El juicio de los 7 de Chicago, la nueva cinta de Aaron Sorkin en Netflix

El juicio de los 7 de Chicago.

Disponible en el streaming, la película protagonizada por Sacha Baron Cohen, Eddie Redmayne y Michael Keaton, retrata el famoso caso de 1968 en el que ocho hombres fueron enjuiciados durante las protestas contra la Guerra de Vietnam. Con un 93% de calificación en el sitio especializado Rotten Tomatoes, y cuatro estrellas por parte de BBC, en Culto te contamos qué dice la crítica internacional sobre el nuevo filme.



“Hoy despaché a Vietnam a la 1ª División de Caballería y a otras fuerzas que incrementarán nuestro poderío en 75 mil a 125 mil hombres casi de inmediato”, dice el Presidente de Estados Unidos, Lyndon Johnson, en un video de archivo que data de 1968.

“Para esto deberemos incrementar la cantidad de soldados activos aumentando la leva mensual de 17 mil a 35 mil hombres”, continúa el registro del mandatario al comienzo de El juicio de los 7 de Chicago, la más reciente cinta escrita y dirigida por Aaron Sorkin para Netflix.

Con imágenes de Martin Luther King Jr. dando un discurso antibélico -y asegurando que en las autopsias de miles de hombres debería sumarse como causa de muerte “Vietnam”-; poco a poco nos presentan a los protagonistas de uno de los casos más famosos de Estados Unidos.

Rennie David y Tom Hayden (Líderes de los Estudiantes por la Sociedad Democrática) -interpretados por Alex Sharp y Eddie Redmayne-, anuncian que irán a Chicago en el marco de la Convención Democrática que enfrentará a Eugene McCarthy con Hubert H. Humphrey.

“No hay mayor diferencia entre Humphrey y Nixon”, dice el personaje de Redmayne. Y es que mientras McCarthy propuso una campaña antiguerra, Humphrey estaba en línea con el Presidente Lyndon.

En paralelo, Jerry Rubin y Abbie Hoffman (Líderes del partido internacional de la juventud) -interpretados por Jeremy Strong y Sacha Baron Cohen-, eran dirigentes considerados “Yippies” que también expresaron a sus seguidores su intención de ir a las calles de Chicago y enfrentarse a la policía de ser necesario.

Posteriormente se muestra a David Dellinger (Líder de la Movilización para terminar la Guerra en Vietnam) -interpretado por John Carroll Lynch- como padre de familia que aboga por el respeto y la educación ante los enfrentamientos; y a Bobby Seale (Presidente del Partido Panteras Negras) -interpretado por el ganador del Emmy, Yahya Abdul-Mateen II.

A ellos se sumarán más adelante Lee Weiner, John Froines. Todos ellos, capturados por agentes policiales en medio de protestas por las calles de Chicago, acusados de cargos de conspiración e incitación a los disturbios.

“Agrupaciones de izquierda”, “inconformistas”, “aseo personal”, “obsenidades, drogas, sexo”, “promuiscuidad” e “intentos por destruir la sociedad”, son algunos de los aspectos detallados en una carta escrita por un agente del FBI fechada en el 5 de octubre de 1968 -según muestra la cinta de Aaron Sorkin.

Es ese el contexto inicial que nos muestra el más reciente estreno de Netflix, un “drama histórico-legal” que revive un juicio real que se tomó las portadas de los medios en su momento y que marcó un hito en el apartado “Guerra de Vietnam”.

Si bien originalmente Sorkin escribió el guión en 2007 y pretendía que Steven Spielberg fuera el director, el proyecto fue pospuesto indefinidamente hasta que en 2018, el mismo Aaron Sorkin fue ratificado como director. Inicialmente fue planificada para debutar en salas de cine, pero la pandemia de coronavirus, llevó a vender los derechos de difusión a Netflix, plataforma en la que está disponible desde este viernes 16 de octubre.

Con una calificación de 93% en Rotten Tomatoes, El juicio de los 7 de Chicago, recibió cuatro estrellas en la reseña publicada por BBC. “Todos sabemos que Sorkin es uno de los mejores guionistas en Hollywood en la actualidad (A Few Good Men, The West Wing, Moneyball, The Social Network), pero su aparición como director con un don para manejar actores es una revelación”, escribe Will Gompertz.

“Hizo un buen trabajo en Molly’s Game, pero ha dado un notable paso adelante con El juicio de los 7 de Chicago. (...) Hay momentos de sobrecarga de información y otros en los que se tambalea al borde del desequilibrio, especialmente en las últimas etapas, pero a medida que avanzan los dramas judiciales, tiene motivos para apelar”, apunta el crítico de BBC.

Desde CNN, en tanto, combinan la relevancia del contexto actual en Estados Unidos, con el momento histórico retratado en la cinta. “Vale mucho la pena ver El juicio de los 7 de Chicago, tanto por lo que dice sobre lo que está sucediendo en Estados Unidos ahora, como hace 50 años. Los paralelismos con el tumulto que rodeó el período de Vietnam pueden parecer obvios, pero la película sirve como un recordatorio vigorizante de que Estados Unidos continúa litigando aspectos de una guerra cultural que comenzó en los años 60 y que se ha librado, en varios frentes, desde entonces”.

Brian Lowry continúa su crítica citando a una explicación del mismo Aaron Sorkin: “Las películas tampoco pueden divorciarse del contexto en el que se estrenan y, según esa medida, El juicio de los 7 de Chicago aspira a más. Como dice Sorkin en las notas de producción, ‘El guión no cambió para reflejar los tiempos, los tiempos cambiaron para reflejar el guión’”.

Desde The Guardian son más exigentes en su evaluación, confiriéndole solo dos estrellas al filme. “Aaron Sorkin, creador de The West Wing para televisión y de la película sobre el nacimiento de Facebook, The Social Network, puede brindarte un diálogo apasionante y casi delirarte de entusiasmo por las ideas contemporáneas. Pero también puede volverse fantásticamente pesado, hinchado de un patriotismo liberal engreído”, comienza la reseña de Peter Bradshaw.

“Lamentablemente, ese es el tono con esta recreación exasperantemente aburrida, dramáticamente inerte y levemente mal juzgada El juicio de los 7 de Chicago en los Estados Unidos, que Sorkin ha escrito y dirigido”, agrega el crítico con claro descontento, para luego apuntar a la ingeniosa elección de Baron-Cohen como uno de los protagonista, y afirmar que la cinta se “felicita a sí misma” por estar en el “lado correcto de la historia”.

Desde The New York Times la sentencia no es tan diferente a la de sus colegas británicos. A.O. Scott afirma: “No creo, a fin de cuentas, que esta sea una película muy buena. Es habladora y torpe, alterna entre la importancia personal y las payasadas. Pero tampoco es una película que se pueda ignorar fácilmente”.

Atribuyendo al contexto actual la relevancia que pueda tener la cinta, Scott añade: “En parte, esto es un accidente de tiempo. Los ecos de 1968 parecen estar por todas partes en este año electoral: los llamados a la ley y el orden, los rumores de radicales sembrando desorden en las calles, los enfrentamientos entre policías y ciudadanos…”

El juicio de los 7 de Chicago ofrece un relato absorbente, en cierto modo alarmante y en cierto modo tranquilizador, de un momento anterior de polarización y conflicto violento. No es como ahora, pero las analogías son suficientes para hacerte pensar en lo que sucede en una democracia cuando el poder estatal se enfrenta a la disidencia popular. Un desastre caótico y ruidoso. Una tragedia y una farsa. Y eso es si tenemos suerte”, concluye en su escrito para el NYT.

El juicio de los 7 de Chicago está disponible en Netflix desde este viernes 16 de octubre.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.