Diego desde adentro: el libro del preparador físico de Maradona que muestra al crack detrás de la cancha

Fernando Signorini detalla algunos hechos en la carrera del exjugador, como la infiltración, la terrible fractura en el Barcelona, los problemas con las drogas, las infidelidades y su paso como DT de la selección argentina. Ya se encuentra disponible en nuestro país.



La bibliografía dedicada a Diego Armando Maradona es amplísima, tanto la escrita por personas anexas al jugador, como la que el mismo “10″ publicó en 2000 con su autobiografía Yo soy el Diego.

Hoy, mientras Amazon Prime se encuentra presentando la serie biográfica Maradona: sueño bendito, la editorial Planeta acaba de publicar en nuestro país Diego desde adentro, un relato sobre el campeón del mundo en los ojos de Fernando Signorini, su ex preparador físico personal.

En un relato ameno, Signorini, cuenta que -como todo el mundo- había escuchado hablar del joven fenómeno que hacía de las suyas con los colores de Argentinos Juniors. “El muchacho no sólo dominaba la pelota a placer, como dicen los españoles, sino que era un experto en el arte del engaño. Un tipo de una astucia sobresaliente, de una picardía exquisita que ya no se ve en las canchas, o por lo menos yo no he vuelto a ver. Ya nadie engaña a nadie”, relata.

Sin embargo, recién pudo conocer a Diego en 1982, cuando estaba bajo la dirección de César Luis Menotti en el Barcelona. “Yo estaba repasando mis notas cuando un Volkswagen Golf rojo apagó el silencio que envolvía el coliseo desnudo de gente. Era Diego, quien había llegado precedido por el rugido de su coche ‘tocado’ para pistear y presumir. Él descendió con un brinco y en dos zancadas llegó hasta la misma puerta que yo, un par de semanas antes, había cruzado con la ayuda de José Luis Menéndez para conocer a Menotti. Diego giró el picaporte y tiró, pero el acceso se mantuvo cerrado a cal y canto. Insistió tres o cuatro veces más, de un modo frenético, hasta que se rindió frente a la inmóvil y atrancada mole metálica”. Tras asistir al frustrado Diego, simplemente, el Pelusa le lanzó una invitación.

“Yo mañana juego la final contra Real Madrid y al otro día, a la noche, me voy a Argentina. Vuelvo a los doce días para la pretemporada en Andorra. Cuando regrese, quiero invitarte a un asado en mi casa. Con Jorge (Cyterszpiler, su representante) estamos pensando en abrir una escuela de fútbol en Barcelona y vamos a necesitar preparadores”, le dijo Maradona a Signorini. De ahí, siguieron catorce años juntos.

“A partir de allí, avanzamos juntos durante unos catorce años -recuerda Signorini-. Volamos dentro de veloces Ferrari por seguras autopistas y anduvimos a los tropezones por senderos pedregosos y peligrosos. Piloteamos lanchas de carrera y remamos en dulce de leche. Ganamos y perdimos. Hoy, mirando desde la distancia que conceden el tiempo y la experiencia, y al cabo de tantos viajes, tantos campeonatos, tantas anécdotas, siento que esos catorce años fueron 140″.

Signorini detalla algunos hechos en la carrera del jugador, sobre todo, ahonda en la infiltración. “No recuerdo el número, pero tengo claro que Diego se infiltró infinidad de veces para jugar al fútbol...Diego en la infiltración encontró la llave maestra para seguir jugando”, sostuvo Signorini.

Además, aborda otros detalles menos conocidos. Por ejemplo, cuando Maradona invitó a un equipo de tenis europeo a verlo al Camp Nou, cuando jugaba en Barcelona, porque habían aceptado a su hermano a disputar una competencia.

Asimismo, aborda episodios como la terrible fractura de septiembre de 1983 jugando por el Barcelona, hasta su retirada de la selección argentina, en 1994, luego del dopping positivo en el mundial de Estados Unidos. También, su etapa como entrenador de la albiceleste, en la que le enseñó a Leo Messi a lanzar tiros libres, además de sus conflictos con las drogas, la paternidad extramarital, la fama y el dinero.

Signorini realizó el libro colaboración con Luciano Wernicke y Fernando Molina.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.