Luis Gnecco: "No estoy tan de acuerdo en demonizar a Benedicto XVI ni en súper santificar a Francisco"

POPE_Unit_10080-(1)pw

El protagonista de Neruda junto a Jonathan Pryce, Bergoglio en la trama.

El actor comparte con Jonathan Pryce y Anthony Hopkins en Los Dos Papas, la elogiada película de Netflix que postula a los Globos de Oro.


Cuando comience la ceremonia de los Globos de Oro, el 5 de enero en Los Angeles, dos películas nominadas llegarán con chilenos en sus repartos. Como Mejor comedia postula Había una vez... en Hollywood, de Quentin Tarantino, que tiene a Lorenza Izzo como pareja de Leonardo DiCaprio. En drama, compitiendo con El Irlandés y Joker, irrumpe Los dos papas, la cinta de Fernando Meirelles que tiene en su elenco a Luis Gnecco y que aborda la relación de Benedicto XVI (Anthony Hopkins) y Jorge Bergoglio (Jonathan Pryce) antes de convertirse en Francisco. Presencia nacional doble que solo tiene antecedentes en la edición 2017, cuando Pablo Larraín asomó con Jackie -Mejor actriz de drama- y con Neruda como candidata a Mejor película extranjera.

https://culto.latercera.com/2019/12/11/los-dos-papas-pelicula-netflix-vaticano/

¿Cómo llegó el protagonista de esta última a tener un rol en Los dos papas, el elogiado filme que Netflix estrenó ayer? "Simplemente recibí un llamado de mi agente español que me contó que estaban buscando un actor que hablara castellano con acento portugués y que también pudiera hablar inglés, porque en España no lo encontraban", dice el actor, a quien Meirelles le pidió una prueba de cámara para interpretar al cardenal brasileño Claudio Hummes, cercano a Bergoglio, consistente en una escena que no quedó en el corte final de la película. "Entiendo que en general se centraron en los dos papas, no en las historias más anexas. Pero uno de los monólogos que tenía era largo, y había que hablar con acento portugués. A mí ese tipo de desafíos me gustan", señala.

¿En ese momento vislumbraba la repercusión del filme?

Uno nunca puede ser pitoniso y decir: "esta película va a tener a sus dos protagonistas postulando a los Globos de Oro y eventualmente a los Oscar". Pero debo decirte que sí, porque al leer me di cuenta de la valía del guion. Es muy bonita la historia, muy inteligente al tomar este momento, donde renuncia Benedicto y después asume el papa Francisco. Luego, ver el nivel de producción que teníamos, y entrar a la Capilla Sixtina, que estaba montada en un estudio en Cinecittà, era una cosa francamente coinvolgente como se dice en italiano. Francamente emocionante, movedora. Y finalmente, al observar el trabajo de los actores, cuando aparecían en el set Hopkins y Jonathan Pryce, y la forma en que dirigía Fernando Meirelles, tú dices: si las estrellas se alinean y todo esto llega al destino correcto y hace lo suyo Netflix, que es una carta que te da seguridad, de aquí tiene que salir algo contundente.

Su personaje subraya la línea más progresista que representa Francisco en la Iglesia.

Fernando Meirelles es un tipo muy, muy cálido, y tenía una cercanía con este personaje, con Hummes, en el sentido que existe y es un cardenal importante en Brasil, que viene de la teología de la liberación. Es un personaje que Meirelles quería y respetaba mucho, y que coincidentemente además tuvo un rol bastante preponderante en toda la elección de Bergoglio, además de ser su amigo cercano. Está la anécdota de cuando es elegido y Hummes le dice: acuérdese de los pobres. Es interesante su figura.

Esta semana se dio a conocer que Francisco va a levantar el secreto pontificio. La película aborda cómo el papado de Ratzinger manejó las denuncias de abusos. ¿Cuán relevante le parece eso?

No estoy tan de acuerdo en demonizar la figura de Ratzinger ni tampoco en súper santificar la figura de Bergoglio. La gracia por lo menos del guion, porque no he visto la película, es que aparece Bergoglio como un hombre bastante humano, un hombre de claros y oscuros, y eso me parece que es una visión correcta. Ratzinger, a lo mejor un poco más duro, se deja influenciar por esta bondad y por esta especie de apertura de criterio de Bergoglio, y es bastante plausible que haya sido así. En el rodaje conversamos con el director y la verdad es que buena parte de los cambios de hoy son posibles porque Ratzinger un poco abrió el camino. Es un intelectual de tomo y lomo, pero desde ese lugar él comenzó a abrir el camino de algunos cambios en la Iglesia.

https://culto.latercera.com/2019/12/27/los-dos-papas-iglesia-publicidad/

Comenta