Globos de Oro: la arremetida de Hollywood contra Netflix

Sam Mendes, premiado como Mejor director, y parte del elenco de 1917 celebran el Globo a Mejor película drama. Foto: Reuters.

La compañía de streaming llegaba a la ceremonia del domingo con 34 nominaciones, y con Martin Scorsese y El Irlandés como favoritos. Pero el triunfo quedó en manos de Sam Mendes y su filme 1917, de Universal, y Quentin Tarantino y Érase una vez en Hollywood, de Sony Pictures.


Parecía que iba a ser la noche de Netflix. Con 34 nominaciones y el favoritismo de Martin Scorsese y El Irlandés en las categorías más importantes, las probabilidades estaban a favor de la plataforma de streaming. Pero en la ceremonia realizada el domingo en Los Angeles, la empresa del logo rojo fue la gran derrotada ante los grandes estudios de cine: en cierta medida, los Globos de Oro fueron la arremetida de Hollywood contra Netflix.

El Irlandés, para gran parte de la crítica la mejor película del año, tenía cinco nominaciones, entre ellas Mejor película y director, y no obtuvo ninguna; Historia de un matrimonio postulaba a seis premios y consiguió uno para Laura Dern como actriz secundaria, y Los dos Papas, también de Netflix, no alcanzó ningún reconocimiento.

Universal estudios, en cambio, se quedó de manera sorpresiva con los dos premios más importantes: Mejor drama para 1917, una cinta bélica en torno a la Primera Guerra Mundial, con un gran despliegue de efectos visuales pero que nadie daba como ganadora, y Mejor director para su realizador, Sam Mendes, quien se impuso en una categoría donde estaban Scorsese, Quentin Tarantino y el sudcoreano Bong Joon Ho. El filme llega el jueves a salas y su triunfo fue un gesto a la tradición cinematográfica por sobre el streaming imparable. Aunque para muchos representó un bofetón para Martin Scorsese y El Irlandés, para otros constituyó un premio justo por la proeza técnica que significa aquel drama, así como una venia hacia la experiencia cinematográfica.

Sony Pictures también salió victoriosa de la ceremonia; conquistó tres premios: Mejor película comedia o musical para Érase una vez en Hollywood, Mejor actor secundario para Brad Pitt, y Mejor guión para Tarantino, un defensor del cine y las salas.

[caption id="attachment_113068" align="aligncenter" width="420"]

Tarantino, Brad Pitt, DiCaprio y elenco, felices con los premios a Mejor comedia, guión y actor secundario en comedia.

Foto: AFP.[/caption]

Entre los resultados esperados se anotó el merecido triunfo de Parásitos, la cinta de Bong Joon Ho que se ha convertido en una favorita desde su estreno. Esta comedia, negra como la noche y a ratos cruel como el más duro de los dictadores, se llevó a casa la estatuilla para Mejor película extranjera, y su director en su discurso hizo un llamado para esforzarse y romper la barrera de los subtítulos y así abrirse a un mundo de películas extranjeras que en Estados Unidos se encuentran tan limitadas.

La actriz Awkwafina se llevó el galardón como Mejor actriz en comedia por su rol en The Farewell, un gran espaldarazo para aquel pequeño y poderoso éxito independiente, que establece las bases para su próxima carrera de los muy cercanos Oscar, los que se realizan este año de manera extraordinaria casi un mes antes de lo tradicional. Y Renée Zellweger confirmó su favoritismo como Mejor actriz en drama por su rol en Judy, un biopic de la actriz y cantante Judy Garland.

Donde sí hubo una sorpresa fue en el triunfo de Mr. Link, la cinta de animación que derrotó a gigantes de la talla de Frozen 2 y Toy Story 4. La película le otorgó el primer Globo de Oro a los estudios Laika, la compañía detrás de Coraline y  Kubo y la búsqueda samurái. Este premio no es menor, considerando que Mr. Link fue una de las debacles en taquilla, con un costo de producción de US$ 100 millones y una recaudación que apenas logró un tercio de esa cifra.

La ceremonia presentó un sentido tributo a Tom Hanks, quien recibió el premio Cecil B. de Mille por su trayectoria y quien postulaba como Mejor actor secundario en drama por su rol en Un buen día en el vecindario (premio que se llevó Brad Pitt).

Un resultado inesperado se registró en la categoría de Mejor actor en comedia o musical. Para muchos el ganador era Leonardo DiCaprio por Érase una vez en Hollywood, también figuraba con posibilidades Eddie Murphy por Dolemite es mi nombre, pero Taron Egerton terminó coronado por su interpretación de Elton John en Rocketman, trayendo el recuerdo del triunfo de Rami Malek por Rapsodia Bohemia (2019).

En la categoría de Mejor actor en drama el asombro quizás fue aun mayor. Eventualmente sería la coronación de un año de lujo para Adam Driver y su rol en Historia de un matrimonio, pero el reconocimiento fue finalmente para Joaquin Phoenix por su trabajo en Guasón. Phoenix era el único que hacía un contrapeso real a la nominación de Driver. Era también la figura más polarizadora en una película cargada de controversia, que provocó divisiones en la crítica, y que algunos leerían como premonitoria, ya que se estrenó dos semanas antes del estallido social en el país. Al menos a nivel simbólico, la historia de un hombre que se siente traicionado por todo y todos, que presenta varios desequilibrios mentales, una pésima base familiar y que quiere ver arder el mundo, se transformó en un presagio y luego en un icono en las calles.

Tras los Globos de Oro, la Academia prepara su premiación, aunque unos y otros no siempre están alineados. Es probable que a futuro gigantes como Netflix, los nuevos Disney plus y Apple TV+ estarán celebrando por sus películas, y la guerra entre lo nuevo y lo clásico continuará. Esta batalla la ganó la tradición, la industria de Hollywood, pero la competencia con el streaming recién comienza.

Globos vs. Oscar

Concedidos por la Prensa Extranjera en Hollywood, los Globos de Oro inauguran la temporada de premios y ofrecen una temperatura del ambiente previo a la ceremonia de la Academia. Si bien hay numerosas coincidencias, sus resultados no siempre están alineados. En lo que va del siglo XXI, han coincidido en 11 ocasiones, y se han distanciado otras nueve.

En 2019 las votaciones coincidieron. Los Globos de Oro premiaron a Rapsodia Bohemia y Green Book como Mejor drama y musical, respectivamente, y el Oscar fue para Green Book, que desplazó a Roma.

En la entrega anterior, el Globo de Oro se lo llevaron Tres anuncios por un crimen y Lady Bird, pero quien abrazó la estatuilla del Oscar fue Guillermo del Toro por La forma del agua. Del mismo modo, en 2016 El renacido parecía favorito al Oscar tras recibir el Globo de Oro y sin embargo el ganador fue Spotlight, y en 2015 Boyhood se llevó el Globo pero no el Oscar, que fue para Birdman.

Entre 2000 y 2004 las premiaciones se alinearon con Belleza americana, Gladiador, Una mente brillante, Chicago y El señor de los anillos: el retorno del rey. Continuaron con Slumdog millionaire (2009), El artista (2012), Argo (2013), 12 años de esclavitud (2014) y Moonlight (2017).

Sin embargo, entre 2005 y 2008 hubo divergencias: mientras los Globos distinguían a El aviador de Scorsese, Secreto en la montaña, Babel y Expiación, los Oscar favorecían a Million dollar baby de Clint Eastwood, Crash, Los infiltrados y Sin lugar para los débiles, respectivamente. Lo mismo ocurrió en 2010 y 2011: Avatar y La red social se quedaron con el Globo, y Vivir al límite y El discurso del rey con el Oscar.

Comenta