Sam Smith en vivo desde Abbey Road: “Entendí realmente lo que significa el amor”

Créditos: Alasdair McLellan

El británico se presentó anoche vía streaming en el reconocido estudio británico, el mismo día en que publicó su tercer álbum, titulado Love Goes (2020). Según informó a través de su cuenta de Instagram, esta fue la única oportunidad para ver su concierto este año.



Cuando Sam Smith estaba en la gira de The Thrill of It All (2017), un extracto de la letra de “One Day at a Time” aparecía en las pantallas de los recintos que visitaba; justo antes de que él y su agrupación subieran al escenario:

Aquella introducción se repitió en todas las fechas del tour, el mismo que lo trajo a Lollapalooza Chile en marzo de 2019.

Si bien, en ese momento expresaba sus reflexiones de amor nostálgico frente a un público que alcanzó el millón de espectadores en todo el mundo—según informó Billboard a finales de 2018—, este viernes el escenario cambió por completo: Sam Smith se presentó en vivo desde los estudios de Abbey Road, sin nadie más que su banda y el equipo técnico, y para una audiencia que presenció el espectáculo vía streaming.

Según informó en su cuenta de Instagram, esta fue la única oportunidad para ver su concierto este año, la cual se desarrolló el mismo día en que publicó su tercer álbum, titulado Love Goes (2020).

La cita inició con “Young”, título que también abre su última entrega. El músico estaba solo, en medio de la oscuridad y con un foco de luz que iluminaba su cabeza. Su voz se mezclaba entre los efectos de sonido que simulaban un coro, mientras que la intensidad de su canto resaltaba con los silencios de la canción.

Ya terminada, se prendieron las luces y los integrantes de la banda entraron a escena. El cantante quiso decir unas palabras.

—Esta noche estamos en una situación distinta, pero eso solo la hará hermosa— comentó mirando fijamente al lente de la cámara, para después seguir con “Diamonds”; el último sencillo promocional de su reciente entrega.

La energía cambió de inmediato. De una expresión a capella sobre los recuerdos de la juventud temprana, pasó a una catarsis romántica en clave de pop; en la que la iluminación del lugar cambiaba con los movimientos de los músicos, hasta el punto en que Abbey Road se tiñó de rojo cuando llegó el primer coro.

Tras cantar “Dancing with a Stranger” y “Promises” con la misma fuerza, se escucharon los primeros acordes de “Too Good at Goodbyes” en el piano; una de las canciones más pausadas de su repertorio, el cual continuó con otras de corte similar, tales como “Lay Me Down” y “My Oasis”.

Si bien, el artista anunció que interpretaría títulos de sus tres álbumes, una de las sorpresas en el setlist fue un cover de “Time After Time” de Cindy Lauper; el cual no había tocado antes en vivo.

Después de presentar “How Do You Sleep” entre luces de color azul y una predominancia en el sonido de los sintetizadores, siguió con “For the Lover That I Lost”; composición que escibió junto a Céline Dion para Courage (2019), pero que también quiso incluir en Love Goes, debido a su admiración por la cantante.

Así, siguió con la acústica “Kids Again” y volvió a dirigirse a la audiencia que lo veía por streaming.

—Este álbum marca para mí un momento de descubrimiento personal en muchos sentidos. Es mi primera relación, la más duradera; de repente entendí realmente lo que significa el amor — dijo antes de invitar al británico Labrinth, quien trabajó como productor del disco, a interpretar la canción homónima.

Ya con sus compañeros de banda fuera de escena, Sam Smith volvió a estar solo en la oscuridad de los estudios de Abbey Road. Con el apoyo de un backing track, cantó “Stay With Me” frente al foco que lo iluminó en un principio; pero con la diferencia de que ya no se volvería a prender. Fue el fin del espectáculo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.