Cómo Adele logró “terminar” con la reproducción aleatoria para los discos en Spotify

La compañía decidió desactivar la opción predeterminada de "shuffle" para la reproducción de álbumes, a petición de la cantante inglesa, quien acaba de romper récords en la aplicación con su último trabajo de estudio y enfatizara que "los discos deben contar una historia" y ser escuchados en su orden original.  En todo caso, los usuarios de la plataforma todavía pueden mezclar las pistas de un disco si así lo desean.



La relación entre Adele y Spotify -o por decirlo de otra forma, entre la artista más vendedora del siglo XXI y la plataforma de reproducción de música más popular del mundo- ha tenido de dulce y agraz, de encuentros y desencuentros.

Hace seis años, cuando lanzó su álbum 25 y confiada en su poder de ventas, la cantante inglesa decidió inicialmente evitar el streaming y anunció que su disco no estaría disponible en esas aplicaciones, diciendo que eran “un poco desechables” y que “la música debería ser un evento”. Meses después, el LP se agregó a estas plataformas.

Ahora, en su esperado regreso discográfico, Adele rompió récords en esas mismos servicios: el mes pasado, Easy on me, el primer sencillo de su nuevo trabajo 30, batió la marca de Spotify como la canción más reproducida en un solo día, y rompió el récord del Reino Unido para la mayor cantidad de ejecuciones en una sola semana.

Foto: Tolga Akmen / AFP

En medio de este renovado “romance” entre la británica y el gigante de la música por streaming, ambos protagonizan una pequeña revolución para la forma de escuchar canciones en la actualidad, luego que Spotify anunciara que aceptó una sugerencia de la artista y desde ahora desactivará una configuración predeterminada que reproduce las pistas de cada álbum en orden aleatorio.

“¡Esta fue la única solicitud que hice en nuestra industria tan cambiante!” publicó la solista en su cuenta de Twitter el domingo, iniciando una suerte de cruzada mediática para que los discos que llegan a plataformas sean escuchados en el orden en que fueron originalmente ordenados por sus autores. Una batalla que parece contradecir la forma en que gran parte del mundo consume música en la actualidad.

“No creamos álbumes con tanto cuidado ni confeccionamos el orden de las canciones sin razón alguna. Nuestro arte cuenta una historia y nuestras historias deben ser escuchadas como pretendemos. Gracias Spotify por escuchar”, explicó. La petición, en todo caso, fue escuchada y acogida de inmediato por los encargados de la compañía de origen sueco, que ante la solicitud de la inglesa respondieron en las redes: “Cualquier cosa por ti”.

Luego, a través de una declaración oficial, Spotify detalló que, “como mencionó Adele, nos complace compartir que hemos comenzado a desplegar una nueva función Premium que ha sido solicitada durante mucho tiempo, tanto por los usuarios como por los artistas, para hacer que la reproducción sea el botón predeterminado en todos los álbumes”.

De igual forma, la firma explicó que la opción aleatoria o “shuffle” para escuchar las pistas de forma desordenada seguirá disponible para los discos disponibles en su catálogo, sólo que ahora los oyentes deberán buscar esa alternativa y no será la opción por defecto.

“Para aquellos usuarios que todavía deseen reproducir un álbum de forma aleatoria, pueden ir a la vista de reproducción en curso y seleccionar el botón de reproducción aleatoria. Como siempre, seguiremos innovando en nuestros productos y funciones para crear las mejores experiencias tanto para los artistas como para sus fans”, señalaron desde la aplicación.

La jugada de la autora de Hello y el cambio que generó en Spotify ha tenido reacciones encontradas entre los propios fans de la artista, así como entre los usuarios de la plataforma y en críticos musicales.

“La reivindicación de Adele abre un debate de amplio calado que incluso desde dentro de la industria crea cierto recelo, no vaya a ser que se acabe dando un tiro en pie. ¿Está el actual oyente preparado para escuchar una hora (el álbum de Adele dura 58 minutos) de música pop sin pestañear?”, se pregunta en una columna el diario español El País.

“Ahora Adele ha abierto un melón que afecta al concepto de arte y su vinculación con el receptor. En un ecosistema tan controlado, quizá haya que reclamar a Spotify dentro de unas semanas un dato que ahora comienza a interesar: cuántos de los seguidores de Adele han sido capaces de escuchar 30 entero”, plantea el medio.

La inglesa no ha sido la única artista que ha tenido una relación tirante y ambigua con el mayor servicio de música por streaming. Otras figuras del pop internacional, como

Taylor Swift, han criticado previamente a Spotify por su servicio gratuito, argumentando que a los artistas no se les pagaban suficientes regalías por cada reproducción. Incluso, la cantautora estadounidense llegó en su momento a retirar todo su catálogo de la plataforma, en 2014, aunque revirtió la medida tres años después.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.