“Anti Exposición: no siga la flecha”: Nicanor Parra vuelve a la vida con muestra virtual de sus trabajos prácticos

NICANOR PARRA

Se trata de una colección de 39 de los trabajos prácticos ideados por el autor de Poemas y antipoemas entre 1976 y 2006. Las piezas juegan con la realidad material de los objetos que se utilizan y la idea que podrían sugerir. Quienes la ven, se ven compelidos a incorporarle un sentido propio a cada pieza, o a veces haciendo referencias a imaginarios que el poeta desarrolló en sus libros. Se puede visitar en el nuevo sitio web de la Fundación Nicanor Parra.


Una reja metálica añosa y casi oxidada recibe al visitante. Al abrirse, un letrero invita a entrar. “No siga la flecha”, acaso tomando el modo irónico del autor de las obras de la muestra.

Al cruzar, las personas curiosas -junto con “caminar” en medio de arbustos tupidos, árboles y un camino de tierra sembrado de hojas caducas- se pueden encontrar con una serie de trabajos prácticos creados por el autor de Poemas y antipoemas (1954), que vienen acompañadas de una breve explicación, por supuesto, siempre con el estilo mordaz, ingenioso y rupturista que lo caracterizaba.

“Las tres calaveras de Colón”, por ejemplo, son tres calacas puestas en fila apelando “al humor negro necesario”; o un maletín viejo titulado “El maletín del doctor Mortis”, cuyo contenido -como no- “es imaginante”; o dos sillas metálicas sobrepuestas, una al derecho y otra al revés que reciben el sugerente nombre de “69″, “una verdadera ars erótica”, se explica.

Esto es parte de la exposición virtual titulada “Anti Exposición: no siga la flecha” que la Fundación Nicanor Parra acaba de inaugurar. Se trata de una muestra de 39 de los trabajos prácticos ideados por el vate entre 1976 y 2006, en su faceta de artista visual. La muestra fue curada por el curador español Adolfo Montejo.

En rigor, las obras son “ready-made,” es decir, juegan con la realidad material de los objetos que se utilizan y la idea que podrían sugerir. Quienes la ven, se ven compelidos a incorporarle un sentido propio a cada pieza, o a veces haciendo referencias a imaginarios que el poeta desarrolló en sus libros.

Por ejemplo, una zapatilla de levantar de cuero que dice “Mensaje en una zapatilla: levántate y anda”, haciendo alusión al poema “El anti-Lázaro”, incluido en el fundamental Hojas de Parra (1985).

“Un regalo visual de ideas y vegetación”

¿Cómo nació esta idea? Cristóbal “Tololo” Ugarte, nieto del poeta, responde a Culto. “La idea de la exposición nació de José Alfredo Rojas, administrador de la sucesión, quien contactó a la fundación para que lo apoyáramos en este proyecto. Nos pareció excelente poder mostrar una selección de obras de Parra en el contexto mismo donde fueron elaboradas, entre otras cosas porque el jardín o “nicho ecológico” de La Reina significa junto con las obras visuales un regalo visual de ideas y vegetación para estos días de encierro”.

Una interrogante a tener en cuenta, es si acaso tras acabar la pandemia del coronavirus, y el encierro obligado que ha generado, esta exposición será realizada de manera presencial en un museo. “Tololo” Ugarte responde: “José Alfredo tiene pensado hacer más proyectos virtuales en el futuro y seguir difundiendo la obra de Parra con el fin de que el nombre de Nicanor siga creciendo en su relevancia para la cultura tanto chilena como universal. Por eso esta exposición es abierta a todo el mundo y se está haciendo un trabajo de difusión del recorrido virtual en medios extranjeros”.

-¿Cuál fue el o los criterios para la curatoría de las obras?

-Las obras fueron escogidas por el curador español Adolfo Montejo, y su foco principal estuvo puesto en seleccionar una cantidad de trabajos que estuvieran en sintonía con los problemas de hoy. Así es como por ejemplo destacan obras como “Democracia y Dictadura”, que pone sobre la balanza estas dos fuerzas, el trabajo “Burgueses y Proletarios” que deja en evidencia problemas de orden social, o “La silla gestatoria”, que es una crítica directa a la solemnidad y seriedad de la iglesia católica que Parra pone en duda una y otra vez.

En vida, Nicanor Parra expuso estos trabajos prácticos. En 1992 lo hizo en la Universidad de Valencia y en el Smart Museum of Modern Art de Chicago; luego, en 2001 expuso en las ciudades de Madrid y Santiago; y en 2006, en el Centro Cultural Palacio La Moneda.

La exposición, o en rigor, la antiexposición, se puede visitar en este link.

Comenta