Mi Joaquin Phoenix favorito

joker-joaquin-phoenix

Joaquin Phoenix en Joker (2019).

Es el hombre del momento gracias a su interpretación de Arthur Fleck, el enfermo mental que da origen al villano de Batman en la Joker del director Todd Phillips. Pero Joaquin Phoenix carga con varios personajes verdaderamente gigantes en el celuloide. Acá, críticos de cine y entendidos explican a Culto cuál es su rol favorito del protagonista de Her, Two lovers y The master, entre otras cumbres.


The Master (dir. Paul Thomas Anderson, 2012)

Simón Soto, guionista y escritor

—Es un gran actor sin dudas. Me gusta en la película de James Gray Two lovers (2008), pero su papel en The master (dir. Paul Thomas Anderson, 2012) es grandioso. Creo que no sé si he visto antes una representación de las consecuencias de la guerra en un individuo, en un hombre, realizada de manera tan brillante, tan compleja, con tantas capas, con tantos matices como hace Paul Thomas Anderson en The Master y la interpretación que da Joaquin Phoenix. Es una película inmensa partiendo porque Anderson solo ha hecho obras maestras. Todo lo que hace crece y es más grande que lo anterior. Este veterano de guerra hecho mierda, alcohólico, que hace estos tragos con combustible, y se obsesiona con una relación siniestra y a la vez hermosa con este escritor gurú. Ver a dos actores magistrales es un obsequio. Ese es mi Phoenix favorito.

Two lovers (dir. James Gray, 2008)

Isabel Plant, crítica de cine

—Joaquin Phoenix es de esos actores talentosos pero que a veces me agotan porque es demasiado intenso. Por eso me gusta el Phoenix dolido por amor, el dañado de manera más humana y más cercana a uno como espectador, porque lleva la melancolía muy bien. Así que prefiero al Phoenix de Two lovers (dir. James Gray, 2008), una maravilla de película donde se ve completamente acabado de vuelta en la casa de los padres —y siendo seducido como un bobo por Gwyneth Paltrow—, y el de Her (dir. Spike Jonze, 2013), porque es torpe y triste y ese es el mejor Phoenix.

Two lovers (dir. James Gray, 2008)

René Naranjo, crítico de cine

—Considero que Joker (dir. Todd Phillips, 2019) es una película bien lograda. Hay dos aspectos que destacar: primero el trabajo corporal de Joaquin Phoenix, que se expresa en esa danza del Joker, que es logradísimo. Para mí, lo mejor del filme, expresando a nivel corporal las ideas y motivaciones del personaje, la intención con este mundo tan decaído y desalentador que lo rodea. Lo otro que sí me parece discutible de Joker es que se presenta a una masa enardecida contra la élite liderada por un demente asesino, por un demente criminal, un personaje lleno de problemas mentales y que no está ni siquiera comprometido con el sentido de la protesta. Ahora, mi personaje favorito de Joaquin Phoenix es de la obra maestra de James Gray, Two lovers (2008), como Leonard Kraditor. Es lo más conmovedor que le he visto donde aparece —creo— más similar a como es él en la vida real. Una historia de amor absolutamente emocionante, conmovedora, una hermosísima película. Una obra maestra, magnífica.

Two lovers (dir. James Gray, 2008)

Pablo Marín, crítico de cine

—Leonard Kraditor de Two lovers (dir. James Gray, 2008): siendo un personaje con desajustes mentales, no es un “loco lindo” ni nada parecido. Por el contrario, es un tipo entrañable que busca el amor, como lo haría cualquiera, y que a veces hace daño sin querer, como tantos de nosotros. Su personaje de Her está rebueno, también. Pero dijiste uno.

Her (dir. Spike Jonze, 2013)

Alberto Fuguet, escritor y cineasta

—Creo que su mejor rol es Leonard Kraditor en Two lovers (2008) de James Gray. Todo lo que hizo con James Gray en rigor (The yards, We own the night, The immigrant). Hizo dos con Wahlberg notables (Yards y We own the night). En Dos amantes es un chico dañado y suicida que trabaja en una lavandería y que vive con sus padres y se relaciona con dos chicas muy distintas (una lo calma, la otra apela a su lado artístico). Está muy bien por cierto en 8mm (dir. Joel Schumacher, 1998) y en Gladiador (dir. Ridley Scott, 2000). Y su “Doc” Sportello en Inherent Vice (dir. Paul Thomas Anderson, 2014) es de culto. Pero me quedo con Theodore Twombly de Her (dir. Spike Jonze, 2013), por su melancolía y quietud y por sus ojos y su ropa y su bigote. Todos los bigotes que circulan son de ese personaje triste y callado de Joaquin Phoenix en Her.

Joker (dir. Todd Phillips, 2019)

Nona Fernández, escritora y guionista

—Qué predecible yo, pero creo que su interpretación de Arthur Fleck (Joker, dir. Todd Phillips, 2019) es lo mejor que ha hecho (mención especial a su trabajo en The Master, donde ver a esa dupla iluminada de Phoenix y Seymour Hoffman juntos era una verdadera ceremonia). Phoenix es un actor tan arriesgado, tan peligroso en su ejecución, con un punto de vista tan enfocado e inteligente con respecto a la actuación, y al rol de la actuación dentro de una obra, que es difícil que no haga todo de manera brillante. Es un autor. Pero aquí hay cierta madurez y delirio que lo hace destacar en relación al resto de sus trabajos, como si estuviera en un verdadero estado de gracia, conectado con un hilo de plata al infinito. Son años de experiencia y oficio en el cuerpo, conecta y canaliza lo mejor de su época, de su experiencia, y de la del resto, como hacen los chamanes. Por eso se vuelve espejo y reflejo al mismo tiempo. Y aunque diga que no estudió las interpretaciones de sus antecesores, en la suya están presentes. Es una piel más para un rol que partió con César Romero y que ha evolucionado hasta llegar a esta la suya.

The Master (dir. Paul Thomas Anderson, 2012)

Rafael Gumucio, escritor

—Freddie Quell, el que hace en The Master (dir. Paul Thomas Anderson, 2012), mi película favorita del siglo XXI. Es raro, misterioso y silencioso y tiene que enfrentarse con el otro gran actor de su generación, Philip Seymour Hoffman.

Signs (dir. M. Night Shyamalan, 2002)

Rodrigo Munizaga, crítico de cine y televisión

—Joaquin Phoenix como Merrill Hess en Signs (dir. M. Night Shyamalan, 2002). Es el inverso de su hermano cura que ha perdido la fe: Merrill cree que en los milagros, en las casualidades, en que todo pasa por algo. Phoenix construye un personaje entrañable, que en esos tiempos se alejaba del villano que venía de hacer en Gladiador (dir. Ridley Scott, 2000) o del adolescente con potencial criminal de Todo por un sueño (dir. Gus Van Sant, 1995), mostrando lo dúctil que es como actor. En Señales, y en un gran trabajo conjunto con Mel Gibson, Joaquin Phoenix saca a relucir todo su talento, en un rol que mezcla inocencia, algo de frustración y mucha humanidad sin hacer mucho aspaviento de su talento, actuando en varias escenas solo con la mirada, y dejando que el elenco que lo rodeaba también brillara. Gran película y gran actuación.

You were never really here (dir. Lynne Ramsay, 2017)

Ana Josefa Silva, crítica de cine

—Joe, de You were never really here (dir. Lynne Ramsay, 2017), construye un rol muy complejo y exigente, sin demasiado texto (los diálogos son como un cuchillo), transmitiendo dolor y violencia desde su interior, incluso en las escenas de violencia más explícita.

The Master (dir. Paul Thomas Anderson, 2012)

Rodrigo González, crítico de cine

—El protagonista de The Master (dir. Paul Thomas Anderson, 2012), porque es la perfecta mezcla de madurez actoral, estilo, método y carisma. De ahí en adelante creo que exacerbó en la tendencia que siempre tuvo a la sobreactuación. De hecho ahí ya pecaba algo de eso, pero funcionaba. También me gusta mucho en Two Lovers (2008), de James Gray.

Comenta