Emma Corrin, la Lady Di de The Crown: “Diana estaba increíblemente adelantada a su tiempo”

Emma Corrin en el vestido de novia de Diana. Fotos: Netflix

A sus 24 años, la actriz estrena el papel que le cambió la vida: Diana de Gales en la cuarta temporada de la serie sobre la realeza británica, que debuta hoy en Netflix. En entrevista con Culto, la inglesa revela su acercamiento al personaje: “Al recibir el guión, me di cuenta de que esta iba a ser mi versión de ella”.



A la espera de que la conexión se ajuste y Culto inicie la entrevista con ella por videollamada a través de Zoom, Emma Corrin (24) gasta los segundos tarareando una suave melodía, con la misma serenidad de quien lleva años haciendo este trabajo y lo disfruta.

Un oficio probablemente crucial al momento de obtener el rol que ya le cambió completamente la vida y su todavía breve carrera: Diana Frances Spencer, en la época en que la Princesa de Gales conoció y se casó con el principal heredero al trono de Inglaterra, el periodo de tiempo que coincide con la cuarta temporada de The Crown, que hoy se estrena en Netflix, de nuevo con Isabel II (Olivia Colman) a la cabeza.

Corrin, con su pelo castaño oscuro y sin los gestos característicos de Diana, maneja con total claridad su acercamiento al personaje. “No quería simplemente replicarla. Hay cosas que realmente no quería hacer sólo porque ella las hizo, quería intentar que todo fuera justificado. Pasé mucho tiempo trabajando en el por qué, tratando de entender por qué hizo lo que hizo”, dice la actriz, que hasta antes de conseguir elogios por su último papel mantenía como rol más relevante un secundario en Pennyworth, la serie sobre los orígenes de Alfred, el mayordomo de Batman.

La serie aborda la incipiente popularidad de Diana.

Mientras que los años de mayor exposición y drama del personaje quedarán en manos de la australiana Elizabeth Debicki (Tenet) en los últimos ciclos de la producción de Netflix, Corrin le da vida a la Diana joven, en episodios históricos como su primera vez en Balmoral -la mansión estival de la Reina y los suyos-, su ascendente popularidad dentro y fuera de Inglaterra, y las complejidades de su relación con el príncipe Carlos (Josh O’Connor).

Seguramente marcada por el trágico final de la vida de Spencer -en París la noche del 31 de agosto de 1997, cuando Corrin no tenía ni siquiera dos años- y las revelaciones sobre su dura experiencia al interior de la familia real, la serie evita el melodrama y subvierte la noción clásica del cuento de hadas.

-La primera escena entre Carlos y Diana es con ella disfrazada de árbol. ¿Cómo recuerda que fue preparar y filmar esa secuencia?

Fue muy divertido. Creo que filmé esa escena a principios de este año. Recuerdo que se habló de que esta sería la vez en que conoceríamos a Diana, y que estaría vestida como un árbol. Realmente no podía pensar en eso. Y luego cuando llegamos a la prueba de vestuario, yo estaba como: oh, ¿hablan en serio? Esta es la primera vez que alguien me verá en esta serie, que será tan comentada, y será disfrazada de árbol. Fue divertido y precioso filmarla. Me encanta esa escena porque es muy etérea, tiene un toque muy mitológico. Creo que la banda sonora es increíble porque presenta el tema musical de Diana que aparece a través de la serie. Y está este motivo mitológico, de destino, y de cuento de hadas que viaja a través de la serie. Fue muy lindo filmarla. Y Josh también es una auténtica joya.

Emma Corrin nació en diciembre de 1995 en Inglaterra.

-¿Cree que esa escena ayuda a desmitificar la figura de Diana?

Sí, creo que sí. Especialmente todas las escenas con la Diana joven ayudan con eso. Existen muchos registros de ella mayor, y creo que las escenas con la Diana joven presentan un aspecto completamente nuevo de ella que la gente no ha visto antes. Ella está aprendiendo sobre el mundo. Ella es tan divertida. Está vestida como el árbol y con ganas de correr hacia Carlos; también creo que es muy atrevida en Balmoral. Quiero decir, ella sabe exactamente lo que está haciendo. Creo que eso es lo que me encanta de interpretar a la joven Diana. Este sentimiento de que ella sabía de qué se trataba todo, lo cual fue muy refrescante.

-¿Recuerda cómo reaccionó cuando se enteró de que el papel era suyo?

Si. Me invitaron al set a leer junto a Josh O’Connor, y luego me ofrecieron el papel en la habitación cuando él estaba allí. En realidad, no puedo recordarlo, sentí que me bloqueé por completo, porque creo que estaba muy en shock. Él estaba allí, dijo que (la situación) era un poco como X-Factor, cuando le dicen a alguien que había llegado a la final. Sí, fue muy divertido.

Diana junto al príncipe Carlos (Josh O'Connor).

-La diseñadora de vestuario de la serie, Amy Roberts, intentó capturar el espíritu del vestido de novia original de Diana, pero señaló que no buscaba crear una réplica. ¿Cree que usted realiza algo similar al interpretarla, construir su propia versión del personaje?

Oh, sí, absolutamente, es exactamente eso. Eso fue algo que realmente descubrí porque al inicio me senté para comenzar la investigación, y pensé: ¿cómo empiezo a retratar a esta persona que es tan famosa e icónica? Luego recibí el guión y me di cuenta de que esta iba a ser mi versión. Esta es una historia de ficción, y tal como ocurrió con el vestido de novia que hizo Amy, es exactamente lo mismo con Diana. Tomé información útil que logré encontrar y la introduje en mi propia interpretación de ella.

La soledad de Diana

En al menos un par de episodios del nuevo ciclo de The Crown, la Princesa de Gales simplemente no aparece o tiene un rol menor en la trama. Al final del día, sigue siendo la historia de la Reina, aquí interpretada por segunda y última vez por Olivia Colman. Pero al igual que la Margaret Thatcher que encarna Gillian Anderson, la Diana de Emma Corrin marca el compás de la serie en los años 80; en sus acciones, por separado, son dos huracanes que amenazan con alterar el centro gravitacional de la historia.

Un capítulo de esta temporada, el tercero, está dedicado por completo a Lady Di, ya comprometida con Carlos y en conocimiento del vínculo que el heredero al trono mantiene con Camila Shand (Emerald Fennell), el amor de su vida. Desde la impotencia que le genera ser ignorada por la monarca a la alegría de recorrer Buckingham en patines y con audífonos, el episodio es la mejor prueba del registro de la actriz británica, así como también del agridulce retrato de Diana, que tampoco rehúye mostrar que sufría de bulimia.

Lady Di se reúne con Camila Shand (Emerald Fennell).

Un acercamiento que, por lo demás, podría dialogar bien con lo que propondrá Spencer, la película que Pablo Larraín comenzará a filmar en 2021. Con Kristen Stewart en el rol principal, la historia se situará a inicios de los años 90, cuando Lady Di decidió que se divorciaría de Carlos.

-El episodio tres de la serie se enfoca en el encuentro entre Diana y Camila, y también se le muestra sola en el palacio Buckingham.

Sí, estás en su cabeza durante todo el episodio. La estás siguiendo.

-¿Cómo fue trabajar alrededor de la soledad de Diana, que es una parte central de la historia?

Sí, exacto, es una gran parte de la historia, y creo que el tercer episodio es increíblemente conmovedor, porque estás únicamente en su cabeza, estás siguiendo su lenta comprensión de que no va a recibir apoyo en este entorno. Lo encontré desgarrador, porque vivo con mi familia en este momento y estoy pasando por muchos cambios. Mucha gente tiene experiencias bastante similares con las que puede haber paralelos con las de Diana, de ser catapultados a un mundo diferente. Yo no sé dónde estaría si no pudiera estar en mi casa para reunirme todas las noches con ellos. Pienso que fue interesante capturar cómo ella pasa de estar con sus amigas (en un departamento en Londres) a este ambiente hostil, donde no recibió ningún apoyo y estaba tan sola.

Diana en sus primeros días en el palacio Buckingham.

-Todo el elenco de The Crown ha tenido que afrontar el reto de interpretar a personajes reales que son gigantescos. ¿Tuvo conversaciones con ellos sobre lo complejo que es ese desafío?

Sí, hablé con Helena (Bonham Carter, Margarita en la ficción). Ella y yo tenemos una forma de trabajar muy similar. Nos encanta investigar, somos muy organizadas, tenemos nuestro cuaderno de apuntes. Tenemos el mismo enfoque en cuanto a usar la información y trabajar en algo propio. Fue muy interesante ver cómo todos estos actores muy buenos tienen diferentes métodos de trabajo.

-Diana es una figura enorme y entre los proyectos que vienen sobre ella está una nueva película. ¿Cómo cree que resuena la historia de ella hoy?

Es una buena pregunta. Creo que Diana se adelantó increíblemente a su tiempo. Ves eso en la forma en que habló con tanta franqueza sobre su propia experiencia, su salud mental, su lucha contra la bulimia, su experiencia al sentirse tan ajena en una institución, y que la gente realmente no sabía sobre eso. Creo que su coraje resuena hoy, no tenía miedo de decirle a la gente cómo se sentía, no tenía miedo de acercarse a otras personas, de estar abierta, conectarse y ser honesta. Creo que estaba realmente adelantada a su tiempo.

La actriz firmó para encarnar a Diana sólo en el cuarto ciclo.

-¿Ha hablado con Elizabeth Debicki? ¿Qué le aconsejaría si ella se le acercara?

Me encantaría hablar con ella si así lo desea, pero siento que tengo que esperar a que ella quiera comunicarse. Yo le diría: ve libre y crea a tu propia Diana. No necesitas hacer lo que hice yo. Confía y encontrarás tu interpretación.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.