Reservation Dogs: el tributo a Tarantino de una de las mejores series de 2021

Los protagonistas de la serie: Paulina Alexis, Devery Jacobs, D’Pharaoh Woon-A-Tai y Lane Factor. Foto: Shane Brown/FX

Taika Waititi y el realizador nativo americano Sterlin Harjo son los cerebros de la producción de ocho capítulos que acaba de llegar a través de Star+ a Chile. Conjuga humor con referencias pop y una galería entrañable de personajes que aspiran a abandonar una localidad de Oklahoma hasta la llegada de una banda rival.



Hollywood no produce un torrente de películas y series sobre comunidades nativas de Estados Unidos. Y cuando eventualmente lo hace, a juicio del neozelandés Taika Waititi y el realizador nativo americano Sterlin Harjo, el acercamiento siempre es solemne y plagado de clichés propios de quien mira desde afuera.

Romper con esa tendencia de la industria fue uno de los motores creativos que gatilló que la dupla escribiera Reservation Dogs en clave de comedia. La producción –original de FX, sus ocho capítulos en Star+ desde hoy– aborda las experiencias de cuatro adolescentes de origen nativo americano que ejecutan toda clase de robos. El fin del permanente ataque a vecinos y extraños no es otro que juntar dinero suficiente para abandonar sus vidas al interior de una reserva de Oklahoma y dirigirse a California, donde esperan encontrar una luz de esperanza.

La historia antepone el humor, conjugado con un tono sombrío (el grupo perdió a un amigo hace un año, “este lugar lo mató”, dice uno de los personajes principales) y una batería de referencias pop, que van desde Pelotón a Pulp fiction. Sin ir más lejos, el título y el look de los protagonistas en una escena del primer capítulo es un tributo directo a Perros de la calle (Reservoir dogs en inglés), de Quentin Tarantino.

Una imagen del capítulo piloto de la serie. Foto: FX on Hulu

En medio de la lluvia de ideas de los creadores para bautizar su ficción, Waititi insistió con el concepto “Rez dogs”, un término que aplica para referirse a los perros callejeros que habitan las reservas nativas de Norteamérica y generalmente deambulan en jaurías.

“Son duros, de alguna manera sobreviven a todo (…) Recuerdo cuando estábamos pensando en nombres y Taika decía, ‘Reservation Dogs’. Fue como, ‘sí, eso es’. Estábamos hablando de algunas de las referencias culturales y referencias pop, y eso es lo que Tarantino también hace. Está realizando alusiones a cosas todo el tiempo, así que eso es lo que hacemos. ¡Y era un título divertido!”, explicó Sterlin Harjo a Entertainment Weekly.

En el piloto de la serie los cuatro protagonistas son llamados bajo ese nombre cuando llega al pueblo una nueva banda de jóvenes, quienes los agreden con disparos de pintura y prometen enfrentarlos por el dominio del lugar. Bear (D’Pharaoh Woon-A-Tai), el más introspectivo del cuarteto, se ve a sí mismo dialogando en una realidad paralela con un guerrero que lo confronta medio broma, medio en serio (“en mis tiempos, los dábamos todo. Moríamos por nuestra gente. Moríamos por nuestra tierra. ¿Qué vas a hacer tú? ¿Por qué vas a pelear?”).

Protagonizada por cuatro jóvenes nativos americanos sin mayor experiencia en actuación (Woon-A-Tai, Devery Jacobs, Lane Factor, Paulina Alexis) y cocreada por un realizador que creció en el mismo estado en el que se ambienta la trama, la historia juega con los estereotipos que los foráneos suelen tener respecto a la tradición de los pueblos nativos. Hábilmente, enseguida golpea lanzando comentarios sobre la depresión y los índices de pobreza que en general prevalecen en esas localidades ancestrales.

“Estamos cansados de vernos a nosotros mismos vagando por los bosques hablando con fantasmas, poniendo nuestras manos en los árboles y hablándole al viento como si tuviéramos todas las respuestas debido a nuestra relación con la naturaleza”, señaló Waititi a The New York Times.

Con Reservation Dogs, el director vuelve sobre los pasos de su película Boy (2010), un cruce de drama y comedia sobre un niño nativo de Nueva Zelanda cuyo mayor ídolo es Michael Jackson. Luego de dirigir la tercera y cuarta parte de Thor, ganar el Oscar por Jojo rabbit y estar involucrado en múltiples proyectos estelares (incluido El Incal), el cineasta esta vez se autoimpuso olvidarse de los nombres rimbombantes en el elenco. “No había ningún papel escrito para alguien famoso, lo cual es genial, porque estoy tan harto de los famosos y estoy harto de verlos en lo que sea”, planteó.

Su nuevo acierto en las series ya fue renovado para una segunda temporada (también es director de algunos episodios y productor ejecutivo de la exitosa versión televisiva de What we do in the shadows), y se posiciona como uno de los títulos más elogiados del año.

“En cada escena, Reservation Dogs combina su herencia nativa americana y su herencia del cine independiente de EE.UU. en una mezcla potente y suavemente fumable”, celebró The Guardian. Para Variety, en tanto, se trata de “un triunfo encantador y eminentemente agradable de ver”. “Es un tributo atrasado a una especie de comunidad que no mitifica. En cambio, la serie trata a la reserva y a sus residentes en sus propios términos, como dignos de ser explorados por lo que es y por quienes son”, concluyó el medio.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.