Metallica se reactiva en pandemia pero su show en Chile se aleja

El sábado, diversos autocines de EE.UU. estrenaron un nuevo show del cuarteto.

El grupo lanzó un nuevo disco y exhibió un concierto en autocines, mientras su regreso a Santiago tiene pocas opciones. “Por las condiciones actuales, es muy complejo”, dicen desde el Estadio Nacional.



Mientras la mayoría de las grandes estrellas de la música suma -en promedio- un semestre sin actividad en vivo, en el caso de Metallica ese paréntesis fuera de los escenarios ya alcanza un año completo. Un récord especialmente llamativo para uno de los grupos más exitosos y activos del circuito internacional en las últimas décadas, pero que no les ha impedido convertirse en protagonistas de la temporada pandémica de la música.

Así, en los últimos días y en modo cuarentena, el cuarteto de thrash metal se las arregló para volver a dominar la agenda rockera con la presentación de un comentado concierto el sábado, grabado en secreto previamente y exhibido en diversos autocines y teatros al aire libre de Estados Unidos y Canadá. Y 24 horas antes con la salida de S&M2, un nuevo álbum en vivo que funciona como secuela de su disco sinfónico de 1999.

De hecho, el título publicado el viernes en formato audio, video y box set es el registro de los últimos conciertos “presenciales” que dio el conjunto, el 6 y 8 de septiembre del año pasado en el Chase Center de San Francisco, acompañados nuevamente por la Sinfónica de esa ciudad.

Sólo días después de esa presentación el vocalista James Hetfield volvió a internarse en una clínica de rehabilitación para tratar sus problemas con el alcohol. Cinco meses fuera de los focos que para Metallica significó la cancelación de una decena de fechas en Oceanía y Norteamérica y el cierre anticipado de su WorldWired Tour.

Superado el trance, el regreso a los escenarios del grupo debía ocurrir en abril, con un nuevo recorrido por Sudamérica y su esperado debut en el Estadio Nacional. Una visita que el coronavirus obligó a postergar para diciembre próximo y que hoy parece nuevamente alejarse, en medio de la incertidumbre generalizada de la música en vivo.

Si bien la fecha de Santiago del 7 de diciembre todavía aparece activa y con boletos a la venta en el sitio web oficial de los californianos -junto con otros cinco shows en Brasil y Argentina para el mismo mes-, el debut en el estadio de Ñuñoa lucha contra la pandemia y el reloj.

También, contra las directrices de Live Nation, la mayor productora de giras del mundo y encargada de los tours del cuarteto, que el mes pasado proyectó recién para mediados de 2021 el regreso de los conciertos a gran escala en el planeta. Un pronóstico que echa por tierra las posibilidades de ver un show presencial de cualquier artista de la agencia durante este año.

Por ahora, desde la productora del evento, DG Medios, aseguran que siguen trabajando para diciembre. Una postura similar a la que informan los encargados de otros eventos que siguen agendados para fines de este año, como Kiss y el festival Creamfields. En el caso de Metallica, la última palabra la tienen los propios músicos y Live Nation, desde diciembre propietarios de la compañía local, con quienes están en permanente diálogo y monitoreo.

Desde el Estadio Nacional, en tanto, comentan que la fecha de diciembre sigue reservada y que no se les ha solicitado una nueva, aunque matizan: “Si bien no hay solicitud de reagendamiento, por las condiciones actuales es muy complejo pensar en un concierto de estas características”, señala Cristián Dávila, jefe de comunicaciones del recinto. “Estos eventos se van a hacer solo y siempre y cuando la autoridad sanitaria lo permita”, añade.

Comenta