Tom Holland: “Amo ser Spider-Man, pero hay más por hacer que dispararle telarañas a la gente”

El actor en febrero de 2020 en la premiere británica de la película de Pixar Unidos. Foto: Mike Marsland/WireImage

A sus 24 años, el popular actor británico se encuentra filmando su sexta película como el más joven Hombre Araña del cine. Pero, lejos de conformarse con dominar la taquilla, el intérprete también persigue roles exigentes y oscuros. El último lo tiene en el drama Cherry, en el que encarna a un personaje que lidia con adicciones y el trastorno de estrés postraumático. “Es un paso en la dirección que espero vaya mi carrera en el futuro”, afirma a Culto.



Para empaparse de experiencias y mundos ajenos, un actor recurre a quienes hayan atravesado vivencias similares a las de la ficción que interpretará. A veces el ejercicio funciona, pero nada asegura que cualquier persona se vaya a abrir ante un desconocido, aunque se trate de una estrella mundial.

Desde Atlanta, Tom Holland (24) cuenta su versión sobre su dispar suerte al conversar con estadounidenses veteranos de guerra antes de encarnar su último rol. “Algunas personas fueron muy abiertas y estabas muy dispuestas a compartir”, dice por videollamada. “Otros estaban muy cerrados y no querían contarle a Spider-Man sobre sus vidas y desafíos. Yo solo quería asegurarme de hacerlos sentir orgullosos, contar esta historia y representarlos de una manera positiva”, señala a Culto y un grupo de medios internacionales.

A punto de cumplir 20 años, el actor británico irrumpió en 2016 como el Peter Parker/Spider-Man más joven del cine, en Capitán América: Civil War. Ahora, luego de acumular cinco filmes (y estar en preparación del sexto) a cargo de interpretar el personaje, estar tan asociado al superhéroe de Marvel se puede transformar en un obstáculo. Aunque también, a la luz de sus palabras, en un impulso para atreverse a encarnar papeles que no cualquier actor de su edad estaría dispuesto a aceptar.

El joven que saltó a la fama junto a Naomi Watts y Ewan McGregor en Lo imposible (2012) sumó el año pasado el protagónico de El diablo a todas horas, del director Antonio Campos y disponible en Netflix. Una verdadera tragedia ambientada en el Estados Unidos profundo entre los años 50 y 60 en la que su personaje lidiaba con los demonios de su familia y entorno.

Aunque Cherry coquetea en menor medida con lo siniestro, su nuevo rol convive con el drama casi a diario. Al comienzo de la historia, en 2008, el protagonista es un joven estudiante que conoce a una chica de la que se enamora (Ciara Bravo), pero luego comienza el descalabro, con la partida a la guerra de Irak, la aparición del trastorno de estrés postraumático, una adicción a las drogas y la fama que se gana como ladrón de bancos.

El filme basado en la novela de Nico Walker se estrena el 12 de marzo en la plataforma Apple TV+, pero el último giro artístico del actor ya desató incomodidad: su madre se habría puesto “furiosa” al ver un clip de la película, según contó el mismo Holland a Esquire.

Ahora, si bien dice que “mi mamá sólo estaba preocupada por su pequeño chico, lo cual es muy natural”, también asoma una interrogante adicional, propia de una megaestrella con fans en todo el mundo, muchas veces más jóvenes que el límite de edad con el que carga un título como Cherry.

“Creo que habrá gente, especialmente algunos de mis fans, que se sorprenderá con esta película y el retrato del trastorno de estrés postraumático y la adicción. Pero espero que la gente pueda verla como una actuación, en lugar de que yo fuese un adicto”, afirma.

-Es posible empatizar con sus personajes en El diablo a todas horas y Cherry, pero están lejos de representar lo mismo que Peter Parker. ¿Qué descubre sobre usted como actor al interpretar estos papeles más oscuros?

Creo que aprendes a darte cuenta de que estas emociones más oscuras existen dentro de ti, y debes asegurarte de que solo las dejes salir cuando estás interpretando al personaje, y que tu vida real está guiada por las emociones del día a día. Pero descubrí que era más capaz de lo que pensaba. Cuando acordé hacer este filme, estaba muy nervioso por interpretar a un personaje como este. Y luego cuando terminamos y vi la película, estaba igualmente orgulloso de ella. Me dio un gran sentido de confianza en mis habilidades como actor.

También, cuenta, su rol en Cherry le permitió proyectar ideas que en general no tiene cuando está ocupado filmando las mayores superproducciones del mundo. “Creo que a menudo la gente mira a las personas que sufren de adicción y se preguntan, ‘¿por qué no dejas de consumir drogas? Las drogas claramente te están matando, ¿por qué no dejas de consumirlas?’ No es tan simple como eso, es una enfermedad. Y realmente espero que la gente que vea esta película aprenda a simpatizar y esté más abierta a ayudar a las personas que sufren este tipo de cosas”.

Peter Parker una vez más

En el rodaje de Cherry, Tom Holland contó en todo momento con el respaldo de Anthony y Joe Russo, los hermanos cineastas que lo escogieron para el rol de Spider-Man y que lo dirigieron por última vez en Avengers: Endgame (2019). Con ellos, dice, se reunía a cenar al finalizar cada jornada de grabaciones. También pasaba su tiempo libre jugando golf, una de sus aficiones favoritas cuando no está en un set o promocionando uno de sus estrenos.

“Para nosotros era importante asegurarnos de divertirnos y mantener un nivel de ligereza, porque de lo contrario, te adentras demasiado en estos personajes y creo que vas demasiado lejos y no puedes volver”, apunta el actor, junto con celebrar su más reciente colaboración con los directores: “Fue realmente bueno conocerlos a un nivel mucho más personal. En Avengers yo era un auto muy pequeño en una máquina muy grande. Y en esta película yo soy el motor y ellos son el volante”.

Mientras los hermanos cineastas no planean por ahora un retorno a las cintas de Marvel, Holland da esta entrevista desde el rodaje de Spider-Man: No way home, el tercer filme en solitario del personaje con él al frente (programado para debutar en Navidad). De hecho, horas más tarde, junto a sus compañeros de elenco Zendaya y Jacob Batalon, jugaron en sus redes sociales con tres posibles títulos de la película, antes de revelar el definitivo al día siguiente.

Tom Holland (Finalized)

Es la clase de movimiento promoción que se le da bien a la versión de Peter Parker que han creado y a la propia imagen del actor, más espontáneo que el grueso de las estrellas de Hollywood. Una armonía que podría estar cerca de terminarse.

La superproducción, por contrato, es la última cinta individual de Holland como el superhéroe, pero el actor ha manifestado su deseo de seguir encarnando el papel. Una responsabilidad que tendría que compatibilizar con la eventual franquicia que se arme alrededor de la adaptación del videojuego Uncharted, cuya primera película terminó de rodar a fines de 2020 junto a Mark Wahlberg. También, por cierto, con cualquier nuevo intento por volver a exigir su rango dramático.

-¿Qué importancia le otorga en su carrera al protagónico de Cherry?

Creo que este es un papel muy importante para mí y mi carrera. Es un punto de inflexión, es un paso en la dirección que espero vaya mi carrera en el futuro. Realmente quería hacer esto bien, porque quería probarme a mí mismo, al negocio... Sabes, amo ser Spider-Man, y mientras lo interpreto es el mejor momento de mi vida, pero hay más por hacer que disparar telarañas a la gente. Así que realmente reconocí lo increíble que era esta oportunidad, y quería hacerlo lo mejor que pudiera. Mirando atrás, estoy verdaderamente encantado de haber aceptado el desafío.

Holland, una especie de veterano actor de 24 años, prefiere ir paso a paso en su aspiración por indagar en nuevos rumbos. “No estoy tratando de pensar demasiado en lo que sigue. Sólo estoy tratando de ir un día a la vez. Estamos filmando Spider-Man 3 en este momento, y es muy desafiante, pero va muy bien, así que me estoy enfocando en eso. Y como dije, un día a la vez”, cierra.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.