Pretend it’s a city: Fran Lebowitz y Martin Scorsese desmenuzan la peculiar guía por Nueva York de Netflix

El director de Goodfellas y El Irlandés, sigue a la escritora conocida por sus agudas críticas sociales, en un recorrido por la Gran Manzana desde distintas perspectivas: el transporte, trabajo, salud, arte y más. Por supuesto, con el oscuro humor de Lebowitz como hilo conductor. La miniserie de siete episodios es uno de los más reciente estrenos del servicio de streaming.



“Uno de los beneficios de envejecer es: ‘¿Entonces no estás de acuerdo conmigo? A quién le importa’”, dice Frances Ann Lebowitz, más conocida simplemente como Fran, en conversación con Rolling Stone a través de Zoom.

La periodista y escritora, conocida por sus agudas críticas de índole social, a sus 70 años está en el foco de las tendencias junto a Martin Scorsese, el también septuagenario cineasta; quien esta vez se aboca al formato de miniserie para seguir a su amiga de décadas por las agitadas calles de Nueva York.

Bajo el título Pretend it’s a city - o Asumamos que Nueva York es una ciudad- Scorsese entrevista a Lebowitz mientras exploran la ciudad estadounidense, así como sus habitantes, transporte, y ritmo de vida.

Quejándose del metro maloliente, los ciclistas y automovilistas imprudentes, pero, sobre todo, quienes no despegan los ojos de sus teléfonos celulares en vez de apreciar dónde están parados, Fran Lebowitz repasa los imperdibles de la ciudad desde una perspectiva cargada de humor negro.

Es a lo largo de 7 episodios, de media hora cada uno, que la escritora y el cineasta se ríen de y con Nueva York en esta aventura llamada vida.

En entrevista con Rolling Stone, ambos desmenuzan este proyecto que los reunió al filo de la pandemia de coronavirus que golpea al mundo.

“El 13 de marzo, cuando salía de una sala de proyección donde estábamos viendo cortes preliminares de la serie, me dijeron que había un cierre. Esto fue un viernes. Se suponía que íbamos a mostrar dos episodios a Fran el lunes o martes. Entonces fue como, ‘Ok, ¿cuánto tiempo va a tomar esto? ¿Tengo que posponer su proyección?’ En ese momento ya habían terminado en un 80%. El resto tuvo que completarse a través de FaceTime o Zoom. En un momento, pudimos obtener autorización para ir a una sala de edición esterilizada, donde todos estaban socialmente distantes y enmascarados, y terminar todo. Creo que fue en verano. He estado en esta sala desde marzo pasado, no sé cuándo pasó nada más”, dijo Martin Scorsese entre risas.

“Soy consciente de que me perdí la casualidad. Nunca me di cuenta de cuánto de mi vida estaba vinculado con la gente. En la calle, en un restaurante, en museos, galerías, fiestas, toneladas de personas a las que les diría que pensaba en amigos a los que veía varias veces al año, pero nunca por rutina. Ahora, por supuesto, no veo a esas personas en absoluto, y esa experiencia es algo esencial para la vida urbana que no está disponible en este momento”, añadió Lebowitz, la gran protagonista de Pretend it’s a city.

Pero la escritora tiene la esperanza de que, con Joe Biden en la presidencia, se regresará a tal ritmo de vida más pronto que tarde.

“A diferencia de algunas personas, no tengo ninguna duda de que ese tipo de cosas volverán. No sé cuándo, pero volverán. Tengo que pensar que hay una alta probabilidad de que una vez que Biden esté en el cargo, él pueda pensar: ‘¡¡¡Oye, sabes qué, vamos a [ gritar ] pedir más vacunas !!!’ Van a abrir uno de esos cajones del escritorio en la Casa Blanca cuando Trump se vaya y será como, ‘Oh, las vacunas, están todas aquí. Solo los estaba guardando’ (...) Cuando esto suceda, la parte de la ciudad de la vida urbana volverá. Y dada la cantidad de impuestos a la propiedad de la ciudad de Nueva York que he pagado a lo largo de los años ... es mi responsabilidad, Nueva York. ¿La vacuna? Yo invito”, dijo Lebowitz sonriente.

Fran Lebowitz y Martin Scorsese se conocieron alrededor de 1974, cuando la escritora reseñó una de las cintas de Scorsese. Claro que ambos recuerdan tales eventos de forma difusa. Lebowitz amó el trabajo de Scorsese, y su ácido sentido crítico cayó tan bien en el director de Taxi Driver, que mantienen una férrea amistad desde entonces.

Hace 10 años, en 2010 para precisar, trabajaron juntos en el documental Public Speaking, registro que -al igual que esta miniserie de Netflix, se centra en Lebowitz. Martin Scorsese quiso continuar con esa idea, esta vez, de la mano de la gran N.

“Realmente disfruté haciendo Public Speaking, no solo porque lo hice con Fran, sino también porque tuve que encontrar una nueva forma de… podrías llamarlo un monólogo o una especie de artículo de opinión. Pero también es algo que no es de ficción a lo que se le puede dar forma en la edición, con referencias a otras obras de arte y períodos históricos, ese tipo de cosas. Sigue siendo una película, por supuesto, pero es como si Fran fuera el narrador. Eso era algo con lo que había estado luchando, especialmente en la película de Dylan, No Direction Home”, dijo Scorsese a Rolling Stone.

El cineasta de 78 años se hizo preguntas como “¿Cómo se cuenta una historia de manera diferente?” “¿Cómo podría contar una historia de manera diferente a mis películas que tenían narrativas de ficción o más tradicionales?”.

“Quería hacer algo diferente y descubrí que estos documentales eran un lugar al que podía ir y simplemente romper la forma. Ya sabes, rompamos y veamos a dónde vamos. (...) Habíamos intentado durante un tiempo armar un proyecto que no funcionó del todo, y luego se nos ocurrió la idea de que Fran estuviera en un teatro, como si estuviera dirigiendo un seminario. Lo hacíamos todas las semanas en algún teatro del centro, ibas y discutías, te reías, escuchabas, no estabas de acuerdo, lo que fuera. Sería como el equivalente a una columna sobre la cultura y la vida estadounidenses, comentando quiénes somos”.

Al presentar el proyecto a HBO, recibieron un “Sí”, bajo promesa de hacer primero una película -Public Speaking-. La idea decantó con el tiempo, y una década después, fue creada para Netflix.

“Entonces surgió esta oportunidad donde pensamos, ‘¿Y si volviéramos a esa idea y lo hiciéramos, digamos, como seis o siete episodios de media hora? Conviértelo en un comentario continuo y en una forma de reajustar su pensamiento. Y, por supuesto, hazlo divertido. Ya sabes, enfatiza lo absurdo, esa sensación de que las cosas están tan mal que todo lo que puedes hacer es reír”, explicó Scorsese.

Para algunos de los temas a tratar en la serie, Martin Scorsese elaboró preguntas para Fran Lebowitz, las que fueron respondidas de forma espontánea frente a las cámaras. Pero otros, fueron conversados de antemano entre ambos, como una charla entre los viejos amigos que son.

“Me encanta responder preguntas y parte de la diversión es no saber qué van a ser. Lo único que dije fue: ‘Nada de política’. Cualquier otra cosa, está bien’”, dijo la escritora a RS.

Pretend it’s a city -o Asumamos que Nueva York es una ciudad- está disponible en Netflix.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.