"Personal Jesus": Depeche Mode y la oscura bienvenida a los noventas

Depeche Mode en el rodaje del video de "Personal Jesus"

Depeche Mode en el rodaje del video de "Personal Jesus"

El primer sencillo del álbum Violator -que cumple 30 años- marcó una apertura del grupo no solo en términos de sonido. Con la lucidez para comprender que con la nueva década llegaba una transición estética, decidieron crear un sencillo que les despojara su impronta más plástica. Un riff de guitarra mezclado con máquinas de ritmos y una interpretación concisa de David Gahan, bastaron para presentar su bienvenida, gótica y sugerente, a los días que les darían mayor éxito mundial.



Hay algo tan decisivo para una banda como un primer lanzamiento: superar la expectativa de un trabajo exitoso. En eso estaba Depeche Mode para 1989. El éxito conseguido con Music for the Masses, gracias a sencillos como "Strangelove" y "Never let me down again", suponía que el grupo podría mantener una cierta fórmula, basada en los demos de Alan Wilder y Martin Gore, para luego pulirlos en el estudio. Pero en su fuero interno, en el grupo sentían que el advenimiento de una nueva década les demandaba nuevas respuestas.

https://culto.latercera.com/2019/02/05/enjoy-the-silence-historia-depeche-mode/

"Decidimos que nuestro primer disco de los 90 debería ser diferente", comentó Gore en una entrevista a NME. Leyendo los tiempos, los músicos se adelantaron al cambio estético que supondría la nueva era. No estaban equivocados. La oleada del rock alternativo dejaría al synthpop como el recuerdo de una época en que las máquinas de ritmos impusieron una musicalidad estructurada y plástica. De alguna manera, sabían que debían presentar una nueva credencial en una era de transición, en que el optimismo popero daba paso a la incertidumbre que bien calzó a la generación X.

Si una idea ha cruzado la trayectoria de Depeche Mode, es la mirada hacia el futuro. Nada raro en un grupo que fue parte de una generación de pioneros del synthpop, en que también surgieron nombres como The Human League. En el cruce del sonido sintético de las máquinas con la apuesta de la masividad del pop, se creó un estética que hablaba de la ciudad post industrial y la deshumanización. Era momento de renovarla.

Por ello es que el primer sabor de su entrada a la nueva década tenía que marcar una diferencia. Ese concepto estaba tras "Personal Jesus", el primer adelanto de Violator, el álbum que daría a la banda un nuevo impulso. La idea era ofrecer un giro, una vuelta sobre lo trabajado. De alguna manera incorporó la sonoridad más oscura y cruda propia del rock que estalló en el comienzo de la década, una idea que después profundizaron, de forma menos efectiva, en Songs of Faith and Devotion(1993).

[caption id="attachment_122362" align="alignnone" width="2000"]

Depeche Mode en 1990

Depeche Mode en 1990[/caption]

El riff de guitarra que abre la canción, tocado por Gore, suponía una variante. Un sencillo que no estaba dominado del todo por la electrónica, pero que mantenía la precisión rítmica y los juegos de samplers propios de la carrera del grupo. De alguna manera, habían logrado crear un lenguaje nuevo para su música.

El tema surgió a partir de la lectura del libro Elvis y yo, de Priscilla Presley (la esposa del "Rey"). La letra juega alrededor de la idea de la dependencia de una persona que es vista como importante por el otro. "Tu propio Jesús personal/alguien que escuche tus plegarias/alguien a quien le importe", canta un lacónico y profundo Dave Gahan.

"Es una canción que trata sobre ser Jesús para alguien más, alguien que te da esperanza y atención -explicó Gore en una entrevista-. Es sobre cómo Elvis fue su hombre y su mentor, y cuán seguido eso pasa en las relaciones amorosas; cómo el corazón de todos es en cierta forma como un Dios. Jugamos con estas partes de una persona que son como Dios pero las personas no son perfectas, y ese no es un punto de vista equilibrado de alguien".

El video del tema estuvo a cargo del holandés Anton Corbijn. Se filmó en un rancho en Almería, España, y el grupo luce como si fuera una pandilla de cowboys de discoteca. Un cruce que en cierta forma resumía el ideario de innovación que el grupo desarrolló en el disco. El desierto, las escenografías que recordaban a la estética del spaguetti western, de alguna forma cuadraban con el riff que dominaba la canción. Sin embargo algunas secuencias -en especial las tomas de Gore resoplando- motivaron la censura de MTV. Por ello en la cadena pasaron otra versión del mismo, más aceptable para los parámetros de la industria.

[caption id="attachment_122365" align="alignnone" width="500"]

Fotografía del video de "Personal Jesus"[/caption]

Un gospel

Sin embargo, la imagen mesiánica del personaje retratado en la letra de "Personal Jesus" llamó la atención de otros. Uno fue Johnny Cash, quien se animó con una versión para su álbum American IV, The Man Comes Around(2002). El "hombre de negro", le explicó a Mojo por qué la escogió. "Escuché eso como una canción de gospel. Y si piensas que es una canción de gospel, funciona muy bien. No tuvimos ningún desacuerdo sobre esa canción. Escuché que un par de personas la habían grabado, el escritor quería que la probara, y lo hice, y me encantó".

https://culto.latercera.com/2019/07/17/versus-mejor-disco-depeche-mode/

Para esa versión, Cash contó con un personal de lujo: John Frusciante, Mike Campbel (de Tom Petty & The heartbreakers) en guitarras y Billy Preston, el mismo que tocó los teclados con los Beatles en las sesiones de Let it Be, al piano.

Al grupo nadie le avisó del cover de Cash. Se enteraron cuando el álbum salió a las tiendas. "Creo que cuando eres alguien del calibre de Johnny Cash, no pides permiso", dijo Gore a la edición londinense de The Times.

https://www.youtube.com/watch?v=K3QDDlWmR9Q

El otro que le dio su propia lectura fue Marilyn Manson. Aunque no resulta tan diferente a la original, la clave radica en que enfatizó el tono sugerente, creando una atmósfera oscura, como de iglesia sureña fantasmal. La incluyó en un compilado de grandes éxitos, Lest we forget(2004). "Pienso que si tuviera que componer una canción hoy, diría exactamente lo que dice 'Personal Jesus'", dijo el músico por entonces. "Creo que se requiere algo más que un tono irónico cuando pones el tema en contexto con lo que pasa hoy".

El single le dio a Depeche Mode la entrada a una masividad que les comprometió en lo personal y musical. Más cuando lanzaron el sencillo posterior, la efectiva "Enjoy the silence", la que marcaba un contraste algo más pop que el primer tema. A partir de allí se moverían en esos polos, y vendrían los años luminosos, pero también más tensos por los excesos, en especial por el lado de Dave Gahan (la salida del efectivo y talentoso Alan Wilder, también pudo ser factor).

"Hasta entonces nos había ido bastante bien -detalló el tecladista Andrew Fletcher-. Pero tras el superéxito de 'Personal Jesus' y Violator nos volvimos inexplicablemente gigantes. Fue increíble y de alguna manera nunca nos recuperamos. Por eso, después eso, la tendencia fue un poco arruinar ese momento". Y aunque placas posteriores como Ultra o Playing the angel, le recordaron al mundo que aún podían generar buen material y estar en paz, de alguna forma, ese azote guitarrero que abrió la década marcó un punto de no retorno. Y el grupo estuvo más que dispuesto a aceptarlo.

https://www.youtube.com/watch?v=u1xrNaTO1bI

Comenta