Tres series de fútbol para ver en streaming

Un juego de caballeros, Ted Lasso y Puerta 7.

Ted Lasso, Un juego de caballeros y Puerta 7 son ficciones que abordan, desde ángulos muy distintos, el deporte de multitudes. Una comedia, un drama histórico y un thriller ideales para los fanáticos del balompié.



Ted Lasso - Apple TV+

Ted Lasso es un entrenador de fútbol americano de la Universidad de Kansas que es contratado por un club de fútbol inglés que lleva varias temporadas fallidas. Pero él no sabe absolutamente nada de fútbol. ¿Qué podría salir mal? Jason Sudekis, que ganó el Globo de Oro a mejor actor de comedia por este rol, imprime todo su carisma en esta serie entrañable.

Fue una de mejores ficciones debutantes del año pasado y, como se anunció una segunda temporada para julio, es momento de ponerse al día si aún no la has visto. El protagonista podrá ser negado como DT, pero tiene un corazón que termina ablandando a su equipo, que inicialmente no entiende cómo alguien como él, con nula espertise, ha sido contratado, mientras su familia se queda en Estados Unidos y el único apoyo que tiene en su segundo abordo.

Ted Lasso es inteligente, divertida, con momentos reflexivos interesantes, personajes bien intencionados y muchísimo corazón. No solo de Sudekis, sino de todo el elenco de secundarios que lo acompaña. Con apenas 10 capítulos de menos de media hora, tiene al fútbol como protagonista, porque todo se trata de partidos, tensiones en el camarín y fanaticada, pero es una ficción abierta para todos y una rareza para el actual panorama televisivo: es optimista -sin llega a ser nunca buenista ni agotadora-, dulce, casi inocente y bienintencionada. Uno termina mejor tras verla. Justo lo que uno necesita en tiempos de pandemia.

Ted Lasso. Foto: Apple TV+

Un juego de caballeros - Netflix

Julian Fellowes, creador de Downton Abbey, está tras la miniserie de seis capítulos que parte en 1879, contando el momento preciso en que el fútbol dejó de ser amateur en Reino Unido, con dos equipos rivales: Old Etonians -con estudiantes de escuelas privadas- y Darwen -trabajadores de una empresa de algodón-, con una trama que resulta atrapante desde el minuto 1.

En aquella época, el fútbol era un “juego de caballeros” y la FA Cup no la ganaba nadie que no fuera considerado de la alta sociedad. Los guiones, que se ajustan a datos históricos de los inicios del fútbol, centra la trama en dos equipos, pero finalmente se desborda en las relaciones que se tejen en los grupos, en el concepto del triunfo colectivo y cómo el modo de ver el fútbol cambió a partir de ahí y fue transformándose en la pasión de multitudes que ha sido en el mundo.

Edward Holcroft interpreta a un jugador del Old Etonians y dirigente de la FA que comienza a fijarse en las posibilidades económicas del fútbol por su capacidad de atraer y fanatizar a las masas, más allá de la élite. Kevin Guthrie encarna a su antagonista, un escocés ídolo del pueblo que entiende el fútbol como un entrenamiento constante para ganar y que quiere profesionalizar el deporte y sacarlo como privilegio de una sola clase.

Que el creador sea el mismo de Downton Abbey no es un dato menor: hay un cuidado estético e histórico, los diálogos importan, la lucha de clases es sutil, pero con detalles certeros y segundas lecturas políticas, las escenas pueden a llegar a ser más largas de lo habitual, pero entretiene. Estrenada el año pasado, su paso fue bajo perfil, por lo que es una oportunidad para descubrirla. Para verla siendo o no fanático del fútbol.

Un juego de caballeros. Foto: Netflix / Oliver Upton

Puerta 7 - Netflix

Argentina es uno de los países más futbolizados del mundo y no es raro que de tanto en tanto aparezcan ficciones sobre el tema. Eso sí, en esta miniserie de ocho capítulos estrenada el año pasado, la trama está más interesada en contar el costado más polémico del fútbol: las barras bravas y sus nexos con el fútbol, la política y el crimen organizado, a través de una mujer que busca limpiar a un club de fútbol de ese lado oscuro.

La ficción toma como protagonista a un club ficticio que pelea el campeonato de Primera División en un año de elecciones. El narcotráfico no solo quiere vender droga en la cancha, sino también lavar dinero a través de la venta de jugadores. La actriz Dolores Fonzi (en una sólida actuación) encarna a una abogada que ha sido encomendada para erradicar la violencia en el club, pero tiene en contra a un entorno machista que la mira con recelo.

Definida como un thriller futbolero, la serie es ágil, tiene algunos plano secuencias en la cancha que son espectaculares, hay historias paralelas a la central interesantes -como un chico de clase baja que se ve inmerso en este mundo- y a ratos se escapa de los lugares comunes que uno podría adivinar desde el inicio. Hay suficiente suspenso y acción y, como sucede muchas veces con la ficción argentina, saben cómo contar bien la historia. No es para lanzar fuegos artificiales ni viene a cambiarnos la vida, pero Puerta 7 funciona bastante bien y llega hasta el final de temporada manteniendo el interés.

Puerta 7. Foto: Alejandro Lipszyc/Netflix

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.