la U. de Chile. Esto luego que el entonces rector, José Luis Federici, enfrentara un movimiento estudiantil en su contra, cuando intentó implementar un Plan de Racionalización Universitaria.

Por entonces, la prensa informó que "el rector premunido de poderes legales absolutos concedidos por la Junta de Gobierno, ha ratificado todo lo obrado por el ex rector Federici", haciendo referencia al decreto de exoneración de más de 100 académicos de la U. de Chile.

Vial Larraín recibió el Premio Nacional de Humanidades en 1997. En 2004, nombrado por el ex presidente Ricardo Lagos, integró el directorio de TVN hasta 2012. También fue vicepresidente del Consejo Nacional de Televisión. Activo en la vida pública, tenía confianza en la labor de las universidades privadas "pero en la medida en que se zafen de los modelos antiguos", dijo.

"Juan de Dios Vial Larraín se ha ganado un lugar en la historia intelectual chilena. Sus libros y sus clases de exposición impecable (a algunas de las cuales asistí) formaron a generaciones que gracias a él -a sus lecciones preparadas con esmero- accedieron a Descartes, a Kant, a Aristóteles", comenta el abogado y doctor en filosofía, Carlos Peña. "Fue ante todo un profesor: alguien que pone peldaños para que otros suban la escalera. Y como otros de su generación -como Rivano, como Millas para nombrar dos opuestos- fue arrastrado por el vendaval de las circunstancias y debió tomar las posiciones que creyó correctas. Lo hizo, con plena conciencia que en este mundo hay que elegir no lo mejor sino apenas entre lo que parece preferible y lo que parece detestable. Lo vi cuando estaba pasados los 90 y seguía leyendo con entusiasmo y con esa sorpresa que entusiasmaba a los que alguna vez asistimos a sus clases. Por supuesto su actuación pública es controversial; pero: ¿qué intelectual que se atreve a elegir en medio de las circunstancias no lo es?", agrega Peña.

Comenta