El último blusero del Mississippi

Jimmy Duck Holmes en el Blue Front Cafe.

Jimmy Duck Holmes en el Blue Front Cafe.

Jimmy "Duck" Holmes administra el Blue Front Cafe, en la pequeña localidad de Bentonia. Se trata de una de las pocas cantinas que sobreviven en el Mississippi. El músico, apadrinado por Dan Auerbach (The Black Keys), tiene claro su carácter de leyenda y lanza: "¡Esta música no se escribe, se toca!".




Jimmy "Duck" Holmes no se anda con cuentos, ni se complica. "Pasen. Adelante. Pueden sacar todas las fotos que quieran. Ahí. Allá. Todas las fotos que quieran", dice en la entrada del Blue Front Cafe, uno de los pocos juke joint que sobreviven en Mississippi. "Es el más antiguo del sur de Estados Unidos. Es el único que perdura en toda esta área", lanza con orgullo este blusero, que mantiene prácticamente intacto el espíritu de su local, de dimensiones reducidas, piso y paredes de madera. En los años de la segregación racial, los juke joint servían para que la comunidad afroamericana se distrajera de las agotadoras jornadas en las plantaciones de algodón, con bailes, bebida y música. Fue en estos establecimientos donde nació el blues.

[caption id="attachment_110720" align="aligncenter" width="1632"]

El Blue Front Cafe en la localidad de Bentonia.[/caption]

El Blue Front Cafe está emplazado frente a una línea férrea en Bentonia, pueblo de no más de 500 personas en las profundidades de estado de Mississippi. "Mis padres fundaron este juke joint en 1948, justo un año antes de que yo naciera", cuenta "Duck" Holmes, de 72 años, cigarro y cerveza en mano. De niño, este músico comenzó a familiarizarse con el blues, pero en especial con el estilo Bentonia, que consiste en una afinación diferente de la guitarra (en re menor abierto), que permite lanzar líneas de bajo de manera simultánea al punteo, sin uñeta.

[caption id="attachment_110729" align="aligncenter" width="1632"]

Blue Front Cafe.[/caption]

Por el Blue Front Cafe, comenzaron a circular en los años 50 íconos del género como Henry Stuckey, quien tras su retorno de Francia luego de luchar en la Primera Guerra Mundial, recogió un influjo musical que posteriormente dio forma al blues Bentonia, conocido también como el "estilo del diablo". Lo mismo ocurrió con Skip James y Jack Owens, otros íconos del género. Fue Owens quien formó a Jimmy "Duck" Holmes como guitarrista. "Él, ese que está ahí en la pared, en esa fotografía de allá, es Jack Owens. Él me enseñó todo", narra "el último blusero de Bentonia".

[caption id="attachment_110723" align="aligncenter" width="1632"]

El blusero Jimmy Duck Holmes.[/caption]

Jimmy es visitado de manera regular por músicos estadounidenses y foráneos. A todos los recibe de buena gana. También desde los años 70 desarrolla su propio festival (Bentonia Blues Festival) frente a la famosa fachada de su juke joint. Ha grabado nueve álbumes, algunos producidos por Dan Auerbach (The Black Keys). Su última placa lleva por título Cypress Grove (2019). "Este lugar tiene 71 años y se mantiene intacto", dice, indicando un pequeño escenario, situado delante de la cocina y frente a la barra. Hasta Levi's ocupó esta cantina para grabar un comercial en 1995.

[caption id="attachment_110725" align="aligncenter" width="1224"]

Collage en una de las paredes del Blue Front Cafe.[/caption]

Un cartel de Coca-Cola

Holmes suele tener ánimo para tomarse fotos con sus visitantes, aunque a veces pide armar toda una parafernalia frente a su local o bien cerca de la línea del tren para que la imagen quede perfecta. Eso sí, se hace esperar.

El tiempo pasa lento en Bentonia y Jimmy deambula por el Blue Front Cafe o bien se sienta a observar el paso del ferrocarril. "Voy a tocar una canción", dice de repente. Y repertorio tiene de sobra, con temas como "Devil's Blues", "Catfish" y "Devil got my woman". Entonces toma una de las dos guitarras que tiene en el local, prueba su sonido, afina el instrumento y comienza su cántico, con el particular estilo del Bentonia blues. "Esto lo aprendí de Jack Owens", insiste.

[caption id="attachment_110726" align="aligncenter" width="1632"]

El camino que conduce a Bentonia.[/caption]

Los dedos de Jimmy "Duck" Holmes son anchos, pero aquello no le impide desarrollar su exquisita técnica. De hecho, su pulso hace que las notas floten. Luego, se lanza con un segundo tema y un tercero también.

A estas alturas, el músico es una eminencia: su primera guitarra forma parte del Delta Blues Museum, en Clarksdale y su historia aparece en al menos tres documentales, I am the blues (2016), We Juke Up in here (2012) y M for Mississippi: a road trip through the birthplace of the blues. También, el estado de Mississippi lo homenajeó con una estampilla que rinde tributo al blues.

[caption id="attachment_110727" align="aligncenter" width="1632"]

Jimmy Duck Holmes.[/caption]

Jimmy "Duck" Holmes quiere que la tradición del Bentonia blues siga viva, sin ningún tipo de adorno. "Esto se toca así", indica, para luego pulsar la sexta y quinta cuerda, que funcionan como un bajo. No por nada, el musicólogo Alan Lomax, considerado como uno de los grandes artífices de la recopilación de la música popular estadounidense, lo grabó en los años 70. "Esta música no se escribe, se toca", concluye. Y una paradoja: en la era de la segregación racial, los blancos no dejaban que los negros consumieran Coca-Cola, pero hoy un gran cartel de esa bebida adorna el frontis del destartalado pero histórico Blue Front Cafe.

Comenta