Cómo se convirtieron en tiranos: el “manual” que remite a Hitler, Stalin y Saddam en el streaming

Hitler

Una nueva serie de Netflix recorre en un tono lúdico las "carreras" de célebres dictadores y qué mecanismos usaron para su llegar y mantener (y perder) el poder. Con 6 episodios en su primera temporada, de corta duración, es una forma bastante amena de acercarse a la historia del último siglo.



“Vamos, ¿qué esperas?, solo tienes que seguir las instrucciones del manual”, dice el narrador en off mientras pasan las imágenes. Lo hace como una humorada, pero es el espíritu con que la serie Cómo se convirtieron en tiranos aborda las vidas de 6 famosos líderes de regímenes autoritarios del mundo. Lejos de hacer un documental clásico, con tono serio, lo que busca esta producción es tocar esas biografías de un modo más bien lúdico, pero sin caer en lo cómico o lo caricaturesco.

En su primera temporada, cada uno de los seis episodios está dedicado a un dictador distinto. En orden de aparición: Adolf Hitler, Saddam Hussein, Idi Amin, Josef Stalin, Muamar el Gadafi y la dinastía de los Kim en Corea del Norte.

En cada uno de estos episodios, se aborda una manera distinta de que un dictador tiene para llegar al poder y mantenerlo. Es decir, diferentes técnicas que el “manual” entrega a los tiranos para ascender y mantenerse. De esta forma, se aborda cómo Hitler llegó al gobierno, siendo solo un humilde cabo en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, hasta fundar un partido de masas usando el antisemitismo y el nacionalismo como armas.

También cómo Saddam Hussein, en Irak, destruyó toda la disidencia interna para mantener el poder, incluso asesinando a miembros de su propia familia.

Además, cómo Idi Amin, en Uganda -en el África negro profundo- durante los 70, impuso un régimen de violencia de Estado contra la población, que terminó costándole caro, pues cuando su gobierno tambaleaba intentó una ridícula guerra contra Tanzania -para la cual no estaba en absoluto preparado- que le costó tener que abandonar el puesto. Tras el dolor que había causado a su pueblo, los ugandeses recibieron prácticamente como libertadores a los tanzanos.

Asimismo, se cuenta cómo Stalin, en la Unión Soviética, logró crear una maquinaria que ocultara la verdad sobre las cosas que ocurrían en su régimen y decidió crear prácticamente una verdad oficial, que excluyó el tema de la hambruna en Ucrania.

Otro ejemplo del “manual” se muestra en el capítulo dedicado al dictador libio Muamar el Gadafi, quien intentó, con su poder omnipotente, crear una nueva sociedad, a su entero antojo. Pero tras 42 años en el poder, las presiones internacionales finalmente lo obligaron a conceder ciertas libertades en este modelo de sociedad que pensaba, y fue la chispa que encendió la revuelta en su contra, en 2011 y que acabó con su régimen y su vida.

Finalmente, el “manual” muestra un ejemplo llamativo. Cómo gobernar para siempre. Y para ello se apoya en el ejemplo de la dinastía Kim, quienes prácticamente se autoproclamaron dioses y crearon una especie de monarquía hereditaria donde la clave es aplicar otra táctica de “manual”, aislar al país de resto de mundo.

Básicamente, Corea del Norte fue creada con los esfuerzos de Kim Il-sung, quien pasó de ser un combatiente contra la ocupación japonesa, a ser el fundador del país, en 1948. Desde ese año ocupó el cargo de líder supremo por 46 años, hasta su muerte en 1994. De ahí, el régimen pasó sin mayores aspavientos a su hijo, Kim Jong-il, quien gobernó 17 años hasta fallecer, en 2011. Ahí, como si fuese un objeto que se pasan de mano en mano, el cargo lo ocupa -hasta hoy- su hijo, Kim Jong-un.

La serie ya está disponible para ver en Netflix.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.